26 de octubre de 2015

Capitulo 50: Verdad


Bob se ha sacrificado propinando un letal ataque al hombre acorazado que hace que este se hunda en el charco de aerotitanio derretido que va creando su propia armadura. Sin embargo este ataque termina por herir de muerte a Bob Blair.

Los minutos posteriores parecen horas para todo el equipo que encajan con gran dolor la pérdida de su amigo, acompañados por el gris plomizo del día.

Hiromu: Bob…

Ninette consuela a Hiromu tomándole de la mano, ambos con rostros afligidos.

Ninette: Ha sido… valiente.

Hiromu y Ninette observan el campo de batalla mientras Rodi se aproxima hasta ellos.

Rodi: Valiente…pero sobre todo idiota… un friki idiota… -Rodi deja escapar alguna lagrima sobre su serio rostro.-

Un poco más allá, una afligida Katie se aferra llorando al pecho de Alfred.

Katie: ¡NYAAAAAAAAAAAAA! –Grita llorando.-

Los gritos de Katie retumban por el desolado páramo.

Alfred: *Bob… ¿por qué?…*

Sacando fuerzas de donde no parece haber más, el equipo se reúne a duras penas. La SWT está enviando los cuerpos de rescate. Todos colaboran para salvar y evacuar al mayor número de gente posible.

Hiromu: ¿Así termina esto? …  -Pregunta en voz alta mientras observa el incesante movimiento de camillas y helicópteros.-

La ciudad que una vez fue Nueva York ahora parece convertida en una ruinosa ciudad fantasma.

Hiromu: No… todavía hay que reconstruir el mundo. –Se responde a su propia pregunta.-

Ninette: ¡Hiromu!

Ninette, que  estaba siendo una importante colaboradora en los rescates, se acerca corriendo hasta Hiromu sacándole de sus cavilaciones.

Ninette: ¡Jack, Alan y Tom! Están muy heridos, pero siguen con vida.

Hiromu deja escapar una leve sonrisa de alivio.

Hiromu: Esos muchachos han luchado bien. Me alegro que sigan con vida.

Ninette: Estamos reuniendo a todo el personal sano posible. Parece que no hay más tropas enemigas cerca.

Los médicos de la SWT analizan los daños en los supervivientes y los helicópteros de rescate trabajan sin descanso en la hora siguiente.

Hiromu observa el cuerpo de Bob inerte sobre una camilla. A pesar de lo demacrado de su aspecto su rostro es de absoluta tranquilidad.

Hiromu: *Bob… confiaste demasiado en mí… No quería que esto terminase así.*

Hiromu alcanza a ver una fotografía en la mano derecha de Bob. Esta luce atravesada sobre los agujeros provocados por los catéteres del arma que utilizó. Hiromu toma la fotografía y la observa. A pesar de estar manchada por sangre reseca, en ella se puede observar al propio Bob junto a Katie, ambos muy sonrientes.

Hiromu: *Bob…*

La sonrisa melancólica que esboza Hiromu no parece concordar con las lágrimas que resbalan por sus mejillas.

Un poco más allá Alfred acaricia a Katie intentando consolarla.

Alfred: No… no llores más Katie. Bob adoraba tu sonrisa...

Katie: Nya... snif… entonces si tanto adoraba mi sonrisa… ¿por qué?… ¿por qué lo ha hecho?

Hiromu se aproxima hasta Alfred y le pasa la fotografía sin que Katie se dé cuenta. Acto seguido se dirige a Katie.

Hiromu: Katie, te necesitamos fuerte. Recuerda que sigues siendo la líder de la SWT.

Hiromu sonríe a Katie, esta le devuelve una leve sonrisilla entre lágrimas. Lo que le permite el dolor que siente.

Hiromu: Alfred, en cuanto terminéis de hablar lleva a Katie al helicóptero de rescate rojo.

Alfred: Si, descuida.

Hiromu se aleja dejando de nuevo a Alfred y Katie a solas.

Los sollozos de Katie mantienen serio y en silencio a Alfred. Pero no era momento de lamentarse.

