27 de julio de 2016

Capítulo 63: Perseus VS Casiopea

Hiromu Kurogawa ha mostrado su forma reverso. Su apariencia física ha cambiado debido a sus nuevas habilidades. Una algo más larga melena ahora de color blanca y su piel metalizada dan señal de que por sus venas corre un poder poco usual relacionado con el misterioso metal aerotitanio.

Atlas y Ceto están desatando su furia para destruir Japón. Pero nuestros héroes no lo van a permitir.

Alfred: Hiromu… ¿Qué clase de poder…?

Hiromu: Luego conversaremos en detalle. Solo confiad en mí. No podemos perder ni un segundo en explicaciones.

Alfred, Rodi y Ninette se miran con determinación y dan una respuesta afirmativa a Hiromu.

¡BRRRRRRRRR! El suelo tiembla bajo el poder de un explosivo Atlas.

Atlas: ¡HIROMU KUROGAWAAAAAAAAA!

¡BOM! ¡BOM! ¡BOOOOOM! Varios estallidos de tierra se abren paso hacia Hiromu, pero este desliza su brazo horizontalmente. Un corte de energía telequinética corta y detiene la ola geológica.

Hiromu: *Es muy potente…*

Ceto: ¡Te tengo!

Ceto se ha deslizado convertido en agua hasta Hiromu pero…

¡CHANG! Un tajo le hace sangrar y alejarse.

Ceto: ¡IAAAARG!

Rodi se mantiene firme con las katanas en ristre.

Ceto: Como… ¡¿Cómo has podido herirme en estado líquido?!

Las hojas de las katanas de Rodi brillan en tono rojo, el mismo de sus muñequeras.

Rodi: Estas hojas cortarán todo sin importar su composición. ¡Porque se defenderán la una a la otra con templanza!

¡ZAS! ¡ZAS! Rodi se mueve con rapidez haciendo a Ceto esquivarle y llevándose algún pequeño corte.

¡BRRRRRRROM! Atlas continúa generando temblores.

Ninette: Hiromu-kun. Tenemos que detenerle ya.

Hiromu se abalanza hacia Atlas pero… ¡CHAP!

Una pared de agua le detiene.

Ceto: ¡No pasarás por aquí! –Exclama mientras continúa evitando a Rodi y sus katanas.-

Alfred: Ese Ceto está resultando ser muy pesado. ¡Mi turno! ¡Allá voy Hiromu!

¡CHAAAAAAS! Alfred genera un muro de energía verdosa que destruye el muro de agua.

Alfred: ¡Con prudencia vigilé los movimientos de mi enemigo! ¡Continúa hacia ese bastardo de Atlas!

Hiromu asiente y carga contra Atlas.

Atlas: ¡GRAAAAAAAARG!

¡BAAAAAAM! Atlas se defiende generando una explosión que hace rodar a Hiromu.

Hiromu: Tch…

¡CRRRRRRRAC! La zona se va congelando por un macizo hielo. Esto dificulta los movimientos de Atlas.

Atlas: ¡TCSH! ¡ESTUPIDA MUJER DE HIELO!

Ninette: ¡Ahora Hiromu-kun! ¡Mi amor ha congelado el odio de ese tipo! ¡MACHACALO!

Hiromu: ¡Sí!

Hiromu carga energía en su mano derecha y crea una porra de aerotitanio en su mano. Este corre hacia Atlas y salta hacia él.

Alfred: ¡WOW! ¿Ha materializado un objeto?

Hiromu: ¡COMETE ESTO!

¡BAAAAAAAAAAAAAAAAAAAM! El impacto destruye todo el hielo creado por Ninette y parte del cuerpo de Atlas, que ya se muestra medio destruido.

Rodi: ¡Buen golpe!

Atlas: ¡Uarg! ¡BASTARDOS!

¡BAAAAAAAAAAOOOOUM! Un fuerte estallido hace rodar a todos.

El enemigo se muestra cada vez más enfurecido.

Ceto: Jajaja parece que habéis puesto a Atlas al borde de su paciencia.

Poco a poco todos se levantan.

Alfred: Esto está siendo más difícil de lo que parece.

Ninette: La zona cercana está quedando muy deteriorada.

Rodi: Si seguimos atacando así vamos a terminar muy malparados. Ese tipo sería capaz de inmolarse con tal de destruirnos. –Se limpia un chorreón de sangre.-

Alfred: El problema es que mientras el tipo de agua siga cubriéndole, nuestros esfuerzos serán en vano.

