10 de junio de 2015

Capitulo 41: El tercero

 
Hiromu Kurogawa ha derrotado a Gilbert el malvado tirano del Estado Militar de Nueva York. Pero este hecho no dejará indiferente a la Titanium Mind.

Hiromu: Supongo que el jaleo que escucho fuera deben ser los intentos desesperados de los ejércitos de Gilbert por defender su honor. ¿Aún no vieron lo que queda de él?

Jack: Más nos vale salir de aquí antes de que eso ocurra, Hiromu.

Hiromu y Jack descienden los primeros tramos de escalera, algunas tropas de élite ya comienzan a subir, pero no parecen tenerles miedo.

Jack: Hiromu… No quiero cuestionar tus actos pero ¿no crees que Gilbert nos hubiese sido más útil vivo?

Un silencio cortante es la única respuesta de Hiromu a Jack que ya va tensando sus músculos para pelear contra los inminentes enemigos.

Soldado de élite: Ahí están los terroristas ¡Acabad con ellos!

Varias filas de soldados apuntan desde el piso inferior, a través del hueco de la escalera, con rifles cargados de balas “anti-psi”.
Pero casi de forma automática varios rifles caen al suelo entre gritos de sus portadores que aprietan sus doloridas manos. Hiromu haciendo uso de sus telequinesis era el causante de su dolor, con una mirada fría y sin remordimiento.

Soldado herido: ¡MONSTRUOOOO! –Mientras se sujeta su deformada mano.-

Soldado de élite: ¡Disparad! ¡Disparad los que podáis!

¡BANG! ¡BANG! Varias ristras de balas impactan inútiles en el ya desplegado muro de “Psi” de Hiromu, que protege a Jack también.

Jack: ¡¿Eh?! Creía que esas balas eliminaban el “Psi”… ¿Cómo?…

Hiromu: Digamos que mi entrenamiento ha dado sus frutos. Ahora céntrate Jack, luego habrá tiempo para las explicaciones.

Ambos, Jack e Hiromu, continúan su descenso implacables, como si sus enemigos no fuesen más que simples insectos fáciles de eliminar.
Al llegar al piso intermedio se encuentran con un enorme tipo. Debe medir unos 2 metros además de estar bastante obeso. Con todo eso además cubre su cuerpo de una gruesa armadura antibalas y porta una ametralladora minigun.

General de élite: Je, vaya, vaya. Tenéis un par de huevos bien gordos como para ir eliminando a mis hombres de esa manera.

El enorme tipo les apunta con el arma que empieza a girar calentándose.

General de élite: Espero que os guste este sitio, ¡porque será vuestra tumba!

¡RAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAATATATATA! La pesada arma comienza a descargar una intensa lluvia de balas “anti-psi”. Hiromu hace un esfuerzo por mantener el escudo, pero el elevado número de impactos es demasiado difícil de contener. Ambos son apontocados en la pared debido al retroceso causado por los impactos.

Hiromu: *Tsch a este paso no podré mantener la barrera…*

Jack: ¡Oye Hiromu! Me encantaría darle un buen sopapo a ese tipo, pero creo que si pongo un pie fuera de tu escudo terminaré hecho un queso gruyere.

Hiromu: *Si intento lanzarle un impacto telequinético perderé la concentración en el escudo y nos coserá a balazos… Esta situación me está empezando a estresar…*

General de élite: Jajaja, estúpidos. No se puede entrar en un edificio como este y hacer lo que os venga en gana ¿Qué os pensabais? Los héroes solo existen en los relatos de ficción.

¡BANG! El sonido de un disparo seco pero potente hace parar la adrenalina disparadora del enorme tipo que ahora mira fijamente a Hiromu y Jack. A los pocos segundos varios chorreones de sangre brotan de su cuello para después desplomarse.

¡TAP TAP TAP! El característico sonido de unas botas pisando el pavimento familiar a Hiromu.

Ninette: Parece que los héroes sí que existen a fin de cuentas ¿no?

Hiromu se muestra sorprendido ante la imagen de Ninette que, pistola en mano, pisa el cuerpo del enorme enemigo que ha derribado con precisión milimétrica.

Hiromu: *¡Ninette!...*

Ninette mira sonriente hacia Hiromu y Jack, ambos levantándose poco a poco de su apoyo en la pared.

