6 de abril de 2015

Capitulo 36: El camino a seguir

[Base de la SWT, Estado militar de Nueva York]

Ninette llora desconsolada mientras varios enfermeros curan sus heridas.
Bob entra en la sala de la enfermería y se sienta junto a la chica. Los enfermeros abandonan la habitación dejándolos a solas.

Bob: Fue una imprudencia partir por tu cuenta Ninette.

Ninette mira con lágrimas en los ojos a Bob.

Ninette: Estaba preocupada por Hiromu… yo… –sollozando-

Bob: Entiendo cómo te sientes, -le tiende un pañuelo para que se seque las lágrimas.- pero a veces hacer las cosas impulsivamente solo propicia que no se consiga lo que se pretendía.

Ninette se va calmando mientras Bob permanece en silencio.

Bob: Además, mírate. Te has esforzado más de la cuenta, sobrepasaste tus límites innecesariamente.

¡BLAM! La puerta se abre de golpe. Rodi y Alfred entran en la habitación.

Rodi: ¡Ninette! ¡¿En qué mierda estabas pensando?!

Bob: Relájate Rudolph. Ninette solo estaba preocupada por Hiromu, como todos nosotros.

Rodi se sienta en la camilla y mira a Ninette.

Rodi: Chica loca, la próxima vez recuerda que estamos juntos en esto. –Sonríe amigablemente a Ninette.-  No se te ocurra volver a divertirte sin nosotros.

Alfred y Rodi sonríen a Ninette que les mira con cariño.

Ninette: S…Si, perdonadme chicos.

Bob se levanta del asiento y cierra la puerta de la habitación.

Bob: Bueno, creo que ya que estamos aquí juntos es hora de hablar sobre una cosita.

Todos miran intrigados a Bob.

Bob: Ninette, tu acto impulsivo ha puesto en peligro todo el plan que teníamos. Ante el ataque relámpago no hemos podido prepararnos bien. Como consecuencia el enemigo nos ha terminado superando y hemos tenido que retirarnos.

Ninette: Lo siento…

Bob: Aun así la cosa no ha salido del todo mal. Prueba de ello es la caída de la cárcel de alta seguridad y la fuga de todos los médiums.

Rodi: ¿Crees que tomarán represalias? –Mientras limpia sus katanas.-

Bob: La cárcel de alta seguridad ha sido destruida y el enemigo ahora estará más alerta. Aunque Hiromu sigue preso. Supongo que eso les habrá calmado un poco.

Alfred: Creo que eso es más bien motivo de preocupación.  Seguimos sin saber donde se han llevado a Hiromu.

Bob: Ante la ausencia de la cárcel han debido llevarlo a algún lugar mínimamente igual de seguro.

Rodi: Peinaremos cada rincón de este estado hasta dar con él. –Se levanta y envaina las katanas.-

Bob: No es tan fácil Rodi. Ahora que se ha producido el ataque y la fuga masiva, deben estar preparando una cacería.

Alfred: Solo de pensarlo me da escalofríos. En España viví más de una de esas.

Ninette: En Rusia también se llevaron a cabo cacerías de ese tipo.

Bob: Es por eso que lo mejor por el momento es esperar un tiempo y recopilar toda la información que podamos antes de hacer ningún movimiento.

Todos permanecen callados aceptando la decisión de Bob.

Bob: Cambiando de tercio. Ninette te excediste mucho con el Psi. Y bueno, Alfred y Rodi, también sois expertos en derrochar energía tontamente.

Rodi: ¿A qué te refieres?

Bob despliega una pizarra.

Bob: Supongo que en su momento ya se lo explicaría Redmond a Hiromu. Pero vosotros parece que no sabéis mucho sobre el tema.

Alfred: Explícate Bob.

Bob: El “Psi” es la energía interna producida por todo ser inteligente. Algunos creen que es el cerebro del alma.

Bob dibuja varios esquemas en la pizarra.

Bob: Se sabe que los seres humanos solo utilizamos una pequeña parte de nuestro potencial cerebral. En los médiums se da el caso especial de que utilizan algo más de ese porcentaje normal. Pero no todos desarrollan la misma parte de su cerebro, de lo que se derivan las diferentes habilidades médiums.

Rodi: Ve al grano Bob.

Bob: Lo que quiero decir es que necesitáis ser más conscientes de la energía “Psi”. Gestionarla como si se tratase de vuestro combustible.

Alfred, Rodi y Ninette escuchan con atención a Bob.

Bob: Hasta ahora habéis utilizado vuestras habilidades como tal porque por biología se os ha dado. Tanto de nacimiento como por implantación artificial al ser X-Pirit. Pero ahora que sois conscientes de su funcionamiento podéis emplearlas de forma más eficiente. Así quizás podréis desatar vuestro poder de una forma que hasta ahora no habéis conocido. Y también evitareis terminar como ha terminado Ninette esta vez.

