11 de enero de 2015

Capitulo 31: Caída

[Cárcel médium de alta seguridad, Estado militar de Nueva York]

Hiromu camina escoltado por varios guardias hasta una enorme verja donde un celador, sin dejar de hojear varios folios, se dirige hacia él.

Celador: Hiromu Kurogawa ¿verdad? Bien, queda desprovisto de todas sus pertenecías. Todo lo que necesita se le proporcionará en las instalaciones carcelarias.

Uno de los celadores que lo escoltan coloca en la mesa el móvil, la cartera, las llaves y otras cosas que portaba Hiromu, incluida la piedra del valor.

Kurogawa: ¿Puedo al menos quedarme con eso? –Señala la piedra del valor- Es un recuerdo familiar.

¡TAP! Alguien le toca el hombro desde su espalda y le habla al odio.

Gilbert: Las normas de este sitio son claras.

Gilbert pasa delante de Hiromu y toma la piedra echándosela al bolsillo.

Gilbert: Celador, tome nota de todo. Pero de esta piedra me encargo yo.

Kurogawa mira con cara de odio a Gilbert mientras este se aleja por el pasillo.

Gilbert: Traedlo a mi despacho, debo hablar con él.

Los guardias llevan a Hiromu hasta un despacho cercano. En su interior podía observarse solo una mesa con dos sillas, una a cada lado. Solo una lámpara de pie ilumina la sala que carece de ventanas.

Gilbert: Siéntate Hiromu Kurogawa. –Dice mientras se enciende un puro.-

Hiromu se sienta en la silla frente a Gilbert.

Gilbert: Dejadnos solos. –Se dirige a los dos fornidos guardias que reposaban a ambos lados de la puerta.-

Los guardias se van cerrando la puerta de metal.

Gilbert: Bien, bien. Kurogawa, parece que has armado mucho jaleo en Japón. –Exhala humo- Y según parece tenías la intención de hacer lo mismo en mi humilde estado ¿verdad?

Gilbert ofrece un puro a Hiromu que niega con la cabeza.

Gilbert: La única diferencia entre Japón y el estado militar de Nueva York es precisamente eso, la catalogación de estado militar.

Gilbert se inclina hacia adelante acercándose hacia Hiromu.

Gilbert: ¿De verdad pensabas combatir cañones y bombas solo con el poder de tu mente y tus simples estrategias de reconquista ?

Hiromu mira serio a Gilbert sin mostrar miedo.

Kurogawa: Te sorprendería saber lo que puede hacerse solo con una simple palabra.

Gilbert: Oh, bonita frase. –Se recuesta sobre su silla- Esas ideas revolucionarias y brabuconas me recuerdan a alguien. Un viejo amigo que creo que conoces.

Hiromu mira extrañado a Gilbert, este le mira con rostro malvado mientras sacude la ceniza del puro en un cenicero.

Gilbert: No te hagas el tonto Hiromu Kurogawa, es alguien que conoces desde que naciste.

Kurogawa cambia su rostro de duda al de sorpresa y algo de rabia.

Gilbert: Como dicen, de tal palo tal astilla como dicen ¿no crees?

Kurogawa se levanta de la silla y da un golpe en la mesa con ambas manos esposadas.

Kurogawa: ¡¿De qué conoces a mi padre bastardo?!

La puerta se abre de golpe y los celadores agarran a Hiromu.

Guardias: ¡¿Todo bien señor?!

Gilbert: Si, si. No se preocupen. Es solo que la conversación está siendo algo acalorada, nada más.

Los guardias vuelven a salir y cerrar la puerta.

Gilbert: Te recomiendo no armar mucho jaleo en esta cárcel. Y de paso te advierto que esta altamente preparada para repeler ataques de “Psi”. Tanto las paredes como puertas y otras partes del recinto. Además claro de los dispositivos que lleva todo el personal. Si intentas hacer alguna tontería con tus poderes de médium, además de no servirte de nada serás severamente castigado. La amabilidad no es su fuerte ¿sabes?

Kurogawa se sienta de nuevo en su asiento.

Gilbert: Supongo que echaras en falta tus pertenencias. Pero tampoco llevabas mucho encima. Aun así me pregunto porque es tan importante para ti esto.

Gilbert coloca la piedra del valor sobre la mesa.

Gilbert: No cabe duda que es una piedra bonita, pero me pregunto si la belleza es su única cualidad.

Kurogawa: E…Es un recuerdo familiar.

Gilbert sonríe macabramente.

Gilbert: Ya, claro, un recuerdo familiar. –Da una profunda calada al puro- Entonces supongo que no pasaría nada si te la devolviese –Hace amago de acercársela pero luego la coge y se la mete de nuevo en el bolsillo.- Pero por desgracia las normas de este sitio son estrictas. Así que yo te la cuidaré ¿vale?

Kurogawa mira con odio a Gilbert que apaga el puro estrujándolo en el cenicero.

Gilbert: ¡Guardias!

Los guardias abren la puerta de golpe.

Guardias: ¡Señor!

Gilbert: Llevaos al señorito Kurogawa a su “suite”. Seguiremos hablando otro día.

