5 de julio de 2017

Capítulo 80: La verdad sobre Cepheus


Pythia ha reaparecido contra todo pronóstico. Después de generar varias explosiones píricas que terminan de destruir lo que queda de lo que un día fue el bastión fortificado de Cepheus, la ciudad de Titanium Mind, la pérfida mujer avanza dispuesta a calcinar todo de una vez por todas.

Hiromu la mira fijamente con sus ojos inyectados en un intenso azul.

Hiromu: Supongo que negociar no es una opción.

Pythia: ¿Negociar? Demasiado tarde para la diplomacia, Hiromu Kurogawa.

¡FLAAAAAAAAAAASH! Una intensa llamarada azul sale directa hacia Hiromu que la esquiva flotando sobre el suelo.

Alfred se mueve como una centella verde hasta situarse al lado de Hiromu.

Alfred: No parece la misma de la última vez.

Hiromu: No. Algo ha cambiado en ella.

Pythia: ¿Os preguntáis por qué sigo con vida verdad? Es simple, ese vejestorio de Doctor Fox hizo algo bien antes de morir después de todo.

Hiromu: ¿A qué te refieres?

Pythia: Bueno, supongo que puedo contároslo. Después de todo no saldréis vivos de aquí.

Hiromu: Pareces muy confiada para ser un zombi.

Pythia: Tsch… Esa lengua tuya habla sin saber, Hiromu Kurogawa. El reverso, lugar de origen de mi señor Urian, es un lugar fascinante. Gracias a Snider he podido acceder infinidad de veces en el pasado a ese lugar para recoger vainas de aerotitanio entre otras cosas. Todo era sencillo mientras Snider nos mantenía la puerta abierta. Pero ese traidor se puso de vuestro lado y ahora tenemos que gestionar las pocas baterías que nos quedan de “Psi” que almacenamos de ese traidor.

Alfred: Parece que efectivamente lo que nos dijo Snider es cierto.

Hiromu: Si.

Pythia: El problema del reverso es que hay lugares a los que no se puede acceder de forma sencilla. Pero tuvimos suerte de que el propio Snider Fox fuese una persona tan orgullosa como para retirar el sello del Templo de Perseus, aun después de habernos abandonado. Solo bastó que el señor Urian le aplicase un poco de su psicología verbal.

Ninette: El templo de Perseus...

Hiromu: Después de todo Snider tiene sus debilidades.

Pythia: Gracias a ese templo me resultaba sencillo migrar cualquier entidad de una línea temporal a otra. Previendo que ese traidor de Snider Fox no tardaría en darse cuenta y tomar medidas me tomé la libertad de traer a esta línea temporal, no solo a otro Doctor Fox como el señor Urian me encargó, si no otras personalidades. Entre ellas, claro está, otras versiones de mi misma.

Hiromu, Alfred y Ninette sienten un escalofrío por el cuerpo ante las declaraciones de su enemiga.

Pythia: Aunque Snider no tardó en poner al “oráculo” en nuestra contra para impedirnos usar más el templo, yo ya había sacado suficiente provecho de ese templo. El primero en volver a la vida fue el Doctor Fox, pues sus brillantes ideas ayudarían a Cepheus a llegar a un nuevo nivel. Una vez revivido completamente se encargó de experimentar, no solo para revivir a otros, si no para hacerlos más poderosos y longevos. Como veis el señor Urian quiere que todos sus fieles vasallos alcancen la inmortalidad y la omnipotencia para acompañarle en la cúspide del mundo. ¡JAJAJAJA!

Hiromu: Esto no me gusta…

Pythia: La primera en alcanzar ese nuevo nivel fui yo, como no podía ser de otro modo. Y tranquilos que no soy la única que gozaré de estas ventajas, os lo aseguro.

Alfred: Esto se va a poner muy complicado a partir de ahora.

Pythia: En pocas palabras lo que ese vejestorio del Doctor Fox consiguió antes de que le mataseis fue fusionar varias versiones de una misma persona consiguiendo que esta multiplicase todos sus atributos físico y mentales considerablemente. Como se trata de la misma persona no se produce reacciones de rechazo del “Psi” pues es el mismo. El propio Doctor Fox apodó a estas versiones como “formas renacidas”. Morir y renacer como un ser más perfecto  ¿No es fantástico?