Ninette se sonroja y juguetea con sus vendas.

Bob: Creo que en este tiempo también os someteré a un entrenamiento especial.

[Alcantarillas del estado militar de Nueva York]

Jack, Tom y Alan caminan rápido por los fétidos pasillos.

Alan: Joder Jack, ¿no podíamos haber escogido otro lugar?

Tom: Si, aquí huele a huevo podrido.

Jack: ¿Queréis dejar de quejaros? La única forma de llegar hasta Hiromu sin que nos detecten es por debajo.

Jack se detiene en un saliente por el que sale aire.

Tom: ¿Utilizo aquí mi habilidad?

Jack: Adelante.

Tom hace brotar una raíz que sigue el camino del saliente y continua hacia arriba.

Tom: Parece que hay salida.

Jack: Bien, vayamos con cuidado.

Tras caminar un poco consiguen llegar a las celdas a través de una alcantarilla.

Tom: Bien, parece que hay poca vigilancia.

Jack: No te fíes, salir de aquí no será tan fácil como entrar.

Alan: Mirad, hay cámaras en las paredes.

Tom: Yo me encargo.

Tom hace crecer plantas por las hendiduras de las paredes hasta arrancar las cámaras cercanas.

Jack: Bien, ¡Deprisa! No tardarán en venir ante la ausencia de las cámaras.

Tras revisar las escasas 10 celdas del pasillo encuentran rápidamente la celda de Hiromu, al ser la única habitada.

Jack: ¡Eh! ¡Hiromu!

Hiromu permanece tirado en una esquina de la celda, bastante demacrado y con unas enormes ojeras. En su mano derecha sostiene la foto que ha cogido del esqueleto de su padre.

Tom: ¡Vamos Hiromu, no tenemos tiempo!

Hiromu les mira sin moverse del sitio.

Kurogawa: No perdáis el tiempo, sois libres para ir donde queráis… -Su voz suena apagada-

Alan: Idiota, estamos contigo en esto. Además ¿De qué sirve ser libre en un mundo como el actual?

Hiromu permanece callado observándoles.

Jack: ¡Ya basta de niñerías! ¡Te llevaremos a la fuerza!

Jack da un golpe en las rejas inflando su brazo de Psi pero este rebota partiéndose los huesos de esta.

Jack: ¡Uaaaaah!

Tom: ¡Jack!

Kurogawa: No perdáis el tiempo, estas paredes son de aerotitanio. Cualquier ataque que hagáis rebotará y os hará daño.

Jack sostiene su brazo destrozado.

Jack: ¡Oye Hiromu Kurogawa! Yo andaba perdido desde que perdí mi vida tal y como era antes. Nada parecía suficiente para llenarme, mi camino había desaparecido. Pero tú y tu revolución, tu plan para devolver la justicia al mundo me volvió a colocar en el camino. Verte ahí tirado y rendido no hace más que enfurecerme. Sé que tú no eres realmente así.

Alan: Tom, si has podido enraizar las paredes del pasillo significa que solo las celdas están aisladas con aerotitanio. Tal vez si conseguimos compactar el pasillo hasta que le coma terreno a las celdas…

Tom: Mmmm, puede funcionar. Crear raíces para empujar este segmento del pasillo entero contra la celda de Hiromu. El aerotitanio es un metal, pero si es similar al titanio llegara un momento en que cederá y se romperá. Pero Hiromu debe estar atento para no ser aplastado.

Jack: Hiromu Kurogawa… tú me sacaste de mi celda interior… Creo que ahí fuera hay un mundo esperando que también lo liberes… Yo creo en ti… nosotros creemos en ti…. Y todos tus amigos que luchan por ti también creen en ti. Si me lo permites tu madre y… tu padre también creen en ti…

Hiromu permanece en silencio unos segundos mirando al esqueleto de su difunto padre y después se levanta lentamente. Paso a paso se acerca hasta las rejas de su celda y se queda mirando a sus tres amigos.

Kurogawa: Dame un puñetazo.

Los tres se quedan sorprendidos.

Jack: Que… ¿qué estás diciendo?

Kurogawa: He dicho que me des un puñetazo.

Jack: Pe…pero…

Kurogawa: Hazlo… Mi padre nunca pudo estar ahí para reprenderme cuando perdía el rumbo porque simplemente no le dejaron.

Hiromu aprieta la foto en su mano derecha.

Kurogawa: Se que él ahora mismo me habría dicho que espabilase… para devolverme a mi camino… -Alguna lágrima cae por su mejilla- por favor Jack, honra a mi padre y ayúdale a espabilar a su débil hijo…

Jack permanece unos instantes en silencio y tras apretar su puño sano golpea a Hiromu a través de los barrotes haciéndolo rodar por el suelo de la celda.

Jack: Oye, Hiromu ¿me he pasado?