Alfred: Hiromu tiene razón, eres la líder de la SWT. La organización que lideras es ahora la única que puede guiar al mundo hasta su reconstrucción.

Katie le mira fijamente durante unos instantes. Alfred le mantiene la mirada.

Katie: Como es posible que yo… sea tan necesaria. Solo soy una chica llorona… Si tuviese al menos la mitad de valor que Bob…

Alfred: ¡No digas eso!….Eres una chica prodigio, has soportado mucho dolor y eres una de las X-Pirits más poderosas. Además eres la líder de la SWT, una organización crucial ahora más que nunca. No todo el mundo es capaz de soportar todo eso y menos a tan corta edad.

Katie no parece encontrar consuelo en las palabras de Alfred.

Alfred: Piensa que Bob confió siempre en ti.

Acto seguido Alfred le tiende la fotografía que momentos antes le daba Hiromu.

Katie mira unos instantes la foto en manos de Alfred y, con rostro afligido, toma la fotografía y la observa más detenidamente.

Alfred: Eres una chica prodigio, si, pero más allá de todo eso tienes algo que todo buen líder debería tener. Algo que Bob reconoció bien en ti y que todos en la SWT también te reconocen sin dudar.

Alfred toma con cariño la cara de Katie con ambas manos y hace que le mire. La chica gato le mira con ojos vidriosos.

Alfred: Amor, un amor inmenso por todo lo que te rodea.

Ambos se mantienen la mirada sin pestañear con gran complicidad. En pocos segundos Katie acerca lentamente su cara hacia la de Alfred. Este no opone resistencia y….

Katie: ¡Nyaaa! –Se cuelga en su cuello.- Ayúdame a ponerme en pie Alfredín.

Alfred: Je, claro gatita.

Alfred coloca a Katie en pie y esta comienza a caminar cojeando pero segura.

Alfred: Eh… ¿necesitas ayuda?

Katie: ¿Nya?… ¿con quién te crees que hablas? Soy Katie Johnson, la líder de la SWT. –Dice con orgullo.-

Alfred sonríe mientras la observa alejarse cojeando hacia uno de los helicópteros.

Alfred: *Bob… te prometo que cuidaré de ella… con mi vida si hace falta…*

Han pasado cerca de dos horas y casi todo el mundo ha sido evacuado. La zona de batalla está desierta. Tan solo Leilani, con varias vendas cubriéndole las quemaduras, Katie enyesada y algunos soldados esperan a Alfred, Rodi, Ninette e Hiromu en el último helicóptero.

Alfred: ¿Qué debemos hacer ahora, Hiromu?

Hiromu: Destruir el nodo y tomar el tanque que contiene a mi madre.

Rodi: Sin Bob nos costará algo más de tiempo sacar a tu madre de ahí.

Hiromu: Soy consciente de ello...

Ninette: Tal vez yo pueda hacer algo, entiendo algo del tema. Con un poco de ayuda de científicos de la SWT tal vez…

Hiromu: Gracias Ninette.

¡BRRRRRRROM! Justo cuando se dirigían hacia la estatua un temblor hace alertarse al equipo y los demás.

Rodi: ¿Que ha sido eso?

Alfred: No sé, pero desde luego no es normal…

Hiromu mira a su alrededor. El cielo gris y la ciudad devastada no parece ser difícil de otear.

Ninette: Hiromu ¿notas algo?

El equipo opta por pasear un poco por la zona pendientes de cada sonido o vibración.

Mientras desde el helicóptero Katie y Leila observan.

Katie: ¿Nya? Que hacen

Leila: No sé… pero algo no va bien…

El equipo continúa peinando la zona buscando el origen de las vibraciones.

Hiromu: Cuidado…

¡BRRRRRROM! Los temblores cada vez son más frecuentes…

Siguiendo los ruidos llegan hasta los restos de Urian.

Hiromu: No… no será…

¡BRRRRRRRROM! ¡BRRRRRRRRREEEEEM! El cuerpo de Urian tiembla y comienza a recomponer su aspecto. La escena parece sacada de un cuento de terror, el renacimiento de una bestia.

Hiromu: No… ¡NO PUEDE SER!

El equipo se estremece tras Hiromu. La gigantesca figura va recobrando su aspecto mientras la tierra de alrededor tiembla.

Urian: UAAAAAAAAAJAJAJAJA

Las graves carcajadas resuenan por el desolado paraje.

El equipo observa horrorizado como su enemigo luce igual de poderoso que al principio.

Urian: Buen intento… lástima que la regeneración molecular sea una de mis habilidades de ser supremo.

El equipo observa dispuesto a defenderse.

Hiromu: Bob… -Oprime sus puños con rabia- se ha sacrificado… ¿para nada?...

Las palabras de Hiromu salen de su boca entrecortadas, como si estuviese a punto de estallar de rabia.

Urian: Parece que ese idiota no entendió a tiempo mis advertencias. Simplemente él solito cavó su propia tumba.

Alfred: Hijo de…

Rodi: Tsch…

Ninette: Malvado…

Desde el helicóptero Katie y Leila observan la escena.

Leila: Ese es…

Katie: Nya…. ¡Asqueroso!

Katie hace amago de ir pero Leila la detiene.

Leila: No debes ir, en tu estado actual malgastarías tu vida. Respeta el sacrificio de Bob.

Katie contiene su rabia y vuelve a su asiento.  Mientras, Hiromu no parece tener tanta facilidad para contener la suya.

Hiromu: No es justo… no es justo…. ¡NO ES JUSTO!

¡RAAAAAAANG! Hiromu desata su furia tornándose gris y con los ojos azules inyectados en un azul intenso.

Ninette: ¡Hiromu-kun! ¡Tranquilízate!

Alfred: Hiromu, no estamos en condiciones de pelear.

Hiromu: ¿Bob ha muerto para nada?… ¡ME NIEGO A ADMITIRLO!

¡RAAAAAAAAAAAAAAAAAAAANG! La onda telequinética barre toda la zona cercana, pero no hace moverse al hombre acorazado.

Urian: ¿Sientes rabia Hiromu Kurogawa? Adelante rebélate contra el mundo.  Jajajaja.

Hiromu: ¡BASTARDO! ¡Voy terminar contigo!

¡RAAAAAAAAAAAAAAAAANG! Moviendo sus brazos como si fuesen espadas Hiromu crea una nueva onda que libera su furia, pero de nuevo no parece hacer nada a su enemigo.

Hiromu: -Tose, tose-

Hiromu cae de rodillas y comienza a expulsar por la boca un fluido plateado. Esto le hace perder el control del aerotitanio.

Ninette: ¡HIROMU!

Rodi: Tsch… está excediendo sus límites…

Alfred: ¡Idiota! ¡No es momento de dejarse llevar por la rabia!

Hiromu: *Mierda… es aerotitanio… creo que mi nivel de sangre está bajando considerablemente… si no detengo esto… *

Urian: Jajajaja, Hiromu Kurogawa, creo que es momento de que termines con tu absurda revolución. Si aprecias la vida de tus amigos más te vale elegir sabiamente, de lo contrario barreré toda la basura sin contenerme.

Hiromu: *Estamos claramente en desventaja. Tal vez deba rendirme…tal vez así pueda… ¡NO! ¡Basta de huir!*

Hiromu se pone a duras penas en pie y enfrenta a Urian cara a cara sin miedo en su corazón.

Hiromu: Se que esto puede ser mi final, pero no pienso dejar que más gente muera por mi culpa. Si pretendes hacer más daño a mis amigos tendrás que destrozarme a un nivel que ni te imaginas. Mientras sea capaz de mover alguna parte de mi cuerpo golpearé cada trozo de tu armadura. ¡Seré el muro que defienda a los que me importan!

De repente la mano derecha de Hiromu es tomada por la calidez y suavidad de la mano de Ninette.

Ninette: Hiromu… recuérdalo… no estás solo.