Rodi: Si, pero es muy poderoso también.

Ninette: Tal vez si atacamos todos juntos…

Hiromu meditan unos instantes. Poco a poco se pone en pie y avanza un poco.

Hiromu: Chicos… haremos caso a la idea de Ninette.

Alfred y Rodi miran a Ninette que está sorprendida ante la aprobación de su idea por parte de Hiromu.

Hiromu: Aunque será algo diferente a lo que pensáis.

Todos se ponen en pie y se colocan cerca de Hiromu. Su enemigo continúa violento y cubierto por Ceto.

Hiromu: Supongo que ya habéis podido comprobar que en esta forma puedo volar y manipular el aerotitanio de mi cuerpo a placer.

Alfred: Je, eso de crear una porra de hierro ha sido brutal.

Rodi: Vamos Alfred, no es momento para esto. Aunque he de admitir que es sorprendente, Hiromu.

Ninette: Ah, y ese aspecto de piel pálida plateada y pelo blanco… estas muy sexy –se sonroja.- Aunque tus ojos azules de reptil con la esclerótica negra y esas marcas en las mejillas dan un poco de grima.

Hiromu: Je, supongo que no todo podían ser ventajas.

Rodi: Vamos Hiromu, ve al grano ¿quieres?

Hiromu saca su colgante del cuello.

Hiromu: Esta "forma Reverso", además de cambiar mi apariencia, permitirme volar y multiplicar mi capacidad de control sobre el aerotitanio todavía tiene un secreto. Y en ese secreto entráis vosotros tres.

Hiromu toca su piedra del valor al cuello.

Hiromu: Hasta ahora vosotros tres habéis utilizado vuestros artefactos arcanos individualmente. Pero el mío, la piedra del valor, seguía sin mostrar su poder. Pero eso ha cambiado.

La piedra libera un fuerte destello azulado y rápidamente los cuatro se sienten extrañamente unidos.

Hiromu: La razón de porque no había mostrado su poder era porque todavía no había obtenido control absoluto sobre mi sangre reverita.

Ninette: Esto… es tan extraño. Puedo sentir parte de los sentimientos de Rodi y Alfred y… también de Hiromu-kun –Se sonroja.-

Hiromu: En este estado puedo usar el verdadero poder de mi artefacto arcano piedra del valor, la psicosincronía.

Alfred, Rodi y Ninette miran a Hiromu sorprendidos y con muchas dudas.

Hiromu: Ahora compartimos habilidades y energía. Estamos unidos físicamente mediante “Psi” o “Psi arcano”.

Hiromu mira hacia sus enemigos con determinación.

Hiromu: Pero bueno, creo que aprenderéis mejor como usarlo con la práctica.

Hiromu levita y se abalanza contra Atlas. Ceto responde rápidamente.

Ceto: JAJAJAJA, ¿queréis jugar con Ceto?

¡ROOOOOOS! Ceto genera varios látigos de agua que se agitan como tentáculos intenta golpear a Hiromu.

Hiromu: ¡Rodi! ¡Necesito tu apoyo!

Rodi comienza a caminar pero es detenido por un grito de Hiromu.

Hiromu: ¡No te muevas! Puedes apoyarme desde ahí.

Rodi: Pero… ¿Qué estás diciendo?

Hiromu: Solo confía en mí.

Rodi: Esta bien…

Rodi se concentra, poco a poco puede sentir como corre al lado de Hiromu.

Rodi: Esto… es muy extraño. Me siento como un fantasma.

Hiromu: Nada más lejos de la realidad. Es el poder de los artefactos arcanos.

Rodi: Si…

Hiromu: Ahora… ¡Hagámoslo!

Rodi: ¡SI!

Hiromu salta hacia Ceto y varios tentáculos de agua se disponen a golpearle.

Ceto: ¡Adiós, Hiromu Kurogawa!

Hiromu cae violentamente hacia Ceto.

Hiromu y Rodi: ¡PSICOSICRONÍA! ¡TAJO AEREO!

¡CHAS! ¡CHAS! ¡CHAAAAAS! En las manos de Hiromu brotan dos katanas de color rojo sangre y al caer corta todos los tentáculos.

Ceto: Que… ¡¿COMOOOOO?!

¡RAAAAAAAAAAS! La punta de las hojas de las espadas corta la piel de la cara de Ceto que retrocede asustado.

Ceto: Tsch….

Alfred: Así que ese es el secreto de la psicosincronía.

Ninette: Eso parece. –Se toca su pecho.- *Hiromu-kun… espero no fallarte…*

Hiromu mira hacia Ceto agachado en el suelo y extiende ambas espadas como si fuesen alas.

Rodi: Je, puedo sentir lo que vamos a hacer ahora.

Hiromu: Bien, entonces dejemos la cháchara para después. –Dice con sarcasmo.-

Tras el intercambio de palabras cómplices Hiromu sale disparado hacía su enemigo.

Ceto: Es… muy…. ¡RÁPIDO!

Hiromu y Rodi: ¡PSICOSINCRONÍA! ¡ALAS DE FENIX!

¡RAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS! Hiromu alcanza y sobrepasa a Ceto deteniéndose varios metros a su espalda con las katanas aun extendidas. Estas desaparecen casi al instante y Rodi sale del trance.

Rodi: Tsch… -Se toca la cabeza.-

Alfred: Ey, ¿estás bien? –Apoya su mano sobre el hombro de Rodi.-

Rodi: Si, solo que ese ataque ha consumido gran parte de mi energía.

Ceto permanece petrificado unos segundos y poco después cae al suelo consumiéndose como lo hizo Medusa anteriormente.

Ceto: Ja…jaja…

Hiromu le mira de reojo dándole la espalda.

Ceto: Ha sido un duro golpe… si… parece que mi tiempo ha terminado en este lugar…

¡BRRRRRRRROM! El suelo da una nueva sacudida. Atlas continúa violento algo más allá.

Ceto: Jajaja, parece que todavía os queda lo más difícil… elegidos…

Hiromu mira hacia Atlas. El enorme enemigo ya ha destruido gran parte de los edificios cercanos.

Ceto: ¡QUE OS DIVIRTAIS CON ATLAS! ¡JAJAJAJAJA!

Con esas últimas palabras, Ceto se consume por completo.

Hiromu: Chicos… todavía seguimos unidos por la psicosincronía. Tenemos que terminar con él antes de que sea demasiado tarde.

Rodi: Je, ¿dame un respiro quieres?

Hiromu: Tranquilo Rodi, por ahora encárgate de darnos apoyo. ¿Te queda energía de sobra?

Rodi: Algo tengo de más ¿por?

Hiromu: Si flaqueamos, utilízala para huir con Alfred y Ninette.

Alfred: ¡Eh! ¡¿Crees que no estamos a su nivel?!

Hiromu: Para nada, pero ahora os necesito a vosotros Alfred, Ninette. Pero al igual que Rodi no os moveréis del sitio.

Hiromu mira hacia Atlas y aprieta los puños.

Hiromu: Físicamente solo yo me acercaré a ese monstruo.

Atlas: ¡GROOOOOOOAAAAAR!

Atlas ruge como si la poca humanidad que tenía se hubiese esfumado.

Hiromu: ¡Alfred! ¡Tu turno!

Alfred: Si.

Alfred se concentra sin moverse del sitio.

Alfred: Vaya, ahora además de leer tus intenciones puedo saber exactamente lo que estas pensando.

Hiromu: Je, deja los cotilleos y dame algo de tu defensa.

Alfred: Te tomas muchas libertades solo por haber comido un plato de pasta conmigo.

Hiromu y Alfred parecen compenetrarse bien.

Hiromu: Bien, esto puede ser peligroso. Así que necesito que no te desconcentres.

Hiromu corre en círculos cerca de Atlas que no parea de generar temblores. Al hacerlo va tejiendo una red verdosa que absorbe las ondas sísmicas.

Hiromu: Vamos, más deprisa. ¡Hagámosla más resistente!

Ayudándose de varios movimientos de sus manos va tejiendo rápidamente la red.

Hiromu y Alfred: ¡PSICOSINCRONÍA! ¡ATMOSFERA PROTECTORA!

La red brilla fuerte y se transforma en una cúpula que encierra a Atlas. Fuera de ella se respira calma.

Hiromu: Bien, Alfred puedes descansar.

Alfred: Vaya, vaya. Eso ha sido muy fácil…

Rodi: No te hagas el fuerte, te tiemblan las manos.

Alfred: Vaya… jeje.

Hiromu se encuentra solo en el interior de la cúpula con Atlas. Las ondas sisimicas ahora parecen más violentas al quedar contenidas.

Hiromu: Tsch… ¡Ninette!

Ninette responde rápidamente.