Hiromu: No bajéis la guardia.

Pythia: Y bueno, creo que es todo lo que me apetecía contaros. Ahora supongo que debo terminar con vosotros.

¡FLAAAAASH! Como por sorpresa Pythia libera una ola de fuego azul.

Ninette: ¡Ha cubierto!

¡CRRRRRAAASH! Ninette eleva un muro de hielo delante de Hiromu y Alfred.

Ninette: Ella ya no es humana. Debemos evacuar tantas personas como podamos antes de que consuma Krasnoyarsk.

¡BAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAM! La pared de hielo revienta como un frágil cristal debido a una nueva llamarada de Pythia.

Hiromu: Tsch…

Alfred: Creo que no va a ser tan sencillo, Ninette.

El viento mece el pelo, ahora blanco, de la chica de hielo.

¡FUUUS! Como salidos de la nada Kojiro, Hanami, Kagemaru y Koga rodean a Ninette.

Kojiro: Dispuesto para sus ordenes, Señorita Ninette.

Hanami: Si Kojiro está serio significa que la cosa es grave. –Despliega sus abanicos.-

Koga cruza la mirada con Pythia, recordando que fue por ella que perdió sus extremidades superiores.

Koga: Tomaré esto como algo personal… si me lo permite, señorita Ninette.

Ninette muy seria asiente con la cabeza.

Pythia: ¡JAJAJA! ¿Otra vez ese atajo de ninjas inútiles? Me esperaba mucho más de ti, princesa de hielo.

Alfred e Hiromu observan sin bajar la guardia cubriendo la retaguardia de su compañera.

¡CLANG! Como una sombra, Kagemaru, que no se había mostrado hasta ahora, embiste a Pythia con sus afilados “tantos”. Pero la mujer desvía los tajos y Kagemaru retrocede situándose junto a sus compañeros.

Hanami: Kagemaru…

Kagemaru: Koga, actuemos en formación –dice serio y tranquilo.-

Pythia: Bueno. Supongo que ha quedado claro que ya no puedes darme la misma diversión que antes. Nuestros niveles son muy distintos ahora.

Pythia crea una fina capa de llamas azules sobre sus brazos.

Koga: Señorita Ninette, estamos preparados para cubrirla y asistirla.

Ninette: Esta bien.

Ninette se dirige a Alfred e Hiromu.

Ninette: Tenéis que ayudar a evacuar rápidamente el campamento y sobre todo la ciudad. No podemos permitir que mueran civiles.

Alfred: Pe…Pero ella…

Ninette: No hay discusión Alfred. –Interrumpe seria y decidida.- Mis ninjas están preparados para esto. Asumo toda la responsabilidad como general del escuadrón.

Koga parece comunicarse con la mirada con Ninette.

Hiromu: Vamos Alfred. Estamos hablando de Ninette y su escuadrón. Podemos estar tranquilos.

Ninette e Hiromu se dedican una dulce mirada entre ambos.

Koga: ¡Formación!

Pythia: ¡¡MORID!!

¡FLAAAASH! Tras agitar sus brazos varias explosiones de fuego azul avanzan implacables hacia nuestros héroes.

Ninette: ¡Cuidado!

Los ninjas de Ninette evitan las explosiones con gran agilidad. Alfred e Hiromu no dudan en elevarse hacia el cielo para no ser alcanzados.

Hiromu: Alfred, hagamos caso a Ninette. Tenemos que salvar todas las vidas que sean posibles.

Alfred: Entendido.

[Tienda principal, Campamento, unos metros más allá]

Los soldados SWT ya habían comenzado las tareas de evacuación del campamento por su cuenta.

Rodi: ¡Eh! ¿Queréis hacer el favor de no tratarme como a un enfermo? –Protesta atado a su camilla que varios médicos están metiendo en un helicóptero.-

Médico SWT: Lo siento señor Rudolph. Sus amigos han dejado bien claro que no dejásemos que le ocurriese nada malo.

Rodi: Tsch… ¡Me importa un rábano! ¡Soltadme ahora mismo de estas correas o prometo que os haré rodajas como si fueseis mortadela!

Médico SWT: ¡Por favor, cálmese! Va a romperse los puntos de sutura del vientre.

Rodi: ¡¡Yo sí que os voy a romper, cretinos!! –Grita y se agita con violencia.-

¡RAAAANG! Rodi entra en su forma arcana zorruna haciendo que las correas salten. Este cae al suelo en ropa interior arrastrando la sabana de la camilla.

Médico SWT: ¡Cuidado, señor Rudolph!

Rodi da un manotazo a los médicos para que dejen de rodearle y este no duda en ponerse en pie.

Rodi: -Mirada picara enseñando dientes de zorro- Si pensáis que voy a quedarme tan tranquilo mientras que lo que me queda de familia se juega la vida ahí fuera… Estáis muy equivocados.

Rodi camina hacia sus espadas y las toma.

Rodi: En vez de preocuparos por mí aseguraos de atender a todos los que lo necesiten de verdad. Yo tengo que jugar un ratito con mis princesas. –Abraza sus espadas.-

[Sede de la SWT, Tokio, Japón]

Aika ha llegado sana y salva a la sede de la SWT. Pero parece visiblemente alterada.

Katie: ¡No es posible! ¿En serio, Aika?

Aika: ¡Tenéis que ir rápidamente a TMX Labs! No sé si a estas alturas Leila seguirá… -Lagrimas en sus ojos brotan sin cesar.-

Katie toma las llaves de su autobot de la mesa y echa a correr.

Aika: ¡Ka… Katie!

Katie se detiene en la puerta de su despacho y sonríe a Aika.

Katie: Tranquila. Traeré a Leila sana y salva. Cuenta con ello.

Aika: Uh…. Por favor… -Gime-

Katie: -Sonrisa gatuna.- Tu encárgate de revisar todos esos documentos que nos acaban de enviar Hiromu y los demás. Estoy segura que en ellos está la clave para terminar con Cepheus de una vez por todas.

Aika: Si…

Katie: Confío en ti, Aika.

Sin decirse nada más, Katie corre en dirección a los hangares para tomar su autobot.

Katie: *Oh vamos, Leila…. No puedes morirte ahora, joder…*

El robot de Katie se enciende y la chica gato pone rumbo a TMX Labs.

[TMX Labs, Yokohama, Japón. Sala de energía]

Vasilios: Lobitaaaaaa… ¿Estás ahí?

Leila se esconde tras varios generadores eléctricos para evitar ser detectada por su enemigo.

Leila: -Se sujeta el brazo con dolor.- Tsch… Estoy empezando a dejar de sentir parte de mi cuerpo…

¡BANG!¡BANG!¡BANG! Vasilios comienza disparar por todas partes esperando acertar algún disparo.

Vasilios: Es inútil que te escondas, Leilani. Estamos atrapados aquí abajo. Solitos tu y yo.

Leila: *Esto es una jaula mortal ahora mismo…*

Vasilios: ¿Quién sobrevivirá? ¿El lobo o el león?

Leila se escurre silenciosa cerca de unas estanterías pero una escoba cede y cae al suelo. Vasilios mira hacia el lugar con gesto de desquiciado sádico.

Vasilios: Je… Te pillé…

Vasilios apunta al lugar donde ha caído la escoba y…

¡BAAANG! Un disparo seco atraviesa las cajas de madera y bajo estas comienza a brotar un líquido color rojo.

Vasilios: Je… Bingo. –Sonrisa macabra.-

El malvado hombre camina lentamente para asomarse tras la caja.

Vasilios: Espero que el disparo haya sido letal. ¡Porque de lo contrario desearas no haber nacido!

Vasilios se da cuenta que tras las cajas solo había un bidón de gasolina.

Leila: Parece que el león ha caído en la trampa.

Vasilios se da la vuelta y observa como Leila sostiene con su brazo sano una palanca de activación de los generadores.

Vasilios: Je. No seas idiota. Si activas esa palanca moriremos los dos aquí dentro.

Leila: ¿No me digas, genio? A juzgar por el tamaño de la sala y la cantidad de generadores no es nada seguro activarla sin un traje de protección aquí dentro. Eso es seguro.  ¿Pero sabes qué? Si así consigo acabar con tu miserable vida creo que me sale a cuenta. –Le mira con mirada penetrante.-

Vasilios: Tsch…

Leila: Esa gasolina que estas pisando no tardará en prenderse con cualquier chispa que produzca la activación de todos estos generadores eléctricos. Si no mueres por la electricidad el fuego se comerá tu asqueroso cuerpo en cuestión de minutos.