Los guardias llevan a Hiromu hasta su celda y es encerrado en ella. La celda huele a lejía que usan para limpiar tanto el suelo como los baños y demás lugares. La luz entra por una única ventana con unos gruesos barrotes y la decoración de la sala parece escasa.

Kurogawa: *Ese Gilbert…. Me pregunto de qué conoce a mi padre.  ¿Acaso está vivo?... No… eso no es posible.*

Kurogawa mira por la ventana.

Kurogawa: *Bueno, parece que hasta aquí he llegado. Me pregunto si ellos –refiriéndose a sus amigos- seguirán con el plan…*

[Base oculta de la SWT en Nueva York]

Bob mira varios monitores desde su silla giratoria mientras su ojo mecánico no para de enfocar y desenfocar cual objetivo de cámara fotográfica.

Katie: Bob, es inútil. Por mucho que revises los archivos no tenemos datos suficientes sobre ese sitio.

Bob se gira sobre la silla giratoria.

Bob: Han capturado a Hiromu Kurogawa, es un error demasiado grave como para no hacer nada.

Katie: Nya, a lo que me refiero es que por mucho que quieras tranquilizar tu conciencia lo que estás haciendo solo servirá para eso, para apaciguar tu sentimiento de culpa.

Bob: Tsch…

Rodi: Si los datos de los que dispones son correctos esa cárcel esta forrada de dispositivos supresores del “psi”. Vamos, las paredes, ventanas, barrotes, cancelas… todo esta imbuido de energía “anti-psi”, la misma que tendrían esos cacharros de los guardias. Hiromu no podrá escapar utilizando a lo bruto sus poderes, es más, diría que lo tiene muy crudo para escapar.

Bob: Los datos de los que disponemos son solo parciales. Puede haber cosas que desconocemos, como puntos débiles de la estructura.

Bob continúa tecleando como un loco y mirando varios monitores.

Katie: Pero en ese caso, Bob, habría que proceder a estudiar a conciencia el lugar. Dar un paso en falso puede llevarnos al desastre. Ese sitio está muy vigilado.

Alfred come un plato de espaguetis en una mesa cercana. Su rostro delata cierta tristeza. Rodi se acerca hasta él.

Rodi: Puedo leerte el pensamiento y no tengo tu habilidad.

Alfred le dedica una leve sonrisa a Rodi.

Alfred: No sé cómo ha podido pasar esto, ninguno de nosotros ha sido capaz de evitarlo.

Rodi: Relájate, encontraremos alguna solución. Además, se trata de Hiromu, sabrá como valerse por sí mismo.

Alfred: No se en que estaba pensando. Prácticamente se vendió el mismo. Nos negó apoyarle.

Rodi: Francamente algunas acciones de Hiromu son un verdadero misterio. Pero en este caso su mirada lo delató. Su prioridad era evitar que nos capturasen, aun a costa de su propia libertad.

Alfred: Tsch… estúpido Hiromu –se come de golpe varios espaguetis-

Rodi: A propósito, ¿Donde está Ninette?

Alfred: Creo que está en la azotea.

Rodi: ¿En la azotea? ¿Con el frio que hace y la lluvia que está cayendo?

Alfred se encoje de hombros con la boca llena de tomate.

[Azotea de la base de la SWT]

Ninette mira hacia la ciudad. El cielo gris y la infinita lluvia hacen que su pelo luzca mojado y sus lágrimas se camuflen en sus mejillas húmedas.

Ninette: *Hiromu…  si pudiese me cambiaría por ti ahora mismo… ¿Dónde estás? ¿Qué te van a hacer?... Mi pecho necesita consuelo… un consuelo que solo puedes darme tu…*

Ninette crea un rosal de hielo a su alrededor.

Ninette: *Creí que mi cadena de soledad terminaría esta vez… No quería perder a nadie más. Luché a tu lado por defender tu misión, por defender el mundo, nuestro mundo. Me niego a creer que esto ha terminado, mi esperanza está contigo ¿la sientes?... mi cariño también ¿lo sientes?...*

[Cárcel de alta seguridad, celda de Hiromu]

Kurogawa: *Esta incesante lluvia… parece querer transmitirme algo… Si… El mundo está llorando. Y alguien más… mi seres queridos…. mis amigos… No debo perder la fe, yo mismo cree esa fe en ellos, en el mundo. Sería hipócrita dejarme ahora derrotar por esto. Debo salir de aquí, continuar con mis objetivos. No es solo cosa mía, es un compromiso con mis amigos, con el mundo…*

¡ZOOOOUM! Hiromu destroza un barreño con su poder mental.

Kurogawa: *Si tengo que destruir para crear que así sea. No habrá nada que me detenga esta vez. Encontraré la forma de salir de aquí. Y seguiré con mis objetivos, me reuniré con mis amigos... y también contigo…Ninette.*

Un fuerte deseo une a Hiromu con sus amigos. Ninguna celda será capaz de frenar la revolución.

Continuará… Capítulo 32: Tortura

1 comentario:

Yaiza dijo...

Guauuu! Como se estan poniendo las cosas! Pobrecita mi Ninette D: A ver la que se lía para que Hiromu salga de ahí!! Muchas ganas de más!

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)