Hiromu: Esto debe ser rápido, o terminaré machacado por esa cosa.

Ninette: Hiromu-kun… te dije hace tiempo que conmigo nunca recibirías daño…

Hiromu: Ninette…

Ninette: Sé perfectamente lo que estas pensando… y lo vamos a hacer…

El cuerpo de Hiromu empieza a expeler vaho gélido.

Ninette: Pero ten en cuenta que lo haría de ser de otra forma. Siempre… protegeré tu calor con mi frio.

¡CRRRRRASSS! Hiromu es envuelto por una bellísima armadura de hielo azulado y puntiagudo.

Ninette: Ahora estas protegido… ¡ATAQUEMOS!

Hiromu mira con gesto decidido a su enemigo amparado por una igual de decidida Ninette.

Hiromu y Ninette: ¡PSICOSINCRONÍA! ¡FLOR GLACIAL!

¡CRRRRRRRRRRRRRRRRRRRASSSSSH! Una gigantesca flor de hielo brota del suelo limitada por la cúpula de Alfred. Esta se traga a Atlas.

Hiromu y Ninette: ¡PSICOSICNRONÍA! ¡GLACIACIÓN!

¡CRRRRRRRRRRRRRRAASH! ¡BAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAM! La flor revienta en pedazos, haciendo explotar también la cúpula y generando una nevada por toda la zona.

Alfred: Menudo frio se ha liado en poco rato…

Hiromu aparece entre la neblina protegido por la armadura que poco a poco se va derritiendo.

Hiromu: Descansa, Ninette.

Toda la zona va volviendo a la tranquilidad pero…

¡BRRRRRRRROM! Otro temblor sacude la zona.

Rodi: ¿COMO?

Hiromu: Tsch… no puede ser…

Atlas continua furioso y jadeante. El ataque ha destruido parte de su cuerpo. Pero continúa atacando.

¡BRRRRRRRRRRROOOM! Esta nueva sacudida derriba varios edificios.

Alfred: ¡JODER! Ahora si está cabreado.

Hiromu observa aterrado y piensa como eliminar a su feroz enemigo.

Hiromu: *Están demasiado cansados como para seguir luchando… no puedo…*

Rodi: Eh Hiromu, te recuerdo que podemos escuchar lo que piensas.

Alfred: Si, seguimos sincronizados.

Hiromu: Tsch…

Ninette: Hiromu-kun, todavía puedo efectuar otro ataque.

Hiromu: ¡Me niego! Tu vida correría peligro si descargas otra cantidad de “Psi” de esas dimensiones.

Hiromu mira hacia Atlas que no cesa en su empeño por destruir la zona.

Hiromu: ¡Marchaos de aquí! Es mejor que os pongáis a cubierto. Buscad a Katie.

Alfred: ¡Me niego a moverme de aquí!

Ninette: ¡Ni yo! ¡Juré que siempre estaría protegiéndote!

Rodi: ¿Es que no aprendes nunca?

Hiromu piensa unos instantes con cara de disgusto.

Hiromu: Chicos, os necesito con vida. Lo siento…

Hiromu toca la piedra y desactiva la psicosincronía. Rodi, Alfred y Ninette se percatan del hecho.

Alfred: Se acabó… ahora solo podemos observarle desde aquí.

Rodi: Tsch… idiota… siempre acaba haciendo lo mismo…

Ninette se pone en pie haciendo un amago de ir hacia Hiromu pero cae al suelo agotada.

Ninette: ¡HIROMU-KUUUUN! ¡DESTROZALOOOOO!

El grito de Ninette llega hasta oídos de Hiromu. Esto le hace sonreír y mirar con determinación a su enorme enemigo.

Hiromu: *Esta bien, chicos. Por esta vez… dejadme esto a mí.*

Hiromu levita y asciende varios metros del suelo para luego dirigir sus manos hacia Atlas.

[Recuerdos de Hiromu, entrenamiento en el reverso]

Hiromu levita a pocos centímetros del suelo y corre desatando varias pequeñas explosiones de energía telequinética.

Alexander: Eres demasiado impulsivo. No se trata de destruir todo a tu alrededor, si no de focalizar el daño en tu objetivo.

Hiromu se detiene y medita unos segundos, molesto. Poco después repite el movimiento con el mismo resultado.

Hiromu: Tsch…. ¡Mierda!

Hiromu golpea el suelo frustrado. Alexander se aproxima hasta él y coloca su mano sobre el hombro de Hiromu.