Vasilios: Jajajaja vale lobita. Así que quieres jugar. Muy bien.

Vasilios apunta a Leila con su pistola.

Vasilios: Si activas esa palanca me aseguraré de apretar el gatillo antes de acabar consumido por las llamas. De esta forma la muerte de ambos es segura.

Vasilios quita el seguro del arma sin dejar de apuntar a Leila.

Vasilios: Tu turno… -Sonríe macabramente.-

Leila: Tsch…. ¿Crees que eso cambiará algo? Yo ya…. he aceptado mi final…

Vasilios frunce el ceño contrariado.

Leila: Aquella vez todo el poblado murió delante de mis ojos. Yo no pude hacer nada para evitarlo y toda esa gente que consideraba mi familia murió. Después de aquello, aun sin merecerlo más que los demás, yo seguí viviendo.

Leila sonríe con tranquilidad.

Leila: Eso al menos es lo que pensaba hasta hace poco. Mi vida no tenía valor para mí. Pero posteriormente tuve la suerte de encontrar gente que volvió a confiar en mí y darle valor a mi vida. Por eso es que… por los que un día no pude defender y por los que ahora quiero defender yo….

Leila está a punto de tirar de la palanca cuando….

¡BAAAAAANG! ¡CLAAAAAAAAANG! La compuerta de seguridad revienta y un autobot entra en escena.

Katie: ¡QUE NO SE TE OCURRA TIRAR DE ESA PALANCA, LEILANI!

Leila: ¿Ka…Katie?…

Katie: ¡¿De verdad te crees con el derecho de sacrificarte de esta forma?!

Katie apunta a Vasilios con la ametralladora de su autobot.

Katie: Si piensas que la solución se trata de dar tu vida por la nuestra… ¡Te equivocas!

Leila parece sorprenderse.

Katie: Tu vida es valiosa porque es tuya y solo tuya. Si de verdad quieres redimirte por tus errores del pasado debes aceptarlos en tu vida y seguir viviendo. ¡Seguir viviendo juntos!

Katie precarga la ametralladora de su autobot que empieza a dar vueltas.

Katie: Y tu, sucia escoria humana. La vida es demasiado valiosa como para usarla de moneda de cambio tan a la ligera.

¡BAAAAAAANG! El autobot dispara una rede metálica que envuelve a Vasilios.

Vasilios: ¿Pero qué diantres es esto?

Katie: ¿Pensabas que iba  a ponértelo tan fácil acribillándote a balazos? Tú te vienes con nosotras. Seguro que tienes mucha información interesante que aportar al caso Cepheus.

Vasilios: Tsch... Bastarda….

El brazo del autobot recoge a Leila y la introduce en el segundo asiento de la cabina.

Leila: Lo siento… Katie….

Katie: Si quieres evitar volver a tropezar con la misma piedra debes dejar de mirar atrás y centrarte en lo que tienes delante.

Leila y Katie se dedican unas sinceras sonrisas.

Leila: Si.

Katie: Ese brazo no tiene buena pinta.

Leila: Llevo un rato que no siento nada.

Katie: Entonces habrá que darse prisa y llegar a la base cuanto antes.

Katie recoge con el brazo del autobot la red con Vasilios en su interior y la almacena en un maletero de cargas.

Katie: Con mi amiguito robótico llegaremos en un periquete. Además Aika ya debe haber descifrado parte de los documentos.

Leila: ¿Documentos?

Katie: Si. Hiromu y los demás han conseguido documentos “top secret” del bastión de Cepheus, nada menos.

Leila: Bien. Si este malnacido de Vasilios aporta algún dato más, supongo que tendremos un extenso sumario de datos nuevos sobre Cepheus.

Katie: Eso tenlo por seguro ¡Nya!

[Campamento de la SWT, Krasnoyarsk, Rusia]

El viento mezcla cenizas y nieve. Grandes cantidades de agentes SWT han evacuado el campamento y actualmente siguen sus tareas de evacuación en las próximas viviendas de Krasnoyarsk.