Hiromu parece sorprenderse por el acto de Ninette. Alfred y Rodi se colocan a su lado también.

Alfred: No te pongas tan valiente, recuerda que estamos juntos en esto. –Se coloca en posición de combate.-

Rodi: Hiromu, si tú eres el muro… ¡nosotros seremos el cemento! –Apunta con sus espadas.-

Hiromu: Chicos…

Hiromu mira con determinación y amparado por sus amigos.

Hiromu: Rectifico, los que me importan fortalecerán el muro que construiremos juntos. Esta vez todos seremos uno…. ¡lucharemos juntos!

¡RAAAAAAAAAAAAAAAAAANG! Una fuerte aura envuelve a nuestros cuatro héroes. La piedra al cuello de Hiromu brilla fuertemente como nunca lo había hecho.

Desde el helicóptero Katie y Leila observan la escena.

Katie: ¿Nya? ¿Qué es eso?

Leila: Están siendo envueltos por una fuerte luz.

La luz les envuelve y acaricia, los cuatro se sienten como si entrasen en un sueño.

Al salir de ese trance se encuentran en un lugar extraño similar a la vieja Atenas.

Hiromu: Este sitio…

Alfred: ¡No jodas, que hemos muerto! ¡O NO! ¡ESTAMOS EN EL CIELO!

¡CLONC! Rodi golpea a Alfred para tranquilizarlo.

Rodi: Relájate Alfred, estamos muy vivos.

Alfred: No si ya se nota… -Se frota el chichón.-

Ninette: Es un sitio bastante tranquilo.

Hiromu: Muy extraño la verdad…

Hiromu y los demás miran a todos lados, preguntándose donde se encuentran.

???: Bienvenidos elegidos.

El equipo mira a un enorme hombre envuelto en unas togas blancas y azules. Su rostro es el de un joven cuyo pelo ondea en el aire y su piel parece resplandecer.



Hiromu: ¿Y tú eres?...

Alexander: Podéis llamarme Alexander.

El equipo continúa observando el lugar. El aire parece menos denso, de varios muros brota agua y solo algunas columnas griegas por cuyas marcas corre una especie de energía iridiscente adornan el lugar cercano. Una extraña mezcla de lo antiguo y lo moderno.

Hiromu: Tu…  ¿Debemos suponer que tú eres una especie de dios o algo así?

Alexander: Yo solo soy una proyección de lo que un día fui. Soy un médium, al igual que vosotros. Un médium que un día presenció el mayor error en la historia de la humanidad. Gracias a mi habilidad médium pude dejar esta proyección de mi para el futuro salvador del mundo, el receptor del legando de los médiums.

El equipo continúa mirando el extraño lugar al que han ido a parar.

Hiromu: Este sitio… ¿Dónde estamos?

Alexander: Este lugar está fuera de vuestra dimensión. Pero solo se puede acceder alcanzando una apertura mental y espiritual lo suficientemente fuerte. Y claro, la aceptación de cierto objeto materializado, en este caso la piedra oval del valor que pende de tu cuello Hiromu Kurogawa.

Hiromu: ¿Estamos en un mundo paralelo? –Pregunta mientras toca la piedra en su cuello.-

Alexander: Podríamos decir que si, algunos lo llaman el refugio de la consciencia dormida, aunque no es tan etéreo como sugiere su nombre. Este lugar es real aunque apartado y no accesible para cualquiera. Solo los elegidos pueden entrar aquí.

El equipo se mira entre sí, intentando asimilar la información.

Hiromu: ¿Elegidos?, ¿receptores de un legado?… Es cierto que luchamos por la libertad del mundo pero, ¿todo esto? Es demasiado…

Alexander: Hiromu Kurogawa, no eres consciente aún de la dimensión de tu objetivo en toda su extensión. De tu verdadero poder. –Alexander mira además a Ninette, Alfred y Rodi.- De vuestro poder.

El equipo parece confuso por las palabras del divino personaje.

Hiromu: Realmente estoy interesado en todo esto. Pero mientras charlamos gente importante para nosotros esta en problemas.

Alexander: Tan noble y justo como cabía esperar. Tranquilo Hiromu Kurogawa, en esta dimensión paralela el tiempo no se mueve como en el vuestro. Así que para los que están allí no habrán pasado ni pocos segundos. Debido a eso, tenemos tiempo más que suficiente para charlar.

Hiromu mira a su alrededor, ciertamente la calma del lugar hace pensar que el tiempo no corre de la misma manera allí.

Hiromu: La verdad todo esto es muy extraño. Me vendría bien una explicación.

Alfred, Rodi y Ninette parecen estar de acuerdo con Hiromu.

Alexander: Dejadme pues contar el origen de todo esto, así seguro que lo entenderéis mejor.

El extraño personaje hace que la luz se atenúe y muestra una nube sobre la que proyecta imágenes.

Alexander: En el albor de la humanidad, el hombre ya poseía su portentoso cerebro, pero todos parecían darle el mismo uso. Pero aún dominados por muchos impulsos instintivos la materia gris de su cerebro comenzaba a anteponerse a su primitiva mente impulsiva.

(Se muestran varios hombres deteniéndose antes de robar la comida de otro.)

Alexander: Con el paso de los siglos cada vez se dio más uso a la razón y se establecieron normas de civismo y leyes. La sociedad como tal había nacido.

(Varios hombres y mujeres con togas leen en voz alta varios papiros.)

Alexander: Como todo llegó un punto en el que muchos creyeron tocar la cima. Contentos con ello dejaron de cultivar su mente como lo hicieron antes. Pero la naturaleza sigue su curso, y la mente humana siguió evolucionando a espaldas de sus propios dueños.

(Se muestran a varios hombres leyendo el futuro y otros haciendo levitar objetos.)

Alexander: La mente podía seguir mostrando su potencial, pero la sociedad había establecido unas férreas normas que presuponían la cima mental del ser humano. Por lo que toda conducta extraña proveniente de la mente fue tachada de rareza y las normas de la sociedad no toleraban nada fuera de lo normal.

(Se muestra a varios hombres encerrando a otros en habitaciones carcelarias entre suplicas.)

Alexander: Perseguidos y juzgados injustamente, los médiums, que así decidieron llamarse, optaron por aceptarse a ellos mismos eliminando parte de su sufrimiento. Pero no bastaba con aceptarse ellos mismos, la sociedad donde vivían no era tan comprensiva.

(Varios niños apedrean a otro por su capacidad para revivir plantas.)

Alexander: Al verse tan diferentes del resto de humanos optaron por crear un grupo especial donde pudiesen sentirse cómodos y utilizasen sus poderes para el bien de la humanidad sin que esta se percatase. Esta organización fue llamada Perseus.

(Varios médiums rodean una especie de mesa donde observan y planifican.)

Alexander: Los médiums formaron una especie de gremio con un oráculo que velaba por la seguridad del resto del mundo utilizando su don, o mejor dicho su cerebro más desarrollado. De esta manera fueron aceptados, al menos en parte, en la sociedad a la pertenecían.

(Varios médiums observan cómo crecen las ciudades y varios líderes piden consejo a los médiums en secreto.)

Alexander: Pero la codicia siempre anida en el ser humano, independientemente de si es médium o no. Algunos de los médiums de Perseus decidieron que, considerándose superiores no tenían por qué resignarse a vivir sirviendo a aquellos que les despreciaron en el pasado. Con esta idea por bandera se rebelaron contra su propio gremio y todo eso terminó con su expulsión de este.

(Varios médiums pelean contra otros médiums y varios de los más ancianos apuntan con el dedo expulsándoles del gremio.)

Alexander: Pero este acto fue el detonante de todo lo que ocurriría después… Los codiciosos médiums que fueron expulsados fundaron su propia orden, Cepheus la llamaron. Su líder era un enorme médium que decían poseía el don de la vida eterna.

(Varios médiums rodean a un alto y ancho médium como si de un rey se tratase.)