Alexander: No flaquees, Hiromu Kurogawa. El secreto es mantener esa perseverancia tuya todo el tiempo.

Hiromu: Es demasiado difícil y no tengo todo el tiempo del mundo.

Alexander: Bueno, el tiempo aquí pasa más lento.

Hiromu: Lo sé. Pero aun así, no puedo evitar pensar que mientras tanto puede que me estén necesitando ahí fuera.

¡PAF! Hiromu golpea el suelo y frunce el ceño disgustado consigo mismo.

Alexander: Mmmm… esa guerra que ahora azota el mundo… diría que no es la única en la que tomas parte ¿me equivoco, Hiromu Kurogawa?

Hiromu mira a Alexander.

Alexander: Algo me dice que en tu interior se lleva librando una guerra que ya dura décadas.

Alexander tiende una taza de una extraña bebida caliente a Hiromu. Este parece tranquilizarse un poco y toma la taza.

Hiromu: No…. No vas desencaminado. Pero no puedo permitirme que mis sentimientos interfieran en todo esto.

Alexander: Ah, ah –niega.- Me parece que precisamente estas dando de lado tu mejor carta, Hiromu Kurogawa.

Alexander pone un poco más de bebida a Hiromu.

Alexander: Hiromu… puede parecer algo tonto preguntar algo así a estas alturas pero… ¿Por qué luchas? ¿Es por ti? ¿Es por el mundo?

Hiromu permanece pensativo unos instantes.

Hiromu: Realmente no sabría responder a eso. Sé que quiero defender a mi gente, sé lo que es justo para el mundo… sé lo que tengo que hacer.

Alexander: ¿Así que el héroe de Perseus resulta ser un mero robot que se deja guiar?

Hiromu se mantiene en silencio.

Alexander: Me parece que tienes una conciencia muy estricta. Eso no es malo en principio. Pero no puedes dejar que te limite.

Alexander se levanta y toma una vaina de aerotitanio de un árbol cercano.

Alexander: Muchas personas son como tú, buscan hacer lo correcto y sentirse bien  con ellos mismos.

Hiromu mira la fruta que su mentor ha colocado sobre la mesa de mármol blanco.

Alexander: Aunque esa paz interior que ansias…. Solo la hallaras cuando aceptes quien eres.

Hiromu observa la ojiva atentamente y pensativo.

Alexander: La gente confía en ti. Pero ¿y tú? ¿Confías realmente en ti?

[Fin de los recuerdos]

Hiromu ha creado un torbellino de energía psíquica en sus manos. Este se mantiene levitando con las manos juntas apuntando con sus dedos índice y corazón de ambas.

Hiromu: ¡JUICIO REVERITA! ¡FISURA DIMENSIONAL!

¡RAAAAAAAAAAAAAANG! Un ataque de energía cortante va directo como un misil hacia Atlas.  Y…. ¡BAAAAAAAAAAAM!

Atlas: ¡UAAAAAAAAAAAARG!

Atlas es alcanzado y la onda del impacto se expande generando una violenta corriente de aire y energía psíquica.

Alfred: ¡Menudo ataque!

Rodi: Tsch… la corriente de aire se nota algo más pesada por las partículas de “psi”.

Ninette: *Hiromu-kun… Te has hecho… muy poderoso.*

El polvo se disipa poco a poco e Hiromu desciende hasta tocar el suelo. Su aspecto físico vuelve a la normalidad.

Hiromu: Jaque mate.

En el lugar donde antes estaba Atlas ahora solo queda un cráter y nada más.

Hiromu: Tch….

Hiromu cae de rodillas al suelo.

Ninette: ¡Hiromu-kun!

Ninette, ahora algo recuperada, corre hacia Hiromu con escasa fuerzas.

Alfred: ¡Oe!… ¡Hiromu!

Alfred y Rodi se levantan a duras penas y la siguen, preocupados por su amigo.

Rodi: ¿Te encuentras bien?

Hiromu: Si, si. Tranquilos. Solo he gastado demasiada energía de golpe.

Alfred: Ese último ataque ha sido brutal.

Ninette: Si, no has dejado ni rastro de él.

Hiromu se pone en pie de nuevo amparado por Alfred y Rodi.

Hiromu: Bueno, solo le he mandado a un sitio del reverso del que no podrá escapar.

Rodi: Je, eso me recuerda a la técnica que utilizó tu madre contra el vampiro.

