21 de marzo de 2017

Capítulo 77: La otra cara de la moneda


[Regreso al presente, Enero de 2017, Bosque perdido en Rusia]

Nuestros héroes, después de mucho vagar, dan finalmente con su objetivo. Snider Fox se encuentra ante ellos y les reta a un combate para evaluarles. Tras este intercambio de golpes rápidos la batalla entra un parón donde todos se observan.

Snider: Hiromu Kurogawa… ¿Así que pretendes que te instruya en el manejo del “Psi Negro”? –Expresa con una voz algo ronca y pausada.-

El siniestro personaje les observa sin perder un ápice de su tranquilidad mientras el viento mece su larga, lisa y negra melena.

Hiromu da unos pasos hacia este seguido por sus tres compañeros. Todos ellos aun se encuentran en sus formas reverso, en el caso de Hiromu, y arcanas los demás.

Snider: Supongo que con esto es suficiente.

Snider vuelve a su forma normal. Nuestros héroes hacen lo mismo.

Hiromu: ¿Entonces vas a ayudarnos?

Nuestro héroe no duda en abrir sus brazos en gesto de petición.

Hiromu: Es necesario que consiga dominar ese poder, Snider. Tengo que frenar a Urian y todo cuanto pueda hacer es poco.

Snider observa a Hiromu mientras permanece impasible de brazos cruzados.

Snider: Dudo mucho que vayas a conseguir tu propósito. No al menos tal y como estas ahora.

Hiromu le mira serio. Este no duda en apretar sus puños y repetir su petición con más ahínco.

Hiromu: ¡Entra en razón! ¡El mundo que conocemos está a punto de desaparecer!

Snider no parece mostrar interés en las palabras de Hiromu.

Hiromu: Sé que nuestros caminos son distintos, pero espero que podamos llegar a algún tipo de acuerdo. ¡El mundo necesita que hagamos algo!

Snider: ¿Me tomas el pelo? –Interrumpe con aparente tranquilidad pero diligencia.-

Hiromu y los demás se sorprenden de la respuesta de Snider.

Snider: Creo que te estás tomando demasiado en serio tu papel de héroe, Hiromu. Por eso precisamente digo que no estás en condiciones de dominar el “Psi negro”.

Hiromu le mira con furia apretando los dientes.

Hiromu: ¡¿Qué quieres decir?! ¡Habla claro!

Snider esboza una satírica sonrisa.

Snider: Esa prepotencia no te servirá de nada conmigo. Para empezar, no pretendo negarte mis conocimientos.

Hiromu parece mirar confundido a Snider.

Snider: Simplemente pienso que tu actual forma de pensar es incompatible con el manejo del “Psi negro”.  

Hiromu mira cada vez más confundido a su siniestro interlocutor.

Snider: Menosprecias la fuerza de todos los que te rodean. Tan solo piensas en “proteger” como si los demás no fuesen capaces de valerse por ellos mismos. Te sientes necesario y eso te gusta. ¿Me equivoco?

Hiromu mira con algo de rabia a Snider.

Snider: El chico solitario. En parte esto es una venganza hacia este mundo que te ignoró y te maltrató. La mente humana es tan interesante. –Se toca la cabeza esbozando una sonrisa de satisfacción.-

Hiromu: Te recuerdo que tu pasado tampoco es un ejemplo a seguir. Nuestros caminos son muy parecidos.

Snider da unos pasos hacia Hiromu haciendo ondear su larga melena negra como la noche.

Snider: Yo no he dicho que lo sea. De hecho soy perfectamente consciente de mis debilidades.

Snider se detiene delante de Hiromu y le señala con el dedo índice.

Snider: La pregunta es ¿eres capaz de aceptar las tuyas?

Unos segundos de silencio bastan para que Snider retire su dedo acusador y esboce una leve sonrisa.

Snider: Los humanos nos aburrimos de la neutralidad, de lo natural, de lo estable. Por eso siempre buscamos el placer y rechazamos el sufrimiento a toda costa.

Snider acerca su cara a la de Hiromu. Este le mira serio y decidido.

Snider: En tu caso ese pensamiento de justicia, de buscar siempre “la pureza” de todo. Sencillamente es un pensamiento cuanto menos infantil.

Hiromu parece algo molesto por las palabras de Snider pero continúa escuchándole.

Snider: Donde hay luces siempre habrá sombras. Eso es algo innegable. Es una ley natural.

Snider se da la vuelta y da la espalda a Hiromu.

Snider: Los humanos nos negamos a aceptar ciertas normas naturales y luchamos contra ellas. Pero a veces esos esfuerzos son vanos e incluso negativos.

Hiromu: Ve al grano, Snider. –Exige serio.-

Snider voltea la cara y mira serio a Hiromu.

Snider: ¿Quieres conocer el secreto para controlar el “Psi negro”?

Hiromu le mira a los ojos en silencio y con gesto decidido. Snider extiende sus brazos agarrotando sus dedos hacia arriba emocionado.

Snider: ¡Entonces debes aceptar el dolor, el sufrimiento y la desesperación! No debes rechazar estas cosas y no debes negarlas. Simplemente debes aprender de ellas y dejar que esos pensamientos negativos pasen por tu mente para enseñarte y aprender.  