Jack: Gracias señorita, si no llega a aparecer…

Ninette mira a Hiromu con gesto a medio camino entre alegre y preocupado. Hiromu mira a Ninette serio y frio.

Hiromu: Muy oportuna. –Dice con un tono helado.-

Hiromu camina hacia Ninette lentamente, esta se estremece ligeramente y permanece en silencio mientras se acerca. Al llegar frente a ella se miran fijamente.

Hiromu: Gracias… Ninette.

Ninette con la cara ligeramente sonrojada esboza una dulce sonrisa.

¡BOOOOM! Varias explosiones y jaleo hacen romper el momento y poner en guardia a los tres compañeros.

Jack: Parece que la cosa se va a poner tensa de nuevo por aquí.

Hiromu: *Tres puertas y las escaleras. Y somos tres…* De acuerdo nos van a empezar a rodear por varios puntos, así que tenemos que ser rápidos y certeros.

Hiromu señala la puerta a su lado a Ninette, esta se da la vuelta para no perder de vista el lugar.

Hiromu: Jack, ¿puedes encargarte de esas otras dos puertas?

Jack  toma la minigun del caído general y la comienza a calentar.

Jack: Je, dejadme a mí este lado de la sala, quiero probar este juguetito.

Hiromu se apoya espalda con espalda a Ninette.

Hiromu: Espero que sepas utilizar bien esa pistola.

Ninette precarga el arma y la sostiene vertical con ambas manos.

Ninette: ¿Por quién me tomas? Soy una Kuznetsov. Ninguna bala quedará huérfana en mis manos. –Dice muy segura de sí misma.-

Hiromu: Bien… ¡preparados!…

¡BOOOM! En pocos segundos las tres  puertas de la sala son echadas abajo. Cientos de soldados de élite empiezan a entrar desde estas además de por las escaleras.

Hiromu: ¡Desplegando!

Hiromu despliega de nuevo su escudo de “Psi” cubriéndole a él y a Ninette. Jack por su parte no necesitaba más protección pues ningún soldado conseguía pasar de las puertas cosidas a balazos por el arma.

Jack: Jaaaaajajaja ¡comed plomo bastardos!

[Exterior del edificio]

Fuera Rodi y Alfred han conseguido diezmar al enemigo. El cadáver de Gilbert ha minado la moral a los ejércitos pero cabreado a los mandamases.

Rodi: Será mejor replegarnos un poco hasta que Hiromu y los demás salgan del edificio.

De pronto varios gritos de soldados de la SWT alertan a Rodi y Alfred.

Alfred: Pero que…

Rodi: ¡Vamos!

Alfred y Rodi corren hacia el lugar. Allí Katie y Bob permanecen en el suelo bastante heridos y rodeados de cuerpos de miembros de la SWT, algunos sin vida.

Rodi: ¡¿Que ha pasado aquí?!

En medio de todo parece haber un extraño tipo pintado de blanco y negro con unas horteras ropas a rayas.

???: Oh caballeros perdonen la indiscreción. –Dice con un acentuado tono francés.-

El extraño tipo que parece un mimo se acerca hasta Bob y Katie.

???: Vengo del ombligo del mundo, más conocido como la Titanium Mind, para limpiar un poco este desorden que habéis montado.

El mimo saca una daga con intención de acabar con los ahora desarmados Katie y Bob, pero Rodi como un relámpago se interpone golpeando la daga con sus katanas y haciéndola volar y clavarse en el suelo.

???: ¡”Mon dieu”! –Grita el mimo francés.-

Rápidamente Alfred ataca por su espalda pero el mimo se dobla hacia atrás como si fuese de goma y detiene los nunchakus de Alfred con sus brazos sin que parezca dolerle. Después salta y se aleja un poco para cubrirse.

Rodi: ¡¿Quién rábanos eres tú?! –Grita Rodi manteniendo su par de katanas en ristre.-

???: Perdonad mis modales caballeros, me presentaré. 

El estrafalario personaje coge el bombín que lleva en la cabeza y hace una pequeña reverencia.

???: Yo soy el defensor de lo indefendible, la mano que abofetea al abusón devolviéndole su ambición. –Se coloca el bombín de nuevo.- Mi nombre es Lumiere Lombard.



Rodi y Alfred cubren a Katie y Bob esperando un ataque en cualquier momento.

Lumiere: Oh y ya que vamos a pasar un tiempo jugando juntos creo que es mejor no tener secretos “mon amies”.