Ninette encara a Pythia. La chica de hielo se encuentra con su forma arcana desatada para poder equilibrar un poco su poder con el de su enemiga.

Pythia: Nunca pensé que tu terquedad llegase a estos límites, princesa de hielo.

Koga y los demás ninjas del escuadrón cubren a Ninette a ambos lados.

Ninette: No sé qué pretendes hacer con semejante poder. Pero ten por seguro que el mundo no es tan fácil de dominar ahora que Hiromu ha cogido la sartén por el mango.

Pythia: Je. –Sonrisa de burla.- Ese es vuestro principal problema, elegidos. Creéis que sois indestructibles.

Pythia carga sus piernas de llamas azuladas.

Pythia: Me tomaré el gusto de haceros suplicar por vuestras vidas cuando sea lo único que os quede después de perder toda esperanza de salvar este podrido mundo.

¡ZAAAAAAAAAAAAAAAAS! ¡FLAAAAAAAAAAAAAAAAAAM! ¡PAAAAAF! Como un meteorito Pythia impacta una feroz patada ígnea sobre Ninette sin que sus aliados ninja puedan hacer nada.

Koga: ¡Señorita Ninette!

Ninette sale despedida dejando una estela de cristales de hielo y llamas azules hasta estamparse en una pared derruida cercana.

¡CLANG! ¡CAAAANG! Kagemaru, Hanami y Kojiro atacan a Pythia con rápidos movimientos que esta evita sin problemas. Mientras Koga corre a socorrer a Ninette.

Koga: ¡Ninette! ¡Señorita Ninette!

La espesa nube de humo dificulta la tarea a Koga que no cesa de retirar escombros.

Ninette: Suficiente, Koga…

Koga cesa su búsqueda al oír la voz de Ninette. La chica se encuentra en pie a su lado mostrando su figura al disiparse el humo.

Koga: Señorita… Ni…Ninette…

Ninette sostiene un hermoso arco azulado con el que está apuntando hacia Pythia. Su lado derecho luce severamente quemado por la patada de su enemiga, pero su hielo se apura en sanarla lo más rápidamente posible.

Pythia: Tsch…

¡FLAAAAAM! Con una onda de fuego Pythia disipa a los tres ninjas y se abalanza sobre Ninette con una nueva patada ígnea.

Pythia: ¡Supongo que tendré que darte algo más fuerte!

Ninette: Forma arcana verdadera. Flecha de hielo diamantino.

¡ZOUUUUF! Ninette dispara la flecha que va directa hacia Pythia. Esta intercepta y desvía en su trayectoria hacia Ninette la flecha con la misma pierna incendiada. Al llegar la patada Ninette la evita con una finta y creando un muro de hielo que salta en pedazos por el impacto de la patada.

Pythia: JAJAJAJA

Ninette cruza mirada con Pythia a escasos metros una de la otra mientras los restos del muro todavía están suspendidos en el aire y las brasas de la patada llueven por todos lados.

Pythia: Esquiva esta segunda, ¡PRINCESA DE HIELO!

¡CHAC!¡CHAC!¡CHAC! Una lluvia de flechas de hielo se clava en la espalda de Pythia por sorpresa.

Pythia: ¡IAAAAAAAAAAAAAH!

La flecha de Ninette se había fragmentado en varias que, guiadas por el “Psi” de Ninette, habían dado la vuelto y regresado para acertar en su objetivo.

Ninette: Se acabó el juego, Pythia.

¡CRAAAAAAAAAAAAAAAAASH! Ninette no duda en rematar frontalmente a la conmocionada Pythia con un feroz puñetazo helado que la hace volar varios metros rodando por el suelo.

Los ninjas no dudan en volver a rodear a su señora Ninette.

Kagemaru: ¿Será suficiente?

Ninette: No lo creo…

¡FSSSSSSSSSSS! El suelo nevado alrededor Pythia comienza derretirse mientras la pérfida mujer se levanta lentamente derritiendo las flechas clavadas en su espalda en el proceso.

Pythia: Grrrrrrr….. Inaceptable…. ¡Completamente inaceptable!

¡FLAAAAAAAAAAAAAAAAAASH! Una veloz onda ígnea emana de Pythia calcinando todo lo que hay cerca y convirtiendo la nieve del suelo directamente en vapor.

Ninette: ¡Cuidado!

¡FRRRRRASH! Ninette crea rápidamente una cúpula de hielo rodeándola a ella y sus ninjas. La cúpula se deshace en segundos pero les evita el daño por la onda de fuego.

Pythia: Esta bien, Ninette Kuznetsova. Se acabaron los jueguecitos de princesas.

Pythia muestra el dorso de su mano derecha. En el dedo corazón lleva puesto un anillo dorado con una pequeña piedra purpura que parece brillar intensamente.

Pythia: Esta es la muestra de afecto de mi señor Urian hacia mí. No creí tener que utilizarlo contra ti, pero me has enfadado Ninette Kuznetsova.

El cuerpo de Pythia comienza a rodearse de un aura purpurea.

Koga: ¿Qué pretende?

Ninette: Largaos de aquí…

Koga: Pero, señorita Ninette….

El anillo de Pythia brillan con un tono carmesí y expelen una especie de bruma purpura.

Ninette: Os necesito con vida… y las cosas se van a poner a un nivel muy diferente….

Koga: Pero….

Los ninjas miran hacia Pythia. La chica de fuego estaba empezando a envolverse en un aura de energía purpura cada vez más intensa.

Pythia: Con este anillo mi amo Urian al fin me ha despojado de todo lo que me separaba de él. El dolor, la muerte, la debilidad… ¡Ahora soy una divinidad igual que él!

Las profundas heridas de flecha en la espalda de Pythia se cierran en pocos segundos.

Ninette: Corred a buscar a Hiromu y los demás. Decidle que necesito su apoyo en el acto… Parece que Cepheus, efectivamente, tiene control sobre otros artefactos arcanos.

[Ciudad de Krasnoyarsk, Centro de la ciudad]

Hiromu: ¡Por favor, mantened el orden!

Alfred: Esto de evacuar personas es más difícil de lo que parece.

Hiromu: Estas personas han sufrido mucho teniendo el bastión de Cepheus tan próximo. Es lógico que se muestren desconfiadas.

Los ninjas de Ninette no tardan en aparecer cerca de Hiromu.

Koga: ¡Señor Hiromu!

Alfred: ¿Esos no son los ninjas de Ninette?

Hiromu: Si….

Hiromu baja al suelo para poder hablar con los ninjas.

Hiromu: ¿Ha ido todo bien? ¿Dónde está Ninette?

Koga: Ninette me ha dicho que te necesita allí. El enemigo es muy….

¡FLAAAAAAM! Un violento viento calido barre la ciudad por sorpresa.

Alfred: ¡UF! Que calor.

Hiromu se tapa el rostro y observa rodeado por los ninjas de Ninette.

Pythia: Vaya, vaya…

Pythia camina lentamente hacia Hiromu, su rostro luce malvado como el de una víbora.

Hiromu: Pythia… ¿Do… Donde está Ninette?

¡CLINC! Pythia lanza al suelo el rosario de Ninette, dañado, sin brillo y bañado de sangre. Hiromu no puede ocultar la cara de horror al igual que la de los ninjas.

Alfred desciende hasta situarse al lado de Hiromu.

Alfred: Eso es…

Hiromu mantiene los ojos cerrados contiendo una enorme rabia. Su piel no tarda en tornarse negra.

Koga: Ni….Ninette… La…La señorita Ninette dijo que el enemigo posee algo así como unos artefactos arcanos.

Hiromu: No importa…

Hiromu abre los ojos, inyectados en un intenso azul, mirando hacia Pythia con furia mientras alguna lagrimas escapa de sus ojos.

Hiromu: No importa nada de eso, porque voy a destruir a esa mujer ahora mismo.

Alrededor de Hiromu cada escombro parece perder peso y puede sentirse una enorme energía telequinética.

Conteniendo el dolor ante la posible muerte de Ninette y cargando con la protección del mundo a sus hombros, Hiromu se encuentra dispuesto a desatar su furia contra Pythia.


Continuará... Capítulo 81: Canción de cuna


1 comentario:

Yaiza dijo...

Uff, menudo final de capitulo!! Que no tarde en salir el siguiente!! Mi Ninette! Un capitulo en donde se ve el poder de las chicas, me ha gustado mucho :) Pythia se podría morir ya eh!?

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)