Snider camina hacía Hiromu que continúa escuchándole junto a sus compañeros que guardan silencio.

Snider: En resumen, debes aceptar tu debilidad.

Snider tiende su brazo envuelto en un aura negra como la noche a Hiromu.

Snider: Solo cuando aceptes que toda luz proyecta sombras podrás controlar este poder, Hiromu Kurogawa.

Hiromu y sus compañeros observan serios y en silencio unos instantes. El viento algo frio de la zona les acaricia la piel y el cabello. La noche empezaba a caer, mostrando las sombras del atardecer. Una extraña burla de la naturaleza que reforzaba las palabras de Snider.

Hiromu: Cuanto tiempo se requiere para aprender a encauzar el dolor y dominar el “Psi negro”? –Pregunta decidido rompiendo el silencio.-

Snider devuelve su brazo a la normalidad con gran facilidad y esboza una leve sonrisa.

Snider: Eso depende de ti y solo de ti.

¡RAAAAANG! Varias sombras rodean a Snider y parecen comunicarle algo al oído. El equipo observa con dudas.

Snider: Entiendo…

Las sombras desaparecen y Snider abre un portal redondo y azulado tras él.

Snider: Ahora debo regresar al reverso. El oráculo me necesita.

Snider se da la vuelta y mira de reojo a Hiromu a su espalda.

Snider: Espero que las luces y las sombras puedan devolver el equilibrio a este mundo.

Snider dedica una ligera sonrisa al equipo y camina hacia el portal.

Snider: Nos volveremos a ver, elegidos de Perseus. Tenedlo por seguro.

Snider atraviesa el portal que se cierra tras él. La noche empezaba a despuntar y nuestros héroes permanecen en silencio unos minutos en aquel bosque oscuro y rodeado de sombras.

Hiromu no se ha movido del sitio en minutos. Ninette toma la iniciativa y coloca su mano en el hombro de su compañero.

Hiromu: Necesito… pasar un rato a solas. –Le responde.-

Ninette asiente con una sonrisa y sin mediar palabra se aleja llevándose con ella a Alfred y Rodi.

Hiromu: *Aceptar mi debilidad… para vencer mis miedos… Luchar contra la naturaleza humana… para aceptar la verdadera naturaleza del ser.*

La piel de Hiromu empieza a oscurecerse y su gesto parece denotar cierto grado de sufrimiento emocional.

Hiromu: *Esto es duro… pero es el único camino…*

[Un mes más tarde, Febrero de 2017, Sede de la nueva Titanium Mind, Tokio, Japón]

Katie: ¡NYAAAAAAAAAAAAA! ¡Deprisa!

Katie da órdenes con estrés por los impecables pasillos de la base.

Katie: ¡Quiero que reforcemos las tropas que hay en Rusia de inmediato!

Leila detiene en seco a Katie con ambos brazos.

Leila: ¡TRANQUILA KATIE! ¿Qué sucede?

Katie: ¡CEPHEUS HA VUELTO!

Leila: ¡¿Cómo?!

Katie: El contador del muro hace ya tiempo que llegó a cero. Pero no hubo ningún movimiento. Supongo que formaba parte de su estrategia. Nos hemos confiado.

Leila: Tsch… sucio tirano…

General SWT: ¡Señorita Katie! Tenemos noticias. Los refuerzos de América ya están en camino.

Katie: Bien, mantenedme informada.

Katie entra en su oficina rápidamente. Leila la sigue.

La chica gato se sienta delante del ordenador y teclea estresada.

Leila: ¿Qué pretendes?

Katie: Hiromu me dijo hace unas semanas que partiría hacía Rusia tan pronto como pudiese. Pero llevo varios días sin saber nada de ellos…

Leila: No me digas que… -Parece preocupada.-

Katie escribe por la línea de texto segura a Hiromu.

Katie: No quiero pensar que el enemigo les ha capturado. Tan solo debemos confiar que siguen libres y vivos.

Varias ventanas se abren en el monitor del ordenador de Katie.

Katie: Vamos, ¡Vamos! Si recibís esto… tenéis que ir ahora mismo a Krasnoyarsk….

[Base de Cepheus, Krasnoyarsk, Rusia]

Urian mira flotando desde el aire a los centenares de agentes y soldados que hay cerca de la base. Las tropas se agrupan en formaciones de centenares y les acompañan algunos tanques modernos y cañones.

Urian: ¡JAJAJAJA! ¿Armas normales? Estos humanos siguen sin aprender la lección…

¡CRRRRRRAAAAANG! El suelo comienza a temblar alarmando a todas las tropas. Tras Urian, del interior del bastión, emerge un enorme obús de color metalizado y franjas purpuras iridiscentes.

Doctor Fox: Señor Urian, todo está listo para interceptar los canales de comunicación abiertos a todo el mundo.

Urian: Excelente… que comience el espectáculo del terror… –Sonrisa macabra.-

La bomba apunta hacia el cielo y comienza a expeler humo y calor.

Doctor Fox: ¡Estamos en el aire!

Las pantallas publicas y canales comienzan a emitir la imagen del hombre acorazado por todo el mundo.

