6 de octubre de 2016

Capítulo 65: Batalla de reinas

[Sede de la SWT, Tokio, Japón]

Una nerviosa Katie corre por los pasillos dando diversas órdenes a generales y científicos.

Katie: ¡NYAAA! Dispersaros por las regiones de Kawasaki, Sagamihara y, aquí mismo, Tokio. Tenemos que reducir los daños personales y materiales todo lo posible.

Agente SWT: ¡Katie-sama! Hemos mandado apoyos aéreos a Rodi-san y Alfred-san para que les acerquen rápidamente hasta los monstruos de Sagamihara y Kawasaki.

Katie: Bien, ¿Está controlada la situación en Yokohama?

Agente SWT: Estamos protegiendo al mayor número de civiles posibles en la zona de la bahía. Pero parece que Ninette-hime se está encargando de retener al enemigo ella misma.

Katie se detiene ante unos monitores y teclea rápidamente, enviando mensajes a varios cuarteles mundiales de la SWT.


Katie: Bien, aun así no permitáis que le ocurra nada malo. En lo que respecta a Tokio, centrad vuestros esfuerzos en detener a ese monstruo. ¿Habéis mandado apoyo aéreo a Hiromu también?

El agente se rasca la cabeza, avergonzado.

Agente SWT: Bueno, verá… resulta que…

Katie mira con ojos curiosos al agente que se sonroja y evita mirar a su superior.

Agente SWT: ¡Le hemos perdido! ¡Hiromu-san parece más rápido en el aire de lo que nuestros helicópteros pueden ser! –Suda nerviosos y sonrojado.-

Katie pone rostro de travesura y confianza.

Katie: Nyejejeje… Vaya Hiromu, te tomas muchas confianzas con tus habilidades. Espero que no tardes en llegar.

[Bahía de Yokohama, Japón]

Ninette se mantiene firme ante la fogosa Pythia. Varios hombres de magma brotan del suelo, pero son combatidos por los ninjas de Ninette.

Kojiro: ¡Aquí viene Kojiro! ¡Jiaaaaa!

Kojiro se mueve danzando mientras utiliza su kusarigama. La cadena se mueve rápido gracias a la pesa que hace caer varios hombres de magma a la vez. Esta misma cadena sujeta a otros para ser cortados por la hoz al otro extremo.

Hanami: ¡Koji! ¡Déjame algunos a mí!

Hanami pelea cerca de Kojiro agitando sus tessen para efectuar letales cortes en puntos vitales.

Koga: ¡Manteneos firmes! ¡No temáis al dolor! Tenemos que defender a Ninette-sama a cualquier precio. ¡Incluso vuestra vida!

Koga se mueve ágil dando puñetazos, patadas y lanzando kunais. Pocos hombres de magma resisten sus rápidos y certeros movimientos.

Kagemaru: Tsch… demasiado fácil para mí.

Kagemaru se mueve como una sombra. Veloz y letal utiliza sus ninjato para cortar tantos hombres de magma como se interponen en sus movimientos.

Mientras, Pythia y Ninette continúan mirándose, como dos felinas pensando sus movimientos.

Pythia: ¿Piensas quedarte mirando todo el rato, chica de hielo?

Ninette mira con atención a su enemigo y aprieta la cruz de su rosario sin decir nada.

Pythia: Je, supongo entonces que tendré que ser yo la encargada de…  ¡ROMPER EL HIELO!

Como por sorpresa dos columnas de fuego brotan del suelo tras Ninette. Esto sorprende a la chica que mira hacia atrás los instantes justos para, al volver a dirigir la mirada al frente, encontrarse de bruces con su enemiga a pocos centímetros.

Pythia: Muy descuidada…

¡PAAAAF! Pythia da un tortazo a Ninette, que cae al suelo sorprendida.

Pythia: Esto va a ser muy sencillo.

Ninette mira a Pythia desde el suelo acariciándose el golpe que ha dejado sonrojada la pálida piel de la chica.

Pythia sonríe con un gesto malvado. Pero a los pocos segundos empieza a notar su mano adormecida.

