2 de octubre de 2014

Capitulo 25: Hogar


Rodi es instado a escuchar “la verdad” por parte de Redmond y Snider. ¿A que se refieren?

Rodi: ¿A qué viene tanto misterio?

Snider: Respóndeme una cosa, ¿Sabes algo de tu familia Rodi? ¿Recuerdas acaso tu apellido? –Dice serio-

Rodi: ¿Mi familia? Me abandonó en una residencia de mala muerte cuando aún era muy pequeño. Decir que guardo algún recuerdo de ellos sería mentir.

Redmond: La verdad con tan solo dos años no creo que recuerdases gran cosa.

Rodi: Si, la verdad es que con dos… -Abre los ojos de repente y envaina su katana que limpiaba con un trapo previamente.- ¿Co…como sabes que tenía dos años?

Redmond sonríe serio a Rodi sin decir nada más. Snider permanece serio tras este.

Rodi: ¡¿A que estáis jugando espías de pacotilla?! ¡Mi pasado no es necesario para resolver toda esta mierda de la Titanium Mind! ¿Desde cuándo me estáis espiando?

Redmond: Puede que no sea preciso para la misión, o tal vez sí. Pero a lo que quiero llegar…  ¿es importante para ti?

Rodi: Tsch…  -Se muestra molesto-

Rodi permanece unos segundos en silencio mirando a Redmond y Snider sin saber bien a donde pretenden llegar.

Snider: El pasado a veces sorprende, –interviene Snider- el daño causado en el futuro siempre viene de algún error cometido en el pasado.

Redmond: Y en el pasado cometí muchos errores. Errores que aun no alcanzo a pagar.

Redmond da unos pasos hacia una ventana mientras habla.

Snider: Yo también he cometido errores garrafales, muchos de ellos contra vosotros –Mira a Hiromu recordando sus anteriores batallas.- Pero la redención siempre está ahí, cuando la verdad se presenta y te hace entender que el futuro puede cambiar si cambiamos el presente.

Redmond: De esa forma se convertirá en un pasado libre de errores y permitirá un futuro sin dolor o remordimientos.

Rodi: ¿A qué viene todo esto? Si queréis calmar vuestra conciencia dedicaros a las obras de caridad.

Redmond: Je, desde luego eres testarudo Rudolph Fox.

Rodi abre los ojos como platos y deja caer su katana envainada al suelo.

Rodi: F…Fox…

Rodi se abalanza contra Redmond y le agarra del cuello. Todos se alarman pero no dejan de observar.

Rodi: ¡Estoy empezando a mosquearme! ¡¿Como sabes eso?! Ese apellido, ¡no me pertenece!

Snider hace amago de intervenir pero Redmond le insta a detenerse.

Redmond: Rudolph, cálmate y escucha. Tú eres un Fox, al igual que Snider y al igual que yo. Si nos dejas explicártelo detenidamente estoy seguro que entenderás muchas cosas de tu pasado.

Rodi mira serio y con una rabia infantil a Redmond para después soltarle el cuello bruscamente.

Rodi: Tsch… -Dice fastidiado-

Redmond: Estoy seguro de que el dolor que hay guardado dentro de tu corazón es culpa nuestra. Te pido disculpas, como tu hermano que soy.

Todos parecen sorprenderse ante las declaraciones de Redmond.

Rodi: Este tiempo… He ocultado el apellido Fox. Realmente no significaba nada para mí. ¿Habría de significar algo cuando me abandonaron tan pequeño que ni les recordaría? Por eso cuando supe de ti, y de tu apellido… no quería creerlo. Debía ser solo casualidad…

Redmond mira en silencio a Rodi. Snider toma la palabra.

Snider: Puede que ahora no quieras escuchar, esa testarudez me es familiar y entiendo cómo te sientes. Yo me he sentido igual que tu durante 22 años. Hasta hace poco no quería mirar la realidad. Por aquel entonces con tan solo 9 años no era capaz de controlar ni mis emociones, ni por supuesto mi poder. Eso sí, a diferencia de ti si podía recordar bien todo lo que presencié… aunque eso fue mi perdición…

“[Flashback] [Diciembre de 1994 en algún pueblecito alemán perdido]

En un laboratorio sobre un charco de sangre un hombre yace muerto. Un joven Redmond le apunta con un revólver, después de haberle disparado.