Urian: ¡Escuchadme ciudadanos del mundo! Os habla vuestro soberano. El mundo que tanto esfuerzo me llevó daros ha sido arrebatado injustamente de mis manos. Aquellos que dicen defenderos han obrado por su cuenta y acaban de condenaros a muerte.

El misil comienza a posicionarse.

Urian: Intenté perdonar vuestros pecados y permitiros vivir junto a nosotros, los extraños. Pero vosotros que os jactáis al hablar de igualdad, deberías revisar vuestro pasado. Un pasado en el que la idiotez era premiada y la brillantez condenada y vejada.

El misil comienza a expeler vapor preparándose para su lanzamiento.

Urian: Pero no volveré a cometer el mismo error dos veces. Hoy empieza una nueva era para aquellos oprimidos, los extraños. ¡La era de los médiums!

¡BANG! ¡BAAANG! ¡BOOOM! Las diversas tropas que hay en el suelo abren fuego, pero una pared de energía invisible protege a Urian y el misil.

Urian: Se que ha sido un camino duro para muchos de los míos, incluso muchos de ellos aún permanecen en la errónea idea de que yo soy el enemigo. No les culpo, pues mi maravilloso proyecto no ha estado exento de sacrificios dolorosos.

El misil suelta los seguros que lo mantenían anclado al soporte, listo para ser disparado en los próximos minutos.

Urian: Pero hoy termina todo eso. Cuando este enorme misil impacte en la atmósfera terrestre su contenido se expandirá por todo el globo. El compuesto creado a partir de aerotitanio resultará especialmente toxico para toda aquella forma de vida cuyo nivel mental esté por debajo de los límites permitidos por este… En resumidas cuentas solo los médiums sobrevivirán.

¡BAAAANG! ¡BOOOOOM! Una nueva oleada de disparos y cañonazos láser impacta en la pared invisible sin poder atravesarla. En las pantallas públicas de todo el mundo se estaba presenciando el discurso del tirano y el pánico ya estaba cundiendo. Algunas ciudades se habían dejado llevar por el miedo y el vandalismo desenfrenado ante el cataclismo.

Urian: Por ultimo permitidme aclarar que me he tomado la libertad de salvaguardar la cadena genética de animales y plantas de diversas especies para asegurar una repoblación del nuevo mundo adecuada a los médiums. Juntos crearemos un planeta mejor y perfecto.

Doctor Fox: El misil está listo para ser disparado, señor Urian.

Urian sonríe ante la noticia y se dispone a terminar su discurso.

Urian: ¡Ha llegado el momento! ¡El renacer de un nuevo mundo justo!  Adiós seres inferiores. El mundo de los médiums está a punto de comenzar… ¡Viva Cepheus!

¡CRAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAASH! Una centella negra como la noche atraviesa la cúpula transparente destrozándolas como un mero cristal.

Urian: ¡Pero qué….!

Justo delante de Urian un personaje de piel negra como la noche, ojos azules y marcas rojas en las mejillas le agarra el cuello con su mano manteniendo una mirada desafiante.

Hiromu: Se acabó la partida…. tirano acorazado… -Voz ronca.-

¡CRRRRRRRAAASH! A través de una tormenta de hielo Ninette en forma arcana se sitúan al lado de Hiromu. Rodi y Alfred aparecen también ambos con sus formas activas de zorro kitsune y centella verde.

Urian: Je…. Debí suponer que no tardarías en entrometeros elegidos de Perseus.

¡FLAAAAAM! Una onda de energía emana alrededor de Urian. Esto hace que los cuatro héroes tomen algo de distancia de su enemigo.

Urian: ¡Todo esto no cambia nada! Es tarde para heroicidades. ¡Doctor, dispare el obús!

Doctor Fox: ¡A sus órdenes!

¡FLOOOOOOOOOOM! El misil comienza a escupir llamas por su cola dispuesto a salir disparado al cielo.

Hiromu: ¡NO!

¡RAAAAAANG! ¡CLAAAAAAAANC! Hiromu levita y genera un poderoso campo telequinético negro para intentar evitar el despegue del misil gigante.

Urian: ¡JAJAJAJA! Es inútil perdedores. La explosión se dará exactamente en 5 minutos, llegue o no a la altura deseada.

Ninette: ¡Hiromu!

Alfred y Rodi no dudan en lanzarse contra Urian. Alfred intenta golpearle con su rapidez mientras Rodi efectúa varios sablazos con su enorme espada.

Urian: Sois unas moscas muy insistentes.

¡RAAAAAANG! Una onda telequinética termina por detener a Alfred y Rodi.

Alfred: ¡Detén ahora mismo ese misil o te destrozaremos!

Rodi: ¡Mi espada está sedienta de sangre de tirano!

Urian: Sois todo palabrería barata.

Hiromu continua intentando evitar el despegue del obús con su poder telequinético.

Hiromu: ¡GRAAAAAAAAAAAAAAAA!

¡CRRRRRRRRAAAAAAAM! Hiromu consigue levantar con su energía telequinética el enorme armatoste metálico sobre su cabeza.

Urian: Oh, parece que has logrado dominar el “Psi-Negro” contra todo pronóstico. Supongo que esta vez no podré hacer que pierdas el control asesinando a cucarachas queridas para ti como en Tokio. ¡JAJAJAJ!