Pythia: Pero que…

La mano de Pythia muestra serios signos de cianosis y congelación.

Pythia: ¡AAAAAAGH!

Pythia sujeta su mano adolorida y azulada.

Ninette: Se suele decir que jugar con fuego es malo. Porque al final te acabas quemando.

Ninette se levanta lenta y amenazantemente del suelo. Su tranquilidad es perturbadoramente fría, como si no temiese a la muerte.

Ninette: Pero jugar con hielo te aseguro que es mucho peor.

¡PAAAAAF! Ninette le devuelve el tortazo con una sorpresiva rapidez y Pythia rueda por el suelo del impacto.

Pythia: ¡AAAAAAAAAAGH!

Pythia coloca sus manos sobre su adolorida mejilla, que ahora también luce la mano marcada en azul debido al tortazo helado de Ninette.

Pythia: ¡Estúpida atrevida!

¡FLAAAAAAAAAAAAAAAAM! Una columna de fuego envuelve a Pythia. Esta emerge de las llamas con la mano y el rostro sanados por las llamas.

Pythia: Necesitaras mucho más que eso para derrotarme. ¡PERO NO PASARÉ POR ALTO TU OFENSA!

¡FLAM! ¡FLAM! Pythia genera varias bolas de fuego en sus manos y comienza a lanzarlas contra Ninette. Esta se mueve evitando algunas y deteniendo otras mediante pequeños muros de hielo que va levantando.

Ninette: *Debo pensar en algo para derrotarla. En condiciones naturales el hielo no tiene nada que hacer contra el fuego. Por mucho que cargue de “psi” mi hielo, solo conseguiré retrasarla, en ningún caso detenerla.*

Varios hombres de magma brotan cerca de Ninette como por sorpresa.

Koga: ¡Ninette-sama!

Ninette toma su pistola de sus medias y, cargando esta con un vaho gélido, el arma dispara balas criogénicas contra los entes ígneos.

Ninette: ¡Seguid cubriendo a la gente! No permitáis que ninguno de estos hombres de magma dañe a ningún civil.

Koga: Tsch…

Koga mira preocupado a Ninette unos instantes.

Kagemaru: ¡¿No has oído las ordenes Koga?! –Remata a un hombre de magma cercano.-

Koga: Si…

Koga continúa su lucha contra los entes magmáticos, pero mantiene su gesto de preocupación.

Pythia: Es un esfuerzo inútil. Puedo generar y regenerar tantos de esos hombres de magma como desee. ¡JAJAJAJA!

Ninette mira de reojo a Pythia y dispara una bala helada contra ella. La chica de fuego mira seria a Ninette mientras la bala se derrite y esfuma antes de impactar contra esta.

Pythia: Un recurso muy pobre chica de hielo.

Un torbellino de fuego rodea a Pythia con gran violencia.

Pythia: Esto empieza a aburrirme. Será mejor calentar el ambiente más todavía.

La chica adquiere una capa de llamas y su pelo se incendia por completo. De las comisuras de sus labios empieza a chorrear magma.

¡FLAAAAAAAAAAAAM! Una intensa y roja llamarada sale despedida desde la boca de Pythia hasta una Ninette que, al estar eliminando hombres de magma, no puede evitar recibir el impacto abrasador.

Ninette: ¡IAAAAAAAAAAAH!

Ninette cae al suelo seriamente dañada por el fuego. Este se extingue a los pocos segundos, pero la chica de hielo luce débil sobre un charco de agua.

Koga: ¡Ninette-sama!

Esta vez los cuatro ninjas corren y forma barrera entre Ninette y Pythia.

Pythia: Jejeje….

Los hombres de magma se multiplican rápidamente ante el cese de la resistencia ninja.

Pythia: Vaya, vaya. Los cuatro peones de la dama de hielo ahora me prestan atención. -Prende sus manos con vivas llamas.- ¡Que emocionante!

Koga: Muchachos… ha llegado el momento de cumplir con nuestro deber. Ninette-sama esta herida… y no podemos permitir seguir viviendo por encima de nuestra señora.

Los cuatro ninjas se colocan en posición defensiva rodeando a Ninette.

Pythia: Vaya, vaya. Que interesante…

Ninette intenta ponerse en pie mientras su cuerpo chorrea agua, como un muñeco de nieve cuando llega la primavera.

Ninette: *Tengo varias quemaduras por el cuerpo. Mi hielo está intentado sanarme… pero pierdo mucha energía en el proceso….*

Ninette resbala en su intento de ponerse en pie y cae al suelo de nuevo como un trapo empapado de agua.

Koga: Manténgase quieta Ninette-sama. Nosotros nos encargaremos del resto.

Ninette mira a sus cuatro ninjas que la rodean como escudos humanos que no temen la muerte.

Ninette: Chicos… no puedo permitir que muráis delante de mí… no…

Koga: Es nuestro deber, Ninette-sama.

Kojiro: El guay de Kojiro está listo para defenderla.

Hanami: Su sonrisa es mi sonrisa Ninette-sama.

Kagemaru: No habrá perdón para los que dañan a mi señora Ninette.

Ninette mira con impotencia como su cuerpo casi no le responde.

Pythia: Muy bien…. Si es lo que queréis… ¡ARDED!

¡FLAAAAAAAAAAAAAAAAAM! Una nueva llamarada avanza violenta hacia los ninjas.

Koga: ¡Soportad el dolor!

Hanami, Kojiro y Kagemaru: ¡SI!

¡CRRRRRRRRRRRRRASH! Un muro de grueso hielo azulado brota bloqueando el impacto de la llamarada.

Koga: ¿C…como?

Los cuatro ninjas miran hacia Ninette. La chica de hielo se toca el pecho jadeando.

Ninette: He soportado mucho dolor en el pasado.

Ninette se pone en pie lentamente mientras su cuerpo sigue creando hielo que no tarda en derretirse para sanar las quemaduras.

Ninette: Y no me refiero a dolor físico, sino a uno mucho peor.

Ninette da un pequeño paso con dificultad.

Ninette: Mi familia nos daba de lado a mis padres y a mí por diferencias de pensamiento. Mi madre murió delante de mí debido a su bondad. Mi padre nos dejó cumpliendo con su deber…

La chica avanza mientras su piel rojiza por la llamarada es lubricada con una capa de fría agua.

Ninette: A pesar de todo soporté todo aquello y continué el proyecto de mi padre. Pero por suerte no estuve sola…

Ninette se apoya sobre sus cuatro ninjas con esfuerzo. Estos la sostienen sorprendidos.

Ninette: Vosotros cuatro sois lo único que me queda de mi familia…

Ninette sonríe con dulzura mientras continúa chorreando agua de su frente.

Ninette: Debo defenderos a todos…

Los ninjas continúan apoyándola mientras el muro cada vez se derrite a más velocidad.

Ninette: Además, ahora formo parte de un proyecto muy importante…

¡CRRRRREC! El muro de hielo se resquebrajan con gran rapidez.

Ninette: En ese proyecto estoy ampliando mi familia. Así que no puedo decepcionarles…

Ninette mira sonriente a sus cuatro ninjas.

Ninette: Hiromu-kun confía en mí…

¡CRAAAAAAAAAAAAAAASH! El muro salta en pedazos mostrando a una furiosa Pythia al otro lado.

Ninette: Así que es el momento de jugar mis cartas.

Poco a poco Ninette se mantiene sobre sus piernas que ahora están algo temblorosas. Esta se abre paso entre sus cuatro ninjas que la acompañan, dos por cada lado.

Ninette: ¡Luchemos juntos!

[Kawasaki, Japón]

Alfred se encuentra ante uno de los monstruos invocados por Pythia. Se trata de una serpiente roja  con varias placas en la espalda.

Alfred: Vaya jaleo está formando esta culebra.

La serpiente se percata de la presencia de Alfred y le mira con ojos viperinos.

Alfred: Supongo que ahora me toca a mi encargarme de esto.

¡RAAAANG! Alfred abre los brazos y deja que su cinturón brille con tonos verdosos. Sobre el dorso de ambas manos aparecen dos escudos translucidos de color verde.

Alfred: Muy bien, estoy listo para darte una paliza, reptil.

Alfred se coloca en posición defensiva y la serpiente ruge mostrando su lengua bífida.

[Sagamihara, Japón]

La gente corre despavorida. Una enorme criatura mezcla de armadillo y toro está destrozando varias casas del lugar.

Rodi: Tsch… Uno acorazado. Siempre me toca lo más divertido.

Rodi desenvaina ambas espadas y sus muñequeras brillan con un violento tono rojo.

¡GROAAAAAARG! La criatura ruge y embiste hacia Rodi. Este eleva sus espadas y las cruza sobre su cabeza. El aura roja las envuelve y tras esto las separa blandiéndolas con energía.

Rodi: ¡ESTE DUELO SERÁ A MUERTE!

[Sede de la SWT, Tokio, Japón]

Una sudorosa Katie guía a varios generales para que disparen contra una especie de lagarto gigantesco.

¡GROAAAAARG! La criatura avanza haciendo temblar el suelo.

Katie: ¡No os durmáis! Si esa cosa alcanza la base estaremos perdidos.

Jack: Ya habéis oído chicos, ¡FUEGO A DISCRECIÓN!

¡BOOOOM! Varios cañones de plasma disparan contra la criatura que parece resistir y no cesar en su avance.

Katie: *Si esta base cae será el fin de Japón y un gran desastre para el resto del mundo…*

¡GRAAAAAAARG! ¡BOOOOM! El lagarto gigante dispara una abrasadora ola de llamas que arrasa la zona cercana.

Agente SWT: Katie-sama, los cañones de plasma no le hacen nada. Es como si fuese una masa elástica indeformable.

Katie: ¿Qué estás diciendo?

[Kawasaki, Japón]

Alfred suda manteniendo los escudos en sus brazos. La zona de alrededor está completamente devastada y en el suelo pueden apreciarse los cercos que la enorme serpiente deja al moverse.

Alfred: -Jade, jadeo.- Es inútil, por más que la golpeo y perforo vuelve a su estado original…

[Sagamihara, Japón]

¡ZAS! ¡ZAS! ¡ZAAAAS! Rodi efectúa cortes rápidos como un loco sobre la enorme criatura armadillo toro.

Rodi: ¡¿POR QUE?! ¡¿Por qué NO PUEDO CORTARTE?!

Las laceraciones no duran ni un segundo sobre el cuerpo de la criatura. Estas sanan al instante.

Rodi: ¡JODEEEEER!…

[Sede de la SWT, Torre de Tokio, Japón]

Katie: Es… es como si… esas criaturas…

¡GROAAAAAR! El lagarto se acerca peligrosamente.

Katie: …no estuvieran vivas.

¡RAAAAAAAAAAAAAANG! ¡GROAAAAAAAAAR! Una poderosa explosión telequinética hace caer al enorme lagarto al suelo.

Jack: Pero que…

Katie y todos observan a lo lejos la silueta de alguien conocido.

Hiromu: Perdonad la tardanza.

Hiromu levita haciendo ondear la cola de su chaqueta. Su piel plateada y ojos azules muestran que se encuentra en forma aerotitanio.

Katie: Hiromu… -Respira algo aliviada.- Llegas tarde, pero más vale tarde que nunca. –Sonríe traviesa.-

[Bahía de Yokohama, Japón]

Ninette se recompone como puede del ataque y se prepara para seguir combatiendo a Pythia. El escuadrón Kuznetsova la acompaña, dos por cada lado.

Ninette: ¡Al ataque!

A los pocos segundos Ninette comienza a generar trozos de hielo y pequeños escudos para golpear y defenderse de Pythia. Esta los derrite y evita todos sin problemas. Al mismo tiempo los ninjas se zafan y derrotan a los hombres de magma que van surgiendo. Esta vez la sincronización de los cuatro ninjas con Ninette es casi perfecta, no dejando ningún punto muerto. Finalmente Ninette no resiste más y, tras bajar la guardia, recibe una bola de fuego de Pythia que la hace retroceder y caer de nuevo al suelo.

Pythia: -Sonrisa malvada.- Es inútil que te resistas. Las leyes de la naturaleza son inalterables. El fuego derrite el hielo, y no puedes hacer nada por cambiar eso.

Ninette mira a su enemiga sin decir ni una palabra, fría como el hielo.

Pythia: Bueno, supongo que para decir tonterías mejor no decir nada ¿no?

Ninette mira profundamente a Pythia con sus ojos rojos. La malvada mujer ígnea suelta una risilla y avanza lentamente hacia Ninette.

Pythia: Antes de terminar contigo permíteme contarte que ocurrirá en tu ausencia. Tus amiguitos, que ahora se encuentran en diversos puntos de Japón, morirán a manos de mis criaturas. Ya que están hechas con un compuesto especial de aerotitanio elástico y autoregenerable.  Ese Lumiere era un lumbreras. Lástima que lo mataseis.

Ninette continúa en silencio observando como Pythia cada vez está más cerca de ella.

Koga: ¡Ni un paso más!

Los cuatro ninjas forman un muro entre Ninette y Pythia.

Pythia: Tsch… sois muy molestos…

¡FLAAAAAAAAAM! ¡CLANG! Pythia se enzarza en una rápida escaramuza contra los cuatro ninjas.

Pythia: Jajaja, ¡se acabaron los juegos!

¡BOOOOOM! Pythia detona una bomba de fuego que hace rodar por el suelo a los cuatro ninjas a la vez.

Ninette: ¡NO!

Los cuatro ninjas yacen en el suelo chamuscados, pero aparentemente vivos. Solo Koga se mantiene consciente.

Koga: Bas…tarda…

Pythia vuelve a dirigirse hacia Ninette.

Pythia: ¿Por dónde íbamos? ¡Ah! Si, ya recuerdo. –Prende sus manos con fuego.- Hablábamos de lo perdidos que están tus amigos al enfrentarse a mis creaciones.

Pythia se detiene delante de Ninette.

Pythia: Pero bueno, todo a su debido tiempo.

Los brazos de Pythia arden con fuerza.

Pythia: Y ahora… -Sonríe macabramente.-  ¡Es hora de consumir el hielo entre las llamas más abrasadoras!

¡CLAAAAAAAAAANG! Por sorpresa Koga se monta sobre Pythia para retenerla mientras le pone un kunai al cuello.

Ninette: ¡Koga-san!

Pythia: ¡Suéltame! ¡Estúpido ninja!

Koga: ¡No harás más daño a Ninette! ¡No mientras la voluntad de su padre viva en mí!

El contacto con la chica de fuego hace que Koga reciba graves quemaduras. El kunai no tarda en derretirse.

Ninette: Koga, detente. Te estás quemando.

Koga mira con gesto de dolor pero sonriente a Ninette.

Koga: Ninette-sama… prometí a su padre, el general Kuznetsov, que en su ausencia lo más parecido a un padre que le quedaría.... sería yo.

Ninette: Mi padre se sacrificó por mucha gente y por mí. Le estoy muy agradecida, pero no necesito que nadie más muera. ¡Por favor!

Koga: Es mi deber señorita Ninette.  Y además su padre lo quería así, yo lo quiero así.

¡FLOOOOM! Pythia hace más violentas sus llamas haciendo que Koga afloje su agarre. ¡PLAAAAAF! Esta aprovecha y agarra a Koga zafándose de él y estrellándolo contra el suelo. Acto seguido le apunta con su mano.

Pythia: ¡Pagaras cara esta ofensa, rata asquerosa!

¡FLAAAAAAAAAAAOOOOM! Una llama explosiva estalla sobre Koga haciéndole volar por los aires esparciendo varios chorros de sangre en el vuelo.

Ninette: ¡KOGAAAAAAAAAAAAA!

Mientras vuela por el aire se puede ver como mira a Ninette con una sonrisa antes de estrellarse contra el suelo y quedar inmóvil.

Ninette: ¡NOOOOOOOOOO! –Las lágrimas brotan de sus ojos y resbalan por sus pálidas mejillas.-

Ninette solloza con gran dolor mientras la malvada mujer de fuego avanza de nuevo hacia ella.

Pythia: Bien, y ahora ha llegado el momento de fundir el hielo.

Ninette mira con enorme furia a Pythia. Esta parece dispuesta a terminar sus malvados actos.

Pythia: No me culpes a mí. Esa rata decidió meterse en mi camino.

Ninette genera algunas estalactitas de hielo puntiagudo que dispara con rabia a Pythia. Todas son esquivadas por esta con leves movimientos evasivos mientras sonríe con macabra confianza.

Pythia: ¡ARDE, CHICA DE HIELO!

¡FLOAAAAAASSSSSSSSH! De las manos de Pythia brotan dos llamaradas que envuelven a Ninette en una columna de fuego.

Pythia: ¡JAJAJAJA!

La columna de fuego continúa por unos instantes sin que haya movimiento en su interior. Pythia se da la vuelta en silencio, sonriente.

Pythia: Bien, y ahora voy a rematar a esas tres ratas ninja que quedan para no dejar rastro de…

¡FRRRRRRRRRRRRRAAAASH! Un violento sonido, mezcla entre el crepitar de las llamas y la escarcha al formarse, sale de la columna de fuego en la que se hallaba Ninette. Pythia vuelve a girarse hacia esta, sorprendida.

Pythia: ¡No!  ¡No es posible!…

Ninette sale caminando de la columna de fuego radiando en color blanco. La columna de fuego se deforma para dejar pasar a la fulgurante chica de hielo como si fuese una cortina. Sus ojos muestran determinación a la vez que aun sueltan alguna lágrima.

Ninette: Este sacrificio… será en tu honor general Kuznetsov… Papá… y también en recuerdo tuyo… Mamá…

Ninette permanece firme agarrando con fuerza su rosario mientras pronuncia sus palabras, como si fuese una oración.

Ninette: Por todos aquellos que una vez me quisieron y ya no están… Y por todos los que siguen a mi lado, a los cuales debo proteger. Soportaré con entereza el dolor, porque será pasajero si ellos siguen a mi lado.

El aura blanca de Ninette brilla cada vez con más fuerza al igual que su rosario. Su mirada es seria y madura. La de alguien que ha asimilado su propio dolor con fortaleza.

Ninette: Así que este sentimiento me lleva hasta una batalla inevitable. Y la lucharé por ellos. Y por supuesto… ¡por el futuro!

¡FLOOOOOOOOOOOOOOOOSH! Ninette es envuelta por un fuerte halo de luz blanquecina.

Alexander (Subconsciente de Ninette): Vaya, vaya…. muy bien Ninette Kuznetsova. Parece que has activado el verdadero poder de tu artefacto arcano… la forma arcana verdadera… ¡Ahora ayuda a la justicia con tu fortaleza!

Ninette experimenta una transformación. Su pelo ahora luce suelto y liso, además de haber cambiado su color plateado por un blanco impoluto. Sus ojos se han coloreado de un purpura profundo y su piel de un blanco níveo.  Luce un precioso vestido de hielo azulado y en su mano brota un afilado florete de hielo.



Ninette: ¡Fortaleza, Forma arcana verdadera!

Ninette agita el florete de hielo y una enorme ventisca golpea a Pythia, derribando todos sus hombres de magma y haciendo que esta merme sus llamas y se proteja levantando el brazo.

El dolor en el interior de Ninette ha sido acrecentado de nuevo por el sacrificio de Koga. Pero algo es diferente en ella ahora. Su fortaleza ha alcanzado cotas suficientes para asimilar el dolor y esto ha despertado la verdadera esencia de su artefacto arcano, el rosario luz de luna. Mientras, las tres criaturas gigantes, aparentemente indestructibles, asedian diferentes puntos de Japón. Las próximas batallas serán decisivas para Japón y para el mundo.

Continuará... Capítulo 66: Duelo de titanes

1 comentario:

Yaiza dijo...

woo, que tocha Ninette!!! Espero que vengue a Koga. Y los demás a ver como solucionan lo de los monstruos xD

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)