Hiromu se incorpora lentamente limpiándose la sangre de sus labios.

Kurogawa: No… ha estado perfecto.

Hiromu sonríe pícaramente mirando hacia sus amigos.

Kurogawa: Ahora… ¡Sacadme de aquí!

Jack, Tom y Alan: ¡Sí!

[Lugar desconocido, Rusia]

La silueta del hombre acorazado vistiendo una capa se aproxima a una mujer.

Hombre acorazado: Jejejeje, cuánto tiempo Luzdivina.

La ronca voz del enorme personaje alerta a Luzdivina.

Luzdivina: ¿Que quieres de mí?… -Le dice frunciendo el ceño-

De la penumbra asoma uno de sus enormes brazos para tenderle una probeta con un líquido grisáceo.

Hombre acorazado: Te debo mucho doctora Kurogawa, demasiado como para pagártelo diría yo.

La mujer apresada mira la probeta y luego vuelve a dirigir la mirada a la enorme silueta.

Luzdivina: Déjate de rodeos, termina con esto de una vez.

El gran hombre se da la vuelta y deposita la probeta en una enorme estantería. La tenue luz apenas deja ver la enorme cantidad de frascos sobre esta.

Hombre acorazado: No temas por tu vida. Te necesito en plena forma para engendrar la próxima raza dominante de la tierra.

El misterioso tipo activa una palanca, iluminando así un expositor cercano.

Hombre acorazado: Te presento algunos de los primeros seres perfectos llamados a dominar el planeta.

Luzdivina contempla horrorizada varios humanoides sumergidos  en un líquido que bien podría ser formol. Muchas de ellas poseen extremidades extrañas y deformidades.

Hombre acorazado: ¿Y bien doctora? ¿Sorprendida?

La puerta se abre y una de las sombras entra en la sala.

Sombra1: Urian-sama, tenemos al traidor aquí.

Hombre acorazado: Traédmelo, quiero dedicarle unas palabras.

Los encapuchados traen a Snider completamente apresado y atado. Este se percata de que Luzdivina también está ahí.

Snider: Oh… Gusto volver a verla doctora Kurogawa…

La mujer hace amago de saludarlo.

Hombre acorazado: Vaya, parece que esta mujer es una de tus nuevas amigas ¿verdad Snider?

Snider: Se podría decir que comprendí lo que verdaderamente significa forjar lazos.

Hombre acorazado: Jajajaja, me resulta gracioso y al mismo tiempo doloroso.

El hombre acorazado toca la barbilla de Snider.

Hombre acorazado: ¿Acaso has olvidado quien te cuidó cuando ni tu familia te aceptaba?

Snider mira con odio al hombre acorazado.

Snider: Bastardo… No metas a mi cuidador en esto. Tu solo me arrancaste de su lado y aprovechaste mi debilidad.

Hombre acorazado: Jajajaja. Que curiosa es la fragilidad humana. Parece que va siendo hora de que sepas algo más de la verdad.

Snider mira extrañado al enorme malvado.

Hombre acorazado: ¿No te resulta extraño que nunca te dijese tan siquiera su nombre y un día de buenas a primeras desapareciera y te recomendara unirte a nosotros?

El hombre acorazado comienza a concentrarse en la penumbra y su forma va cambiando hasta adoptar la de un anciano.

Snider mira con asombro la transformación de este.

Hombre acorazado: Hola Snider ¿me recuerdas?

Snider reconoce la voz de su cuidador.  El hombre acorazado saca una máscara y se la lanza a Snider. Este reconoce rápidamente la máscara que cubría el rostro de su cuidador, del  que nunca vio su rostro.

Snider: No puede ser…No….

Hombre acorazado: ¡Así es! Metamorfosis… Una de mis habilidades de ser perfecto. ¿Y sabes qué? Me costó un poco mantenerme en esta forma todos esos años que cuidé de ti. Requerí una gran cantidad de energía Psi. -Vuelve a mirar a Luzdivina.- Esos problemas que dan las limitaciones del Psi han desaparecido con el aerotitanio. Como ve doctora mi gratitud es eterna hacia usted.

Snider: Mentiras… mentiras… siempre igual…la humanidad no tiene solución… Estoy harto…. ¡ESTOY HARTO!

Snider desata su energía lanzando a sus opresores hacia los lados mientras un violento tornado le envuelve.

Hombre acorazado: ¡Eso es Snider Fox! ¡Muéstrame toda tu rabia!

Los recuerdos de dolor afloran en su interior. Snider explota  tras recibir la dura noticia de que su cuidador era en realidad su enemigo y toda su infancia solo un plan tejido y una mentira.

Continuará… Capítulo 37: Renacimiento

1 comentario:

Yaiza dijo...

Wooo!!! Genial, me ha dao un poco de penilla como estaba Hiromu >.< Y el hombre acorazado ya esta liandola parda D:

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)