¡CLANG! Rodi se abalanza con su larga kata en posición horizontal pero Urian le detiene con ambas manos desnudas.

Rodi: ¡Cierra la bocaza!

Hiromu: Cucarachas…  ¡Mi madre no es una cucaracha!

¡RAAAAAANG! El obús levita más alto sobre la cabeza de Hiromu, mientras lo rodea un aura negra como la noche. El rostro de furia de Hiromu se mezcla con el del enorme esfuerzo mental y físico que está realizando.

Ninette: Hiromu….

¡CRRRRRRAC! Ninette crea un puente de hielo hasta Hiromu y le apoya para sostener el enorme misil.

Ninette: Se que no puedo hacer mucho pero…

¡RAAAANG! Alfred se une también poniendo parte de su fuerza para sostener el obús.

Alfred: Estamos aquí para apoyarte… amigo mío.

¡CLAAAANG! Rodi se sitúa también a su lado y eleva la espada en posición vertical cargada de psi rojizo.

Rodi: Mantendremos esta cosa firme esperando tu decisión, Hiromu.

Hiromu: Chicos…

El enorme misil parece estar estable y sujeto por los cuatro elegidos.

Urian: Muy conmovedor. Pero no podréis hacer nada cuando la cuenta atrás llegue a cero. El fin de vuestro mundo está a tan solo un minuto de suceder. ¡JAJAJAJA!

Hiromu: *¿Qué puedo hacer? Esta cosa va a explotar dentro de 60 segundos. Si explota aquí la sustancia se expandirá por todo el planeta. La única opción sería… sacarla de aquí…*

La tensión crece en todos los países del mundo ante la inminente detonación. Pero la aparición de nuestros héroes había causado que la gente estuviese expectante en esos críticos momentos.

Hiromu: -Mira al cielo- *Debo hacerlo… es la única solución posible.*

Hiromu mira hacia sus tres compañeros con una sonrisa.

Hiromu: Muy bien, he tomado una decisión. Es un poco arriesgada pero no queda  tiempo para probar otra cosa.

Alfred parece hacer signo de “OK” con su pulgar.

Hiromu: Necesito que me impulséis con toda la fuerza que podáis reunir. Si esta cosa explota dentro de la atmosfera terrestre habremos perdido.

Rodi: Un momento… ¿acaso pretendes?

Ninette: Hiromu… no hay otra solución…

Hiromu: Es la única opción. Odio admitirlo… pero no soy capaz de encontrar una alternativa.

Sus tres compañeros le miran algo preocupados por la situación. Alfred es el primero en colocar su mano sobre Hiromu mientras carga energía.

Alfred: Sea o no la única opción, si es tu decisión haré todo lo que esté en mi mano.

Rodi no tarda en colocar su espada al hombro de Hiromu cargando energía.

Rodi: Mi espada desea servirte incluso bajo estas circunstancias.

Ninette se eleva un poco con su hielo hasta situarse frente a Hiromu, que sigue sosteniendo el enorme Obús sobre su cabeza con su poder telequinético negro.

Ninette: Te daré la fuerza que necesitas…

Ninette no duda en envolver su cuerpo en una pequeña ventisca mientras lentamente acerca sus labios a los de Hiromu. Esta le regala un apasionado beso cargado de energía.

Alfred y Rodi parecen sonrojarse ligeramente desde su posición. Hiromu, con la cara negra por su forma actual, sonríe con cariño a Ninette.

Ninette: A cambio solo te pido una cosa… no mueras ahí arriba.

Hiromu parece asentir y, tras mirar hacia Alfred y Rodi, los tres le dan un fuerte impulso.

Hiromu: ¡AHORA!

¡ZOOOOOOUUUF! Hiromu sale disparado hacia el cielo junto al obús, como una enorme bala seguida de una estela negra como la noche.

Hiromu: *Solo me restan unos segundo… debó salir de la atmosfera terrestre….*

Hiromu continúa ascendiendo mientras cronometra el tiempo.

Hiromu: *Este poder… el “Psi negro”. Después del tiempo y sufrimiento que me llevó dominarlo está resultando ser bastante útil y poderoso. Pero aun así… la ayuda de mis compañeros es necesaria. A fin de cuentas aceptar mis limitaciones forma parte del dominio de este poder… *

Hiromu junto al obús atraviesan la capa de ozono y se posicionan en el espacio exterior.

Hiromu: *¡Bien! Ahora solo debo regresar.*

Hiromu contiene la respiración unos instantes cronometrando los últimos segundos antes de que detone la bomba. Este regresa rápidamente hacia la atmosfera terrestre dejando el explosivo flotando en el espacio.

Hiromu: Tres…. Dos…. Uno….

¡CLANG! El obús embiste a Hiromu por la espalda y se precipita de nuevo hacía el suelo.

Hiromu: ¿Eh? No ha….

Hiromu no soporta más el cansancio y vuelve a su estado normal mientras observa como el obús ya le ha tomado ventaja en la caída.

Hiromu: No… no puede…ser…

Hiromu pierde el conocimiento y comienza a precipitarse al vacío tras el misil destructor.