Snider: ¿Que has hecho hermano?

Un pequeño Snider aparece por las escaleras y conmocionado observa la escena.

Snider: Papá… ¿has matado a papa?

Redmond deja caer su revólver al suelo y se mira las manos, sudoroso y conmocionado.

Redmond: No…no…

Snider se aproxima, su cara es el reflejo de alguien que no es capaz de asimilar lo que está viendo.

Snider: Eres… ¡eres un asesino, hermano!

Una corriente de viento comienza a envolver al pequeño Snider entre lágrimas.



Snider: Papá ya me advirtió que el mundo era malo con los que éramos diferentes, está claro que tenía razón. Pero no pensaba que tu también… ¡ERAS MALO!

¡FLOOOOOUF! Snider se descontrola levantando un violento viento que arranca el tejado de la casa y hace salir a todos los vecinos de las casas cercanas.

Redmond: ¡Snider! ¡Lo siento! –Entre lágrimas. ¡Déjame explicártelo!

Snider: ¡TODOS SOIS MALOS! ¡PAPA TENIA RAZON! ¡MERECEIS MORIR!

¡BROOOOOOOUF! Con un gesto desesperado comienza a agitar violentamente sus brazos destrozando casas cercanas y haciendo correr despavoridos a sus habitantes.

Rodi: ¡Buaaaaa!

El llanto de un bebé en una habitación cercana alarma a Redmond.

Redmond: *¡Rudolph!*

Redmond corre por los restos de su casa hasta la habitación de su hermano menor. Este le toma entre sus brazos para salvarle de la ira de su otro hermano Snider.

Redmond: No es seguro que permanezcas aquí.

Redmond  se dispone a escapar del pueblo, evitando a su enfurecido hermano Snider.

Vecinos: ¡Es un monstruo! ¡Aaaaah!

Snider: ¡No soy un monstruo! ¡Vosotros sois los MONSTRUOS!

¡ZOOOOOOUF! Con otro violento ataque derriba el campanario del pueblo provocando una avalancha que destroza casi totalmente el pueblo. Después de esto busca a su hermano pero no haya respuesta, él ya se encontraba algo más lejos de allí.

Snider: ¡REEEEEDMOOOOND! ¡TE ENCONTRAREEEEE!

Ese último grito resonó por todo el lugar llegando incluso a oídos de Redmond que ya corría por el bosque con un pequeño Rodi entre sus brazos.

[Fin del Flashback]”

Todos miran a Snider en silencio unos instantes tras terminar el relato.

Redmond: Después de aquello viajé un tiempo con el pequeño Rodi, pero finalmente encontré un  orfanato en Inglaterra. No podía dejarle a mi lado, era peligroso.

Redmond mira hacia Rodi intentado disculparse.

Redmond: Ha pasado mucho tiempo pero… Rodi… Rudolph… Hermano… Espero que puedas perdonar a tus hermanos. Eres un Fox, tal vez el único que puede redimir todos los pecados de esta familia de locos.

Rodi permanece en silencio y meditando unos instantes.

Rodi: Todo este tiempo… he pensado que mi familia me abandonó en aquel orfanato, torturándome, pensando que lo hicieron porque nadie me quería…

Rodi se acerca lentamente a Redmond y Snider dando cada paso con cuidado y sin dejar de mirarles.

Rodi: ¿Y ahora aparecéis?, 20 años después pretendiendo que haga como que no pasa nada…

Rodi toma su katana y todos se ponen nerviosos sin saber que pretende. Redmond y Snider le miran sin hacer amago de defenderse.

Rodi: Aquellos años los pasé casi en soledad… El frio calaba mis huesos cada día, pero no era nada comparado con el frio que sentía dentro de mí. Solo pasaba las horas deseando poder escapar de allí…

Finalmente Rodi se detiene ante ambos hermanos y les mira serio.  

Rodi: Finalmente cuando escapé de allí tuve que enfrentarme al mundo. