18 de diciembre de 2014

Capitulo 30: Welcome


[Aeropuerto de Narita, Japón]

La gente trasiega tranquila y el único vestigio de la Titanium Mind es el control electrónico de la zona de embarque a los aviones internacionales. Justo donde esperan nuestros héroes para tomar su avión hacia América.

Rodi: ¡Que humillación! ¡Voy a destrozar a ese friki en cuanto llegue!

Rodi luce un traje de volantes con flores acompañado de un bolso y debidamente maquillado.

Alfred: Vamos “Mami Rodi” no es la primera vez que vistes así ¿no? Jajajaja….

¡PLONC! Rodi da un puñetazo en la cabeza a Alfred que luce un traje abotonado de niño pequeño con unos pantalones cortos.

Ninette: Chicos portaros bien, tenemos que parecer una familia para que no se note el farol.

Ninette va con rastas, un poncho y pantalones anchos simulando ser una hippie.

Kurogawa: Si, Rodi. Había tres pasaportes de chica y solo tenemos dos chicas. A alguno le tenía que tocar.

Hiromu viste un traje de chaqueta y un sombrero, además de un poblado mostacho y un bastón.

Rodi: Tsch… siempre igual…

Katie: Nya centraos, vamos a pasar por el control. Sacad los pasaportes.

Katie luce un traje de chica escolar con una maleta de flores.

Redmond: Bien amigos yo me quedo en Japón. Tengo que poner en orden varias cosas, además de que alguien tiene que proteger este país.

Rodi: Pacificador eh.

Redmond: Claro pequeño zorrito. Cuídate hermano.

Rodi se despide de Redmond con una amplia sonrisa.

Kurogawa: Maestro, ¿volveremos a vernos?

Redmond: Je, tenlo por seguro.  Buen viaje chicos.

Redmond vigila la zona mientras el equipo pasa uno a uno por el control donde un robot con apariencia humanoide escanea pasaportes y a ellos de arriba abajo.

Kurogawa: *Es curioso, a pesar de tener toda esta tecnología no es capaz de reconocer que vamos disfrazados. A fin de cuentas nos observa alguien a través de esos ojos mecánicos, alguien al que si estamos engañando.*

[Más tarde cuando todos se encuentran dentro del avión…]

Rodi se mueve de un lado a otro en el asiento.

Kurogawa: Eh Rodi ¿ocurre algo? Te noto incomodo.

Rodi: Tsch… joder la ropa interior esta, que se me mete por el culo.

Alfred: ¿En serio te has puesto la ropa interior a juego además del disfraz? Pffff jajajaja

Kurogawa: Rodi, no era necesario que te pusieses todo eso. Con lo de fuera bastaba.

Rodi: Joder eso se avisa, para colmo cogí el tanga y me queda pequeño.

Alfred: PFFFFF JAJAJAJA

Rodi: ¡¡De que te ríes cabeza membrillo!! –¡PAF! le pega con el bolso-

Ninette: Chicos…. Digooo ¡Hermanos! ¡No peleéis! ¡Paz y amor! –Dice intentado poner voz de hippie.-

Kurogawa: A propósito ¿Dónde está Katie?

Alfred: Creo que fue a la zona de descanso. Iré a echar un vistazo antes que “Mamá Rodi” me deje la cabeza llena de chicones con el bolso.

Rodi: Tsch….

Alfred camina hacia la zona de descanso. Allí podía observarse una mesa redonda muy limpia y un mueble bar con varias vitrinas. Katie estaba sentada en un taburete mirando por una pequeña ventana.

Alfred: Katie, ¿no estarías mejor en el asiento?

Katie: Nya, no te preocupes Alfredín. Prefiero tener cerca el baño.

Alfred: ¿Te encuentras mal?

Katie: N…No. Es solo que no me gusta volar…

Alfred: Vaya, todos tememos a algo eh.

Katie: Nya no te las des de héroe Alfredín. ¡Soy la gran Katie! Un simple vuelo no puede conmigo….

¡BRAAAAUM! Una turbulencia sacude el avión.

Katie: ¡Nyaaaaa!

Katie se abraza a Alfred por el susto.

Alfred: E…Es solo una turbulencia –dice sonrojado-

Katie: Ny…¿nya?

Katie se retira rápido sonrojada.

Katie: ¡N…no pienses nada raro! Solo me agarré para no caerme, ¡solo eso!

Alfred: Cla…claro. ¿Quieres que nos tomemos algo?

Katie: Mmmmm… zumo de fresa.

Alfred se dirige al mueble bar y busca un zumo de fresa.

Alfred: Parece que no hay, solo hay de melocotón.

Katie: Jooo… entonces dame de ese.

Mientras Rodi y Ninette se han dormido en los asientos. Hiromu mira por la ventanilla pensativo.

Kurogawa: *Ahora mismo parece que nada mas importa fuera de este aparato. Todos los que estamos aquí ahora mismo somos como una gran familia, estamos aislados. Si lo pienso bien diría que la tierra es algo parecido pero a lo grande. Je, no se pueden obviar las relaciones… Ahora mismo protegería a todos ellos con mi vida. Es curioso ahora me parece tan lejano ese tiempo en el cual estaba solo…*

El sueño alcanza a Hiromu y también termina durmiéndose.

[Más tarde…]

Altavoz: Señores pasajeros les informamos que acabamos de atracar en el aeropuerto del estado militar de Nueva York. Gracias por elegirnos para su viaje.

Kurogawa: Bueno, parece que hemos llegado.

Alfred: Ya era hora, empezaba a cansarme de tanto volar.

Alfred lleva a Katie a su espalda que parece algo mareada.

Ninette: Me pregunto si Bob nos estará esperando.

Rodi: Más le vale, no pienso pasearme por ahí más rato con esto puesto. –Se rasca el culo intentando ajustarse la ropa interior.-

Katie: Nya, tranquilos. Bob es un tipo de fiar.

Al bajar por la escalerilla se encuentran a Bob, que les espera tal como había dicho.

Bob: Bienvenidos chicos.

Kurogawa: Bob, que alegría volver a verte. ¿Alguna notica?

Bob: Tranquilo Hiromu. Tendremos tiempo de charlar en la guarida.

Rodi se acerca a Bob.

Rodi: Tsch… ¿podemos quitarnos esto ya? –Se refiere al disfraz-

Bob: Je, ¿Seguro? si te queda genial.

Rodi: ¡No me toques las narices!

Ninette: La verdad a mí también me gustaría cambiarme.

Bob: Bien, salgamos de aquí. El helicóptero debería recogernos en el punto indicado tras aquellos edificios. Allí podréis cambiaros.

[Calles cercanas al aeropuerto]

El día esta gris y ha empezado a llover de forma suave pero constante. El equipo camina por las calles clínicamente limpias, con baldosas confeccionadas con algún tipo de metal y granito.

Ninette: Esta ciudad parece algo triste y gris.

Bob: La Titanium Mind la ha convertido en su base militar. Vive gente pero el 70% son militares. Además aquí las leyes son muy estrictas.

Alfred: No hay suciedad, no hay mendigos…

Bob: Aquí todo es orden y dinero. No hay sitio para pobres ni gente que viva al margen de las leyes dictadas por la Titanium Mind. A excepción claro de grupos clandestinos, como nosotros.

Tras caminar un poco llegan al edificio señalado.

Bob: Cambiaros ahí dentro, voy a dar el aviso para que nos recojan en la azotea.

Todos entran al rellano del edificio y se colocan su ropa normal. Después salen fuera a esperar el helicóptero.

Rodi: Ya empezaba a agobiarme, que alegría volver a mi ropa cómoda.

Katie: Nya, parece que ya se escucha el helicóptero. ¿No llamaremos la atención?

Bob: Tranquila, esta calle es trasera y el helicóptero va de incognito. Para la Titanium Mind es un helicóptero policial.

¡RAAC! ¡RAAAAC! De pronto y casi sin darse cuenta un gran número de soldados les apuntan con sus armas en la calle.

Soldado: ¡Alto!
Los soldados forman frente al equipo. Sus uniformes son de tonos negros y azules con diversos protectores y una máscara antigás.

Soldado: ¡Por catalogación de terroristas en contra del bienestar de la población mundial tenemos orden de arrestaros!

Bob: Mierda, nos han cogido. Si el helicóptero nos recoge ahora nos seguirán.

Kurogawa: Joder…

Kurogawa lanza una especie de barrera psíquica hacia los soldados que abren fuego.

Soldado: ¡Fuego a discreción! ¡Activad los dispositivos!

Rodi: Parece que vamos a tener acción nada más llegar. –Desenvaina sus katanas-

Kurogawa se mantiene firme delante de sus amigos.

Bob: Vaya, has materializado una barrera de “psi” de la nada.  Parece que has mejorado desde la última vez ¿no?

Los soldados tocan la barrera y desaparece para sorpresa de todos. En las muñecas y cuellos de los soldados podían observarse pulseras y complementos extraños.

Bob: No es posible… ¡Hiromu, tienen dispositivos de supresión del psi!

Kurogawa: Tsch… no me jodas. ¿Cuándo se ha inventado eso?

Soldados: Se acabó la espera ¡Arrestadlos a todos!

Rodi se coloca en posición de ataque y Alfred hace lo propio con los nunchakos

Rodi: Si no podemos usar “Psi” habrá que darles “medicina física”.

Los soldados les apuntan desde más atrás con fusiles.

Alfred: Me parece que es mejor no movernos, Rodi.

Rodi: Apuntando con armas de fuego ante un reto cuerpo a cuerpo… ¡cobardes!…

Kurogawa: *Esto es malo. No podemos utilizar habilidades contra ellos debido a esos cacharros que llevan y nos superan en número y armamento como para luchar cuerpo a cuerpo…*

Kurogawa mira de reojo a sus compañeros a sus espaldas y les sonríe.

Kurogawa: Perdonadme chicos.

¡RAAANG! Hiromu crea una esfera de psi rodeando a sus compañeros.

Alfred: Eh ¿Qué haces Hiromu?

Bob: ¿Nos has encerrado?

Kurogawa crea además una barrera delante de él que utiliza de escudo.

Rodi: No… No nos ha encerrado… nos está protegiendo.

Ninette: ¿Eh?… Hi…Hiromu…

Los soldados se aproximan apuntando a Kurogawa que permanece quieto.

Soldados: ¡Vamos, en cuanto toquemos esas barreras escudo serán nuestros!

Kurogawa: *Si se acercan al orbe con esos cacharros desaparecerá y los capturarán.*

Kurogawa: ¡Bob, llévatelos de aquí! ¡Dile al helicóptero que os recoja! –Grita-

Alfred: ¡Que dices idiota! –golpea el orbe desde dentro sin resultado-

Ninette: ¡Hiromu-kun! ¡Por favor no nos dejes!

Kurogawa permanece serio y mientras eleva con telequinesis la esfera lentamente hacia la azotea donde les debía recoger el helicóptero. Los chorreones de sudor de su frente se mezclan con el agua de la lluvia.

Alfred: ¡¿Para eso me pediste que te acompañase? ¿Para eso me pediste que formásemos equipo?! –Grita enfurecido y con lágrimas en los ojos-

Ninette: ¡Hiromu-kun! ¡Te dije que nunca cargases tu solo con todo! –En sus ojos también brotaban lágrimas.-

El orbe llega a la azotea y al momento Hiromu es apresado por los soldados que lo reducen y colocan de rodillas sujetándole los brazos a sus espaldas.

Ninette: ¡Soltadle bastardos! –sus brazos comienzan a escarcharse-

Katie, seria, abraza a Ninette para intentar tranquilizarla.

Katie: Ninette-chan, tranquilízate o nos mataras a todos aquí dentro.

Kurogawa mira hacia sus amigos con la cara empapada y una sonrisa.

Kurogawa: *Chicos por favor… tenéis que escapar con vida.*

Bob mira la cara de Hiromu y entiende el mensaje.

Bob: Chicos hagamos caso a Hiromu, nos vamos.

Bob saca un aparato de su bolsillo y el helicóptero aparece recogiendo la esfera con todos dentro.

Alfred y Rodi gritan diversas cosas como “¡Imbécil!” o “¿Por qué lo has hecho?” Mientras Ninette llora desconsolada ante la seria mirada de Bob y Katie.

Bob: *Suerte Hiromu Kurogawa. Espero que sea un hasta luego…*

Cuando el helicóptero se aleja el orbe desaparece por la distancia con Hiromu dejando a todos en libertad. Bob saca un comunicador.

Bob: Base ¿me recibe? Sí, he recogido a casi todos y los llevo para allá… Si, casi todos… Hiromu Kurogawa ha sido capturado.

[De nuevo en la calle de los hechos…]

Hiromu está de rodillas con las manos atadas a la espalda. Alguien se aproxima a él, bajo un enorme toldo que le protege de la lluvia.

???: Bienvenido al estado militar de Nueva York, Hiromu Kurogawa.  –Dice con voz algo ronca-

Kurogawa: Je, te van a pagar mucho por haberme capturado ¿verdad?

???: Oh no, señor Kurogawa. Mis intereses van más allá del dinero. Aunque reconozco que no le hago ascos. –Exhala humo de un puro que esta fumando.-

???: Discúlpame. Me presentaré. Soy Gilbert Watson orgulloso presidente de este maravilloso estado.  -Saca una hoja de papel con una orden de arresto-

Gilbert: Parece que vamos a tener mucho tiempo de conocernos señor Kurogawa. –Le muestra la hoja de arresto mientras el humo del puro le da en la cara.-

Soldado: Señor, le llevamos a ese sitio ¿verdad?

Gilbert: Por supuesto, las cárceles convencionales no son para gente como él.

Un giro inesperado, Hiromu Kurogawa ha sido capturado. ¿El mundo ha perdido su última oportunidad de librarse de la Titanium Mind?

Continuará… Capítulo 31: Caída

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)