El extraño mimo saca la lengua, algo más larga de lo normal, sobre la cual puede observarse unas marcas negras y un numero 3.

Rodi: ¡No es posible!

Alfred: ¡Es un X-Pirit!

Lumiere: -Guarda su lengua- Caballeros estáis en lo cierto. Concretamente el tercer X-Pirit. Y parece que no soy el único aquí ¿verdad?

[Edificio blanco]

Hiromu, Ninette y Jack finalmente alcanzan la entrada del edificio. El exterior está más calmado de lo normal.

Jack: ¿Que ha pasado aquí? Creía que seguía la fiesta.

Hiromu se aproxima al cadáver de Gilbert.

Hiromu: *Has recibido lo que merecías bastardo, espero que mi padre te de una buena paliza en el otro mundo.*

¡BOOOOM! Varios fuertes ruidos de batalla hacen mirar a los tres hacia el horizonte.

Ninette: ¡Viene de allí!

Jack: Ya decía yo…, ¡se han llevado la fiesta algo más allá!

Hiromu camina en dirección al jaleo.

Hiromu: Vamos, tenemos que terminar con esta locura de una vez por todas.

[Lugar de batalla]

Bob, Katie y ahora también Rodi y Alfred yacen en el suelo ensangrentados.

Lumiere: Que estampa tan conmovedora, la familia reunida antes de morir. Creo que os daré un premio antes de terminar el espectáculo ¿sí?

El extraño mimo, ahora manchado con algo de sangre, toma a un miembro de la SWT aún vivo y lo pone a duras penas en pie.

Lumiere: Muy bien, tú serás parte del número. Toma esa pistola y dispárame.

El tembloso hombre mira con terror a su enemigo ante la duda de sus acciones. Pero toma temeroso el arma.

Lumiere: Vamos, no temas, ¡dispárame!

El hombre apunta lentamente a Lumiere pero no es capaz de apretar el gatillo. Rodi, Alfred, Katie y Bob miran con horror la escena.

Lumiere: ¡Vamos!

El hombre comienza a llorar por el miedo.

Lumiere: ¡¡Dispara!! –Dice con ira-

¡BANG! Finalmente el hombre dispara, pero la bala retrocede al llegar a Lumiere e impacta en el brazo del hombre que cae al suelo gritando.

Lumiere: ¡Bravo! Y ahora el acto final.

El macabro mimo toma el arma y apunta al hombre en el suelo.

Lumiere: “Au revoir”

¡RAAAAAANG! Antes de que pudiese disparar, la pistola sale por los aires y Lumiere retrocede sorprendido.
Tras sus amigos, que yacen en el suelo, Hiromu mantiene la mano elevada por el ataque telequinético que ha lanzado. Le acompañan Ninette pistola en mano y Jack con la minigun.

Rodi: ¡Hiromu!

Katie: Nya Ninette-chan, ¡qué alivio!

El mimo sonríe como si estuviese loco mientras se masajea la mano.

Lumiere: JAJAAJJA. Oh, así que aquí estas Hiromu Kurogawa. Tenía muchas ganas de conocerte.

Alfred: Ten cuidado Hiromu, es un X-Pirit. El tercero.

Hiromu mira serio hacia su enemigo dejando que el viento meza la cola de su chaqueta y su pelo.

Lumiere: Parece que ya has descubierto como eludir mi invento. –Saca varios dispositivos “anti-psi”.- Me sorprende.

Bob: Así que tu eres el cerebro detrás de esos aparatos.

Lumiere: Je, y no solo los aparatos. Esas balas de aerotitanio modificado también son cosa mía. Como bien he dicho me gusta usar la fuerza de mi enemigo para darle un poco de su propia medicina. Así que se me ocurrió aplicar un poco de mi habilidad a ese elemento casi mágico llamado aerotitanio.

Hiromu: Que pensabas hacer con ese pobre hombre.

Lumiere: Solo estábamos actuando un poco.

Alfred: Hiromu, devolvió todos nuestros ataques y también la bala que ese hombre le disparó.

Lumiere sonríe macabramente lo cual en conjunción con su aspecto daba una estampa aterradora.

Lumiere: Parece que ya vais entendiendo de que va la cosa y por qué no podréis salir vivos de aquí.

Hiromu: Eres un X-Pirit, así que supongo debes tener alguna habilidad. Sea cual sea terminaré por hacerte papilla por hacer daño a toda esta gente.

Lumiere: Je, eres muy prepotente Hiromu Kurogawa. ¿Ni siquiera me vas a preguntar qué habilidad tengo? Está bien, está bien, seré bueno contigo y te la mostraré. Atácame.

El misterioso mimo le mira sonriente esperando su ataque.

Alfred: No lo hagas Hiromu, devolverá lo que le hagas en tu contra.

Lumiere: Je, parece que se te han adelantado tus inteligentes amigos Hiromu.

Lumiere se dobla como si no tuviese huesos.

Lumiere: Mi habilidad es la deflexión. No hay corriente energética que no pueda devolver. ¿Te preguntas como es posible que existan los elementos “anti-psi”? Pues es sencillo, el aerotitanio potencia las habilidades de los médium, pero si invertimos su efecto con un poco de “magia deflectora” tenemos un coctel letal para el “Psi” de los propios médium.

 Bob: Pues parece que tu invento de poco ha servido entonces.

Lumiere: Ciertamente es molesto que puedas eludir tan fácilmente la eficacia de mis inventos Hiromu Kurogawa. Pero la pregunta es ¿cómo?

Bob mira a Hiromu al igual que los demás, deseosos de saber el truco de Hiromu. Este tras unos instantes de silencio se digna a contestar, aunque sea por sus amigos.

Hiromu: Todos estos meses he cambiado… -Rebusca en sus bolsillos hasta dar con un pequeño cuchillo.- Mi maestro me advirtió que no hiciese locuras de este tipo, pero no me quedaba otra opción.

Hiromu se hace un pequeño corte en su mano. De su mano comienza a brotar un líquido grisáceo en lugar de sangre.

Hiromu: Mi sangre… el 50% ya no es sangre…

Bob y los demás se sorprenden.

Bob: Acaso tu…

Hiromu: He sustituido la mitad de mi sangre por aerotitanio líquido.

¡FLAAAAAAAM! Hiromu se torna gris y sus ojos se rasgan y tornan azul intenso.

Hiromu: Los aparatos “anti-psi” funcionan con aerotitanio, pero el aerotitanio forma parte de mí. ¡No se puede apagar el fuego con fuego!

Hiromu se lanza contra Lumiere con una fuerza abrumadora golpeando el suelo con un puño y creando un pequeño cráter.

Lumiere: Así que quieres jugar duro eh.

Algo más atrás el equipo observa la escena, sin saber bien si meterse en la pelea o no.

Bob: Así que por eso no le afectan los aparatos “anti-psi”. –Esboza sin apartar la mirada de Hiromu.-

Rodi: ¡Explícate Bob! –Exige Rodi a Bob, al igual que desea el resto del equipo.-

Bob: El aerotitanio es un potenciador natural de los poderes extrasensoriales de los médium. Lumiere utilizando su habilidad de deflexión ha invertido el efecto de este, lo que convierte al aerotitanio en un “veneno” para el “Psi” médium. Las solución es simple basta con poseer aerotitanio sin modificar para invertir el efecto del “aerotitanio veneno” y volverlo a la normalidad.  Como ya sabemos un cuerpo normal consumiría el aerotitanio en un tiempo y luego volvería a ser vulnerable. Pero no es el caso de Hiromu, pues su cuerpo es diferente como ya demostró su madre Luzdivina. Su sangre no elimina el aerotitanio de forma natural, por lo que todo el aerotitanio que reciba lo irá acumulando indefinidamente en su cuerpo. Ahora ha sustituido voluntariamente la mitad de la sangre de su cuerpo por aerotitanio.

Todos se sorprenden ante las declaraciones de Bob.

Bob: Es una locura, no sabe qué consecuencias puede tener en su cuerpo tener esa cantidad del metal en su venas.

Ninette: *Hiromu-kun… ¿por qué? ¿Por qué tanto sacrificio?*

Hiromu ha desatado el aerotitanio en su sangre para combatir a un duro enemigo, el tercer X-Pirit, Lumiere Lombard. El Estado militar de nueva york está a punto de presenciar una batalla dura e intensa.

Continuará… Capítulo 42: El talón

1 comentario:

Yaiza dijo...

Odiaba a Gilbert y ahora Lumiere me gusta xD Quiero mas!

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)