Alfred: No… no ha explotado…

Rodi: Tsch…

Ninette: ¿Por qué…?

Urian: ¡JAJAJAJA! Sois muy ingenuos.

Urian sostiene un mando en sus manos.

Urian: La cuenta atrás era toda mentira. Y además tiene un sensor magnético instalado en su morro. Tan solo pulsando este botoncito puedo hacerlo venir hacia aquí. Tecnología punta cortesía del doctor Fox. ¡JAJAJAJA!

¡CLAAAAAANG! ¡PAAAAAAF! Rodi ataca con su katana y Alfred con sus pies cargados de fuego verde.

Rodi: ¡Asqueroso! ¡Y aun te atreves a utilizar tecnología de mi difunto padre para esta carnicería!

Urian: ¡¿Oh?! ¿Difunto dices?

Ninette: ¡CUIDADO!

¡RAAAAAANG! Alfred y Rodi son golpeados por ambos puños de Urian. Sus manos estaban cargadas de “Psi oscuro” y esto hace que ambos salgan de sus modos arcanos.

Rodi: ¡Uagh!

Alfred: ¡Ugh!

Urian: No, no y no. Muy descuidados.

Rodi: Bas…tardo….

Urian: Tu padre sigue muy vivo… Y parece que está disfrutando mucho con todo esto.

Urian asoma a Rodi a pequeño ventanal que había tras el donde puede observar al doctor Fox en su interior.

Rodi: No… no puede…

¡PAAAAF! Urian lanza al suelo a Alfred y Rodi haciéndoles perder el conocimiento. Ninette no tarda en cubrirlos con una cúpula de hielo. La chica se planta cara a cara a Urian.

Ninette: No te atrevas aponerles un dedo encima, tirano.

Urian: Ninette Kuznetsova, la terrorista de hielo. Me causante muchos problemas en el pasado. Tú y tu asquerosa familia. ¿De verdad te sale rentable ir con este atajo de perdedores?

Ninette: Son mis  amigos. Eso es lo único que me importa.

Urian: Je –sonrisa macabra- Patético pero típico de la hija del general Kuznetsov.

¡RAAAAAANG! ¡RAAAANG! Urian genera dos enormes espadas de energía oscura en sus manos.

Urian: Mientras tu amado Hiromu desciende lentamente con la bomba que pondrá fin a este asqueroso mundo, te obsequiaré con una muerte digna de alguien como tú.

Urian esgrime ambas espadas que son detenidas por unos muros de duro hielo azul que genera la chica de hielo. Los muros solo resisten un golpe y Ninette no puede hacer mas que defenderse.

Ninette: ¡Técnica arcana! ¡Iceberg!

¡CRRRRRREEEEEC! Un enorme iceberg de hielo envuelve a Urian. Ninette aprovecha para desplazar la cúpula helada que contiene a Alfred y Rodi a un rincón apartado del lugar de aquella enorme azotea del bastión.

Ninette: Aquí estaréis seguros…

Ninette mira al cielo para comprobar cómo el misil e Hiromu están cada vez más cerca del suelo. Los minutos parecían horas.


¡CRRRRRAAASH! El iceberg revienta y Urian escapa de un salto hasta caer frente a una conmocionada Ninette. El impacto del pesado cuerpo del tirano genera un pequeño temblor y la ruptura de la capa de escarcha formada en el suelo como si fuese de frágil cristal.

Urian: ¡Muere delante de tus queridos amigos! ¡Ninette Kuznetsova!

¡CLAAAAAAAANG! ¡CRAAAAAAAAAAASH! Ninette genera un muro de su hielo lo más rápido que puede, pero es destrozado por el tajo de las brutales espadas.

Ninette: ¡IAAAAAAAAAAAH!

Ninette cae al suelo al ser alcanzada por el golpe. El impacto ha destrozado parte de su vestido de hielo.

¡PAM! ¡PAM! ¡PAM! Urian se acerca lentamente a la derribada Ninette dispuesto a terminar con ella.

Urian: Jejejeje…jajajaja…

Urian se detiene delante de Ninette y eleva ambas espadas.

Urian: Dale recuerdos a tu familia al otro lado…

¡CLANG! ¡CLAAAAAANG! Varias nubes de humo y golpes de objetos metálicos rápidos como centellas inundan la zona por sorpresa.

Ninette: ¿Qué…?

Ninette aparece en brazos de Kagemaru mientras Kojiro y Hanami los cubren. Delante de Urian un valiente Koga retiene las espadas de Urian con tan solo sus dos brazos cruzados.

Ninette: ¡Chicos!

Kagemaru: Hemos llegado justo a tiempo…

Ninette observa como Koga mantiene un brutal pulso con Urian. Este retiene las enormes espadas con sus brazos.

Ninette: ¡Koga! ¡Tus…brazos!

Koga: ¡No os preocupéis señora Ninette! Mis brazos ya no sienten dolor. –Dice con mirada decidida y valerosa.-

Ninette se percata a través de los cortes del kimono de Koga que sus brazos son de metal.

Kagemaru: La batalla contra Pythia le dejó en un estado lamentable. No pudimos hacerle recuperar la movilidad de sus brazos así que decidió amputárselos él mismo y sustituirlos por unos de una aleación especial de ese metal tan raro, aerotitanio. Según parece esa aleación es más dura que el diamante.

