17 de noviembre de 2016

Capítulo 68: Perdido

[Inmediaciones de la torre de Tokio, Tokio, Japón]

La tarde pinta el cielo de un naranja que va volviéndose rosa. Algunas nubes manchan de un gris oscuro ese cielo. En la tierra una ciudad llena de luces que ya empiezan a encenderse. Pero cerca de la torre emblema de la ciudad de Tokio una paisaje apocalíptico y devastado da escenario a un hecho determinante en el devenir del mundo.

Hiromu: ¡¡GRAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARG!!

Los desgarradores rugidos de Hiromu parecen salir de otra dimensión, y se escuchan especialmente alto. Su piel se ha tornado completamente negra, dos marcas rojas han salido en sus mejillas, su pelo ha crecido sin perder su tono negro y sus ojos inyectados en el intenso azul y negro habitual del modo reverso atestiguan cuan poderoso puede llegar a ser. Pero su gesto habitual de tranquilidad y determinación se ha convertido en un gesto desquiciado de ira y rabia.


Desde la azotea del edificio de la SWT todos empiezan a ponerse nerviosos. Alfred, Rodi, Leila, Aika y Jack observan la escena con preocupación.

Alfred: *Hiromu por favor…*

Rodi desenvaina sus dos katanas, aun con su cuerpo lleno de heridas por el combate con el monstruo.

Alfred: ¿Pretendes meterte ahí en medio, en tu estado?

Rodi: Tsch… ¿acaso tu no lo harás? Es Hiromu de quien hablamos.

Alfred piensa unos segundos apretando los puños.

Alfred: No estamos en las mejores condiciones, pero si este debe ser nuestro final… que así sea.

Alfred y Rodi se disponen a bajar por las cornisas del edificio pero una mano morena detiene a Rodi.

Leila: Esperad…

Leila les indica que miren hacia Jack que se está subiendo de nuevo a un helicóptero.

Jack: Estáis demasiado débiles como para hacer una locura de ese calibre. Esperad aquí arriba mientras yo me ocupo de hacer entrar en razón a Hiromu.

Alfred y Rodi piensan unos segundos con gesto de dolor. Finalmente acceden y dan una señal a Jack, este le responde con un “pulgar hacia arriba”. Mientras todo esto acontece Aika había entrado al edificio en busca de algo…

Aika: *Tengo que darme prisa… tal vez pueda salvarte… mamá…*

Aika corre por los destrozados pasillos del edificio. Muchas de sus paredes habían caído dejando al descubierto el duro armazón interior que le permite seguir en pie despues de tanto seísmo.

En una sala cercana Katie abre lentamente los ojos.

Katie: N.... Nmmm ¿dónde?

Ninette toma su mano mientras le sonríe desde una camilla a su lado. Ambas parecen muy demacradas.
Alan y Tom las atienden lo mejor que pueden.

Tom: ¡Katie! ¿Estás bien?

Katie: Nya, si. Pero… ¿Qué es todo ese ruido? Hiromu ha combatido ya a…

Ninette mira con gesto de preocupación a Katie.

Ninette: Ka…Katie… las cosas se están complicando mucho.

Alan se aproxima e inyecta suero a la bolsa de Katie.

Alan: Procura mantenerte tranquila Katie. Tu cuerpo ha perdido muchos líquidos.

Tom: A decir verdad, con ese cuerpecito, es casi un milagro que hayas despertado tan pronto.

Katie les mira seria.

Alan: Vamos, no te preocupes. Eres la dirigente de todo este cuerpo que somos la SWT. Tú más que nadie deberías saber que el enemigo no lo tendrá nada fácil.

Katie continúa preocupada, Ninette le aprieta la mano.

Ninette: Por favor… no pierdas la esperanza en tu equipo…

Katie mira a Ninette sorprendida y le dedica una ligera sonrisa.

Katie: Claro…

Mientras tanto Aika había alcanzado una extraña sala en uno de los pasillos más alejados del edificio.
Las luces se encienden poco a poco, el olor a productos químicos inunda la zona.

Aika: Bien, no es mi laboratorio pero creo que me servirá.

[Zona exterior]

Jack vuela en un helicóptero sobre el campo de batalla. Urian y Pythia permanecen impasibles observando los destrozos que Hiromu está generando a su alrededor.

Jack: El aire es más violento cerca de Hiromu… me está costando trabajo maniobrar..

Jack saca un megáfono por la ventanilla del helicóptero y se dispone a hablarle a Hiromu.

Jack: ¡Hiromu! Soy yo, tu colega Jack. ¿Puedes oírme?