Alexander: Ante tal amenaza, Perseus decidió formar una organización de héroes médium que defenderían a la humanidad entera de cualquier amenaza. Médiums jóvenes y habilidosos llevando firmemente los ideales de Perseus. La llamaron “Titanes con mente de médium”, aunque posteriormente vosotros la conoceríais como Titanium Mind. Supongo por el juego de palabras moderno “Titán Médium Mind”.

El equipo abre los ojos como platos, sorprendidos por el origen de la entidad que parecía ser su enemigo.

Alexander: Se sucedieron varias batallas, y ambas órdenes quedaron muy dañadas en las llamadas guerras médium. Coincidiendo con ello el mundo comenzó también a tambalearse con varias guerras entre países.

(Las guerras médium coinciden con varias guerras históricas.)

Alexander: El mundo estaba en declive. Los médiums de Perseus, temerosos de lo que pudiese llegar a suceder, unen sus fuerzas y poderes para crear un gigantesco meteorito. Este meteorito fue creado con un metal extraño a partir de la energía y habilidad de los médiums más poderosos. En ese entonces no se le puso nombre, pero actualmente se conoce como “aerotitanio”.

(Varios médiums ancianos rodean el enorme pedrusco metálico añadiéndole más fuerza mientras los demás pelean en el campo de batalla.)

Alexander: El intento desesperado por terminar la batalla se salda con el lanzamiento del meteorito al cielo y con la promesa de su caída miles de años después.

(Los ancianos liberan el meteoro que se pierde en el firmamento.)

Alexander: Dicho meteorito traería consecuencias decisivas sobre el mundo y decidiría su porvenir en función del uso que se le diese al milagroso metal creado.

(Los ancianos médiums cuentan su acto a ambos bandos en el campo de batalla deteniendo la lucha.)

Alexander: Con la promeso de dominar el mundo cuando ese día llegase, Cepheus se retiró a las sombras. Del mismo modo Perseus, con la intención de legar la esperanza para cuando eso ocurriese, creó unos objetos que permitiesen legar el espíritu bondadoso a los médiums del futuro, los artefactos arcanos.

(Los médiums de Perseus forjan con su poder cuatro entidades deformes a su alrededor.)

Alexander: Solo aquellos médiums con virtudes puras en sus corazones, representadas por cada uno de los artefactos, serian capaces de invocar y extraer su verdadero poder para defender el mundo de la maldad de Cepheus.

El equipo mira con asombro a su interlocutor.

Alexander: Perseus desapareció tras aquello, perdida en el tiempo. Pero el grupo que crearon, la “Titanium Mind”, mantuvo vivo su legado mucho tiempo después. Discretamente y a la espera de resurgir con toda su fuerza. Y aquí es donde entráis vosotros, elegidos.

El rosario de Ninette comienza a brillar. Sus cuentas adquieren un aura interna que varía en tonos de azul, como si se tratase de ventiscas contenidas en ellas.

En la cintura de Alfred se materializa un bello cinturón plateado con varias marcas de color verde vivo.

En las muñecas de Rodi aparecen dos muñequeras de un extraño material elástico negro y entre sus estrías parece fluir una energía rojiza.

Por último la piedra del valor brilla en el cuello de Hiromu con un tono turquesa.

Alexander: Los artefactos arcanos, la última voluntad de Perseus antes de desaparecer. El rosario luz de luna, el cinturón del vigía, las muñequeras gemelas y… la piedra oval del valor.

Cada uno de nuestros héroes observa su objeto con atención.

Alexander: Que cada uno de vosotros posea ese artefacto no es mera casualidad. Esos artefactos no fueron ideados en esa forma, simplemente se han materializado de una forma que se os adapta perfectamente. Los artefactos arcanos no son objetos como tal, si no ideas, algo intangible, virtudes.

El equipo continúa atendiendo al extraño personaje de ropajes azulados.

Alexander: Alfredo Castaño, tu vida al margen de los problemas, valorando tu seguridad y la de los tuyos. Todo eso unido a un profundo afecto por ellos. La virtud cardinal Prudencia, ha despertado en ti. El cinturón del vigía, así lo nombro. Ese cinturón será el ojo que siempre velará por tus seres queridos.