¡CLAAAAAAAAAAANG! Koga abre con fuerzas sus brazos y desestabiliza a Urian. Aprovechando la abertura propina un fuerte puñetazo en el vientre del tirano con un ensordecedor sonido de metal contra metal.

Urian: ¡Ugh!

Koga: Has mancillado la memoria de mi señor el general Kuznetsov y su familia. Y has osado intentar asesinar a su hija, mi señora Ninette.

Koga coloca sus dedos delante de su rostro en posición vertical intentando realizar algún sello ninja.

Koga: ¡La sentencia a tal ofensa es la muerte!

¡BANG! ¡BANG! ¡BANG!  Varios sellos explotan alrededor de Urian.

Koga: ¡No habrá piedad!

Urian: Tsch…. estáis resultando ser muy molestos.

Urian parece no ser afectado por los explosivos, pero deshace sus espadas y parece retroceder.

Ninette: Chicos, proteged a Alfred y Rodi.

Ninette mira al cielo y observa como el obús cada vez está más cerca, como un meteorito destructor. A su lado Hiromu inconsciente desciende con él.

Ninette: Tenemos que detener la caída de ese misil… y la de Hiromu.

¡CRRRRRRRAC! Ninette comienza a crear hielo cerca de ella.

Kagemaru: Señora, estáis débil para eso.

Ninette sonríe a sus compañeros ninja.

Ninette: Debo hacer esto. Hiromu ha llegado al extremo por todos nosotros.  Así que yo no puedo hacer menos.

Ninette crea un camino de hielo hacia el cielo en dirección a Hiromu y el obús.

Ninette: Si esa cosa estalla… vosotros y muchas otras personas moriréis. Y eso es simplemente algo que no puedo permitir.

¡ZIIIIIP! Ninette sonríe para sí misma y patina elegante por el camino de hielo hacia el cielo en dirección a Hiromu.

Kagemaru: Supongo que no se puede hacer nada para evitarlo… -Sonríe ligeramente orgulloso de su señora Ninette.-

Ninette: *Debo crear una estructura de hielo lo suficientemente dura como para retener ese explosivo.*

¡CRAAAAAAAC! El camino de hielo comienza a perfilar sus bordes con duro hielo azul oscuro.

Ninette: Hiromu…. esta vez…. ¡Seré yo la heroína de esta historia!

El hielo forma a los lados unas estructuras arbóreas. Una red de complejas ramas de hielo diseñadas por Ninette para interceptar el enorme artefacto metálico.

Ninette: ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!

¡TAP! ¡CRAAAAAAAAAAAAASH! Ninette intercepta a Hiromu en sus brazos y el obús queda detenido por varias de las estructuras arbóreas. Algunas revientan en trocitos, pero poco a poco el obús queda detenido en estas estructuras. La lluvia de cristales de hielo cae al suelo que por el momento se ha librado de la destrucción.

Hiromu abre lentamente los ojos mientras Ninette le arropa en sus brazos.

Hiromu: Ni…. ¿Ninette?

Hiromu mira a su alrededor desde los brazos de la chica. El infinito cielo a su alrededor solo estaba salpicado por algunas nubes y el camino de hielo.

Hiromu: ¿Estoy en el cielo?

Ninette: Es posible, pero no de la forma que crees. –Sonríe con dulzura.-

Hiromu observa la situación y ve el obús congelado en una de las estructuras arbóreas a su lado.

Hiromu: El misil…

Ninette: Conseguí detener su caída. Pero no sé cuanto aguantará esa estructura.

Hiromu: Bien… Deberíamos hacerlo bajar con suavidad para evitar que estalle. Pero no entiendo como no ha estallado después de que el temporizador llegase a cero…

Ninette: Lo de la cuenta atrás era todo mentira. Una burda estratagema de Urian para lograr sus fines y ponernos contra las cuerdas.

Hiromu: Ese bastardo…

Ninette: Lo que sí parece que es que lleva algún tipo de mecanismo magnético que lo atrae hacia Urian.

¡BAAAAAAAANG! ¡CRAAAAASH! Un disparo oscuro impacta en la estructura de hielo destruyéndola y haciendo que el obús continúe cayendo.

Ninette: ¡NO!

Urian observa desde el suelo apuntando con su brazo tras haber disparado.

Urian: Resignaos de una vez… elegidos…

Mientras tanto Alfred y Rodi parecen volver en sí en el interior de la cúpula de hielo.

Rodi: ¡Eh! ¿Qué hacemos aquí dentro?

Alfred: Parece que Ninette se ha encargado de protegernos con esta cúpula. –Toca la pared de hielo transparente.-

Koga: Vaya, parece que los amigos de la señora han vuelto en sí.

Rodi: Vosotros… ¡Sacadnos de aquí!

Koga mira hacia el cielo y ve como la bomba desciende e Hiromu y Ninette la siguen desde el camino helado.

Koga: Lo siento pero ni puedo ni debo. Mi señora Ninette estará aquí en unos momentos.

Rodi desenvaina sus katanas.

Rodi: ¡¿Me tomas el pelo?!