Hiromu mira de reojo al helicóptero y una onda telequinética sale desde su cuerpo. El helicóptero se tambalea y hace que Jack tenga que reequilibrar el aparato.

Jack: Tsch…

Hiromu no parece darle importancia a Jack y continúa centrado en su enemigo.

Hiromu: ¡¡URIAAAAAN!!

Hiromu se lanza contra Urian instantáneamente con un velocidad sobre humana. Urian detiene con su brazo de acero a Hiromu.

Urian: Je… parece que estas algo enfadado, Hiromu Kurogawa.

Ambos se miran de cerca, con ambas caras a pocos centímetros.

Hiromu: ¡¡GRAAAAAAAAAAAAAAAA!!

¡BAAAAAAAAAAAAAM! Una nueva onda oscura emerge de Hiromu. Pythia se protege con un muro de magma solido, Urian parece no afectarle a pesar de la proximidad.

Jack se aproxima de nuevo hasta Hiromu, esta vez baja el helicoptero casi al suelo.

Jack: ¡Hiromu! Estas provocando muchos destrozos con esas ondas descontroladas… que tal si…

¡RAAAAAAAAAAAAANG! Una nueva onda hace tambalear el helicóptero y sus aspas se parten.

Jack: ¡Mierda!

Jack sostiene el mando del helicóptero como puede pero este se mueve con violencia.

Desde la azotea Alfred, Rodi y Leila observan con horror lo acontecido.

Alfred: ¡Jack!

Rodi: Mierda…

Leila saca rápidamente una flecha y le ata una cuerda. Seguidamente apunta al helicóptero, un blanco difícil.

Leila: Por favor… por favor… no quiero fallar ahora…

¡ZOUUUF! Leila dispara la flecha que atraviesa el cristal del helicóptero y se clava en el puesto de mando delante de Jack.

Jack: ¡Oh! Esto me viene muy bien….

Jack toma la flecha con la cuerda pero…

¡FLAAAAAASH! La cuerda arde por completo. Desde el suelo una orgullosa Pythia sonríe con malicia.

Jack: Oh no…

Leila: !NO PUEDE SER!

El helicóptero gira cada vez más deprisa hacia un edificio cercano.

Jack: Tsch… esto me va a doler…

¡BOOOOOOOOOOM! El helicóptero impacta contra un edificio cercano creando una explosión.

Leila: No….

Alfred: Jack…

Rodi: Musculitos...

Mientras Hiromu continúa desbocado, liberando rayos y ondas telequinéticas de color negro. La fuerza de estas es tal que el mobiliario urbano vuela por los aires, las baldosas salen despedidas y los edificios cercanos son dañados.

Urian: ¡Eso es Hiromu Kurogawa! ¡DESTRUYELO TODO!

¡PAF! Hiromu se monta sobre Urian y le agarra la cabeza con una de sus manos.

Hiromu: ¡MUERE BASTARDO!

¡RAAAAAAAAAAAAAAAANG! Hiromu descarga una poderosa onda de energía directa sobre la cabeza de Urian que hace reventar el casco protector que le ocultaba parte del rostro. Este tras zafarse de Hiromu, retrocede.

Urian: ¡UGH! Eso fue peligroso…

Los trozos del casco chisporrotean en el suelo. La melena plateada de Urian por primera vez es mostrada ante Hiromu. El verdadero rostro de su enemigo es muy parecido al de cierto conocido.


Urian: Jajajaja, vaya eso no me lo esperaba Hiromu Kurogawa. Parece que esta vez sí que voy a tener diversión de verdad.

Urian se abre de brazos creando un campo gravitacional a su alrededor.

[Salas internas del edificio SWT en Tokio]

Aika termina de colocar el plato decorado en una mesa.

Aika: ¡Alexander!

Alexander aparece en forma de holograma a través del plato.

Alexander: Vaya, mi sacerdotisa favorita.

Aika: Alexander, por favor. –Llora.-

Alexander: Vaya, ¿Por qué lloras, bonita?

Aika: Luz…Luzdivina… ha…. –Llora desconsoladamente.-

Alexander: Vaya…

Aika: ¡Tienes que devolverla a la vida! ¡Por favor!

Alexander mira a Aika con gesto de preocupación.

Aika: Por favor… no puede morir ahora…

Alexander: Aika… sabes perfectamente que eso que pides es imposible.

Aika: ¡No lo es! ¿Puedes tomar a la Luzdivina de otra línea temporal no?

Alexander continúa guardando silencio.

Aika: Puedes tomar a la de la línea temporal más parecida. ¡¡Por favor!!