Alfred: Si, como se escape la liara otra vez.

Hiromu: Tranquilos, a estas alturas el guardián debe de haber dado buena cuenta de él.

[Reverso, patíbulo dimensional]

Un destrozado Atlas se mueve a duras penas por una sala penumbrosa. Su cuerpo ya está medio consumido.

Atlas: ¿Donde… estoy?

¿?: Grrrrrrrr

Los gruñidos dan paso poco a poco a una criatura mitad reptil mitad ave.

Atlas: Asique… parece que has terminado conmigo… Hiromu Kurogawa…

Los gruñidos, rugidos y golpes dan paso al silencio posterior.

Alexander: Vaya, vaya. Parece que Hiromu acaba de alimentarte, eh “Puppy”. –Dice con sarcasmo mientras degusta una extraña fruta.-

[Base de Cepheus]

¡BLAM! Una gigantesca puerta de metal se abre golpe. Una mujer cabreada avanza a paso ligero haciendo sonar sus tacones.

Pythia: No… ¡NO ES POSIBLE!

Pythia observa como sobre los sillones de los tres miembros de Casiopea ahora levita una esfera humeante.

Pythia: Después de todo el trabajo que me tomó dotarles de nuevos cuerpos.

Pythia recoge las esferas y las introduce en una especie de extraña maquina.

Pythia: Pero todavía podéis ser útiles. Vuestra esencia sigue viva y más poderosa que nunca.

¡BRRRRROM! La maquina se activa y dirige las esferas humeantes hacia su interior.

Pythia: Tsch… tomará un tiempo materializar de nuevo una forma física para ellos. Aunque sea…. esa…

¡BLAM! La puerta se abre de golpe dando paso a una violenta corriente de aire y la figura del poderoso Urian.

Pyhtia: Ah, Urian-sama…

¡PAM! ¡PAM! Urian camina lentamente hacia Pythia. Esta vez va cubierto con varias togas negras tapando su atuendo rojo y solo luce algunas partes de su armadura de aerotitanio bajo esta. Su rostro se muestra al descubierto dejando observar sus ojos rojos, su larga melena gris y su piel plateada.

Pythia: Parece que ha optado por prescindir de algunas partes de esa pesada armadura que ocultaba sus encantos físicos.

Urian: Ahora mismo llevar toda esa armadura sería una carga innecesaria.

Urian extiende la mano y extrae todo el aerotitanio de un contenedor cercano. Tras esto mira su mano y sonríe macabramente.

Pythia: Vaya, parece que ha recuperado todo su poder.

¡RAAAAANG! Urian eleva violentamente a Pythia con su poder telequinético.

Urian: Parece que esos tres que estaban a tu cargo… ha fallado estrepitosamente.

Pythia: U…Urian-sama… yo…

Urian: Tranquila… jamás te haría daño.

Urian deposita con suavidad a Pythia en el suelo.

Urian: Pero eso no significa que no me sienta decepcionado…

Pythia parece sentirse más herida por esas palabras que por el ataque telequinético.

Pythia: Lo… lo lamento… He puesto a extrae la esencia. Todavía podemos utilizarla.

Urian: Bien, servirá para darles algo más con lo que jugar a Hiromu y sus amigos.

Pythia: Pero…

La mujer extrae una jeringuilla cargada de aerotitanio y se la inyecta. Urian parece algo sorprendido.

Pythia: Debo disculparme con Urian-sama y de paso reclamar algo de mi orgullo personal.

Pythia tira la jeringa al suelo tras vaciarla en sus venas.

Pythia: Así que… tomaré parte en esto. Por haber destruido todo mí trabajo.

¡FLAAAAAAAAM! La fogosa mujer exhala una llamarada desde su boca que consume una maceta de plástico cercana.

Urian: Je… puede que me haya equivocado contigo hace unos instantes… -Sonríe con malvada empatía.-

Pythia se monta en una aeronave y se dispone a partir hacia Japón.

Pythia: Hiromu Kurogawa, espero que me recibas como es debido en tu casa.

Sus ojos muestran decisión y unas ardientes llamas de deseo. Deseo de calcinar todo a su paso.


Tras derrotar a los guardianes de Casiopea, nuestros héroes son ajenos a que sus mayores batallas están aún por venir.

Continuará... Capítulo 64: Lengua de fuego

1 comentario:

Yaiza dijo...

ooh, menuda pelea! Y que fuerte esta Hiromu, ahora a ver como la lia Pythia.

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)