Alfred se ajusta el cinturón del vigía, algo incrédulo todavía.

Alexander: Ninette Kuznetsova, todo el dolor que soportaste desde niña viendo morir gente importante para ti y azotada en un país de clima frio. Pero has sabido encajarlo y mantener la llama de tu corazón para seguir dando amor a tu alrededor. Por eso, en ese rosario tan valioso para ti, en el que ya había algo de poder materno por cierto, se ha materializado el verdadero rosario luz de luna, ¿Por qué cambiar su nombre?, y en ti la virtud cardinal Fortaleza.

Ninette toma con su mano la cruz de extremos afilados como estalactitas que pende como adorno del rosario a su cuello.

Alexander: Rudolph Fox, vida carente de afecto y compañero de la soledad. Tercer hermano en discordia en una vida agitada. En ti se ha acomodado la virtud cardinal Templanza. Esas muñequeras, las muñequeras gemelas, nunca estarán solas ya. Te darán la capacidad para seguir siendo el que piensa antes de dejarse llevar por sentimientos inadecuados, pero que sabe apreciar una cálida muestra de afecto.

Rodi se acaricia ambas muñecas.

Alexander: Y por último, Hiromu Kurogawa, tu deseo de devolver a este mundo lo que ha perdido y no solo recuperando su estado anterior, si no buscando mejorarlo. Ese es el espíritu de un verdadero médium, avanzar y ayudar. Esa capacidad de pensar por ti mismo sobre las leyes establecidas, negándote a la comodidad del conformismo que muchos cayeron en el pasado y buscando mejorarlas. Por eso tú eres el portador de la principal virtud cardinal, virtud que ahora te acompaña junto a esa piedra que tanto aprecias, la Justicia.

Hiromu toma la piedra en su cuello mientras esta brilla en su mano haciendo que eventualmente una corriente energética azulada recorra su cuerpo.

Alexander: Además es la virtud original, porque sólo cuando alguien comprenda la justicia puede conseguir las otras tres virtudes, y del mismo modo, cuando se poseen las cuatro virtudes es la justicia la que las mantiene todas juntas.

El equipo se mira entre sí portando los cuatro artefactos arcanos, la complicidad entre los cuatro se hace palpable.

Alexander: Esos objetos solo responderán ante vosotros. Nadie podrá robarlos pues se desvanecerán y volverán a vosotros.

El aura de los cuatro héroes luce más poderosa

Alexander: Cepheus ha mancillado el honor del último vestigio de Perseus, el nombre de la “Titanium Mind”. No puedo contaros nada más, hay ciertas cosas que escapan a mi control. Además el tiempo se agota, por lento que sea aquí debéis volver al campo de batalla.

La luz se va haciendo más fuerte.

Alexander: Sois la esperanza de un nuevo mundo, lo que la verdadera Titanium Mind desea. ¡Limpiad el honor de los médiums! Y lo más importante ¡Salvad el mundo!

La luz comienza a brillar de nuevo fuertemente.

Alexander: Ahora volved a vuestro mundo, salvadlo de la calamidad.

Un brillo deslumbrante devuelve a nuestros héroes al campo de batalla. Para los allí presentes solo han pasado unos segundos en los cuales una luz muy brillante ha envuelto a nuestros héroes.

Katie: Nya… ¿Qué ha sido esa luz?

Leila: Es extraño…

Katie: Mira, parecen algo distintos.

Ante el malvado tirano Urian, nuestros héroes se presenten con una nueva aura de fuerza portando sus artefactos arcanos.

Hiromu: ¡Urian! Líder de Cepheus. En nombre de Perseus. ¡Ríndete ante el poder de la verdadera Titanium Mind!

Continuará… Capítulo 51: Elegidos

2 comentarios:

Yaiza dijo...

Un capitulo genial y clave para entenderlo todo!

Anónimo dijo...

Me encanta, una historia apasionante

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)