Alexander: Lamento desilusionarte. Pero no está permitido migrar una entidad de una línea temporal a otra. Eso crearía un enorme desarreglo y además sería como matarla de la línea de la que la sacásemos.

Aika solloza desilusionada.

Alexander: Ella ha elegido por su hijo y por todos vosotros. Por ti también.

Aika mira a Alexander con los ojos rojos de llorar.

Alexander: Luzdivina pasó por aquí antes de marcharse del todo. Ella sabía cómo controlar este lugar y dejó un mensaje aquí.

Aika: ¿Un mensaje?

Alexander: Si, lo hizo con sus últimas fuerzas. Un mensaje, digamos, holográfico o algo parecido.

Aika: ¡Quiero verlo!

Alexander: Lo siento, dejó instrucciones muy precisas. Esos mensajes se vaporizan después de ser abiertos. El destinatario no eres tú.

Aika: Hiromu…

Alexander: Pero no te apenes. También dejó un mensaje, aunque en forma de recado, para ti.

Aika mira a Alexander con gesto de niña pequeña.

Alexander: Ella te ha legado su testigo como eminencia de la ciencia y dueña de los laboratorios. Todos sus proyectos, sus enseres y por supuesto su voluntad. Ahora es tuyo Aika.

Aika coloca sus manos juntas sobre su propio pecho y sonríe derramando unas lágrimas más.

Aika: Gracias… Luzdivina-sama… Mamá…

Alexander: Ahora creo que te necesitan ahí fuera. Parece que Hiromu no pasa por su mejor momento. Está extrayendo mucha energía del reverso, pero su aura es diferente.

Aika: Ah, es verdad. Todavía hay algo que he venido a hacer aquí….

¡PLAS! Aika saca el plano que rescató de los descubrimientos que Luzdivina rechazó.

Aika: Perdóneme maestra, pero me reservé el derecho de conservar este.

Aika toma varias probetas y comienza a seguir las instrucciones del plano.

[Exterior del edificio]

¡PAAAAF! ¡POOOOOF! Hiromu y Urian colisionan numerosas veces generando diversas ondas de choque. Los destrozos en cada impacto son enormes.

Alfred: Tenemos que detenerles. Si continúan destrozando la ciudad llegarán a los lugares de salvamento donde se encuentran la mayoría de habitantes.

Rodi se prepara nuevamente y mira a Leila.

Rodi: Leila, creo que esta vez no vas a detenernos.

Ninette: ¡Pero yo sí! –Grita con determinación-

Alfred y Rodi se voltean para observar a Ninette.

Ninette: Deberías bajar ahora mismo a que os revise Alan.

Rodi: Ninette, la situación no está como para que nos ausentemos.

Alfred: Si, la madre de Hiromu…

Ninette: Me acabo de enterar de lo que le ha ocurrido a Luzdivina-san.

Ninette entristece el rostro unos instantes para luego mirarles con determinación nuevamente.

Ninette: Pero no es momento de flaquear o su sacrificio habrá sido vano. Si alguien debe hacer entrar en razón a Hiromu-kun, soy yo.

Ninette camina hacia Alfred y Rodi haciendo sonar sus botas.

Ninette: La madre de Hiromu me dijo que se alegraba de que estuviese protegiéndole, eso la tranquilizaba. Y además…

Ninette genera un camino de hielo hasta el suelo y mira a sus dos compañeros antes de lanzarse a la batalla.

Ninette: Yo misma le prometí a Hiromu que siempre le protegería…

Ninette se desliza por el tobogán de hielo hasta llegar al suelo. Ahí observa como Hiromu, completamente oscurecido, pelea contra Urian.

Ninette: Hiromu que te ha pasado...

¡TAP! ¡TAP! Alfred y Rodi caen a ambos lados de Ninette. Esta les mira con gesto de tranquilidad.

Alfred: Si pensabas que íbamos a dejarte sola ante el peligro es que no nos conoces bien.

Rodi: Somos un equipo, no lo olvides. –Desenvaina sus katanas.-

Ninette sonríe a sus compañeros y mira hacia el campo de batalla.

Ninette: Bien chicos, salvemos a Hiromu.

Hiromu está hundido en la locura, pero sus amigos están dispuestos a hacerle entrar en razón. Las fuerzas están cada vez más mermadas, pero la batalla continúa.


Continuará... Capitulo 69: Lazos

1 comentario:

Yaiza dijo...

Woooo! Que fuerte esta Hiromu,pero Ninette y los demas tienen que darle la lucidez. Aika es to kawaii ~ <3 Que ganas del siguiente capitulo que empezará la pelea tocha!!

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)