¡CLANG! Rodi da tajos con sus katanas sobre las paredes de hielo transparente.

Rodi: ¡No podemos esperar ni un segundo más! Tengo el tiempo justo para darle su merecido a Urian.

Alfred: Rodi, este hielo de Ninette es demasiado resistente para partirlo así como así.

Koga: Exacto. Y además atacar en vuestro estado sería una imprudencia.

Rodi: ¿Crees que me importa eso, ninja?

¡FRAAAAASH! ¡CRAAAAAASH! Rodi entra en forma arcana verdadera y la cúpula de hielo revienta.

Koga: Je, típico de un samurái. Prefieres morir antes que ensuciar tu orgullo.

Rodi: ¡Se llama honor, sucio ninja!

Kojiro y Hanami asisten a Koga.

Koga: Haré oídos sordos a esas palabras ya que sois amigo de mi señora Ninette. Pero sigo pensando que sois muy imprudentes.

Rodi se lanza hacia Urian pero a los pocos pasos vuelve a su forma normal y cae al suelo agotado.

Rodi: ¡Tsch!

Koga: Aunque tal parece no será necesario que os detenga yo.

Mientras Ninette e Hiromu se está deslizando rápidamente por el camino helado para interceptar el obús.

Hiromu: ¡Deprisa! Si logramos darle alcance podré intentar volver a detenerle con la energía que me resta.

Ninette: ¿Será suficiente?

Hiromu: ¡Lo será! ¡Aunque tenga que poner en riesgo mi vida!

Ninette mira con preocupación a Hiromu mientras ambos patinan juntos de la mano descendiendo por el camino de hielo.

El obús esta cada vez más cerca del suelo y Urian observa con una malvada sonrisa en su rostro.

Urian: ¡Adiós sucio mundo de seres inferiores!

Hiromu opta por tomar la delantera cargando sus pies de “Psi” y soltando la mano de Ninette.

Hiromu: ¡Más deprisa!

El misil está cerca de impactar con el suelo.

Hiromu: ¡¡MAS DEPRISAAAAAAAAAA!!

El obús está a pocos palmos del suelo y…

Hiromu: ¡NOOOOOOOOOOOOOOOO!

 ???: Ley cognitiva, “No explotes”.

De pronto un radio que incluye la bomba es envuelto por una especie de extraño campo de energía purpura.

¡BAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAM! La bomba impacta en el suelo cerca de todos pero no estalla.

Hiromu: ¿Eh?

Hiromu llega al suelo. A los pocos segundos Ninette llega a su lado.

Ninette: La bomba…

Observando  las cercanías sobre uno de los torreones de vigilancia del bastión puede observarse a un muchacho de pelo grisáceo, ojos azules y piel pálida. El muchacho viste un abrigo largo de color blanco, una bufanda de lana azul y cubre sus manos con unos guantes de cuero negro.

???: Esto me va a dar problemas después, lo presiento. Uno, dos, tres. Uno, dos, tres. –Realizan varios gestos estrafalarios con las manos.-

Urian: No…no es posible… ¡Tú!

El muchacho mira hacia Hiromu serio y sin moverse del sitio mientras el viento mece su abrigo y bufanda.

???: Esa bomba no estallará mientras esté dentro de mi campo áurico. Termina tu tarea, Hiromu Kurogawa.

Hiromu vuelve a centrarse en la bomba y se aproxima hasta ella.

Urian: ¡Alto! ¡No te atrevas a tocar ese misil!

¡CLANG! ¡CAAANG! Los ninjas del escuadrón Kuznetsova detienen a Urian que se aproximaba de un salto hacia Hiromu.

Kojiro: ¡Ey tirano apestoso! ¡Flipa con Kojiro el hermoso!

Hanami: Como hagas otra rima se me va a escapar un abanico de los míos hacia tu yugular.

Kojiro: Vamos Hana, esa falta de sentido del humor te hará vieja antes de tiempo. –Le responde sin dejar de luchar ágilmente.-

¡ZOOOOOOUF! Kagemaru no duda en golpear repetidamente al tirano con rápidos y silenciosos movimientos ninja. Koga aprovecha para encarar nuevamente a su enemigo.

Koga: No pasarás de aquí… ¡TIRANO!

Mientras tanto Alfred y Rodi recuperan algo de fuerza y se acercan hasta Hiromu y Ninette.  Los cuatro héroes se encuentran junto a la bomba que mágicamente no ha estallado tras el impacto.

Rodi: ¿Podemos fiarnos de él? –Mirando al extraño muchacho que ha aparecido.-

Ninette y Alfred parecen secundar la pregunta de Rodi y miran con preocupación a Hiromu.

Hiromu: No podemos permitirnos el lujo de dudar. Si esa bomba estalla el mundo se irá al garete.

¡FLAM! Hiromu entra en forma reverso casi por sorpresa para sus compañeros.

Ninette: ¡Hiromu! Estas demasiado débil…

Hiromu sonríe intentando tranquilizar a Ninette.

Hiromu: Mientras esta cosa siga aquí el mundo correrá peligro. Así que creo que lo mejor es mandarla a un lugar alejado y donde sus efectos sean inocuos.

Ninette continúa mirando hacia Hiromu diciéndole con la mirada que no se exceda. Este le responde con una sonrisa.

Hiromu: Lo siento Ninette…. Pero debo emplear toda la energía que me queda para esto…

Hiromu no dice nada más y levita en el aire herido pero majestuoso.

Desde el aire Hiromu observa cómo sus tres compañeros entran progresivamente en sus formas arcanas y extienden sus manos hacía el cielo, apuntándole.

Hiromu: *Amigos…* -Sonríe.-

Hiromu no duda en dirigir su mano hacia ellos. No hacen falta palabras, la piedra del valor al cuello de Hiromu empieza a brillar y los cuatro héroes se sincronizan compartiendo su energía.

Hiromu: ¡Muy bien! ¡Terminemos con esto!

Hiromu apunta con su mano derecha desde el aire envuelto en un aura turquesa. Desde abajo sus tres compañeros mantienen una pose heroica apuntando a su compañero con una mano extendida hacia él, apoyándole.

La energía comienza a cargarse en la mano de Hiromu. Este se comprime en ella preparando un devastador ataque.

Hiromu: ¡Juicio Reverita! ¡Fisura dimensional!

¡RAAAAAAAAAAAAANG! Desde la mano de Hiromu hacia el obús. Una brecha se abre bajo el explosivo y lo absorbe por completo creando una fuerte distorsión dimensional.

Urian: ¡NOOOOOOOOOOOOO!

Hiromu: ¡Se terminó este juego, Urian!

¡FLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAM! La fisura dimensional se cierra generando un violento huracán en la zona tras el cual el explosivo ha desaparecido por completo.

Hiromu: *Y con esto… el mundo está… a salvo por ahora…*

Hiromu vuelve a su estado normal en el aire y cae hacia el suelo que no llega a tocar al ser amparado por sus tres compañeros.

???: Bueno, supongo que es suficiente. –Gestos raros con los dedos.-

El campo áurico se deshace y el extraño muchacho salta desde lo alto del muro hasta caer donde se encuentran nuestros héroes.

???:  Parece que está al límite de su energía. ¿Me permitís? –Tocando al desmayado Hiromu.-

Rodi, Alfred y Ninette parecen algo reticentes pero dejan que el extraño tipo tome a Hiromu y lo deposite en el suelo. El extraño tipo hace un gesto con las manos y genera un pequeño campo áurico alrededor de Hiromu.

???: “Recupérate”

El cuerpo de Hiromu sana de sus heridas y parece recobrar la energía. Todos parecen sorprendidos por esto.

???: Suficiente.

Tras un rápido gesto con sus dedos el campo áurico se deshace e Hiromu abre lentamente los ojos.

Ninette: ¡Hiromu!

Hiromu: Vaya, creo que a pesar de todo me excedí un poco al final ¿no? –Exclama con sarcasmo.-

Hiromu mira al extraño recién conocido.

Hiromu: Muchas gracias… si no llega a ser por ti…

El muchacho mira de reojo y hace unos extraños gestos nerviosos con sus manos y boca, para después tenderle la mano a Hiromu.

???: Mi nombre es Fredek, Fredek Pavlov.

Fredek mira a los demás presentándose también.

Urian: ¡BASTARDOOOOOOS!

¡PAAAAAAAAAAF! Urian consigue esquivar a los cuatro ninjas del escuadrón Kuznetsova y se abalanza contra nuestros héroes. Rodi detiene rápido la embestida de Urian usando su espada. Pero la fuerza de este le hace clavar sus pies en el suelo y arrastrarse un poco hacia atrás.

Rodi: Tsch… -Haciendo fuerza.-

Fredek se abre paso entre Hiromu, Alfred y Ninette, acercándose a Rodi y Urian.

Urian: ¡TÚ! ¡INSOLENTE! ¿Cómo has osado aparecer después de este tiempo y destrozar mis planes?

Todos parecen sorprendidos ante la sorpresa de la relación entre Urian y su recién conocido compañero.

Fredek: Je, supongo que mi tranquilidad ya se ha visto mancillada de todas maneras.

Fredek retira el guante de su mano derecha. En la palma de su mano podían observarse varias marcas y un enorme número uno en el centro.

Fredek: ¡Ley cognitiva! ¡”No te muevas”!

De nuevo un aura purpura esférica nace de Fredek y envuelve a Urian. El malvado Urian queda totalmente paralizado.

Rodi: ¡¿Eh?!

Alfred: ¡Que pasada!

Ninette: Lo ha…paralizado….

Hiromu: Ese número… esa habilidad…

Fredek se da la vuelta y, tras hacer algunos extraños sonidos sonríe a todos.




Fredek: Supongo que ya os habréis dado cuento. Soy un X-Pirit, el X-Pirit numero uno.

Fredek Pavlov, el X-Pirit numero uno ha aparecido en el momento más indicado. Su poder parece sobrepasar los límites de la realidad. Y está de parte de Hiromu y los demás. ¿Será suficiente para detener a Urian?

Continuará... Capítulo 78: La furia del tirano


1 comentario:

Yaiza dijo...

wooo... pero que capitulazo!! Durante todo el cap sufriendo por la bomba y al final pum la bomba es Fredek porque creo que me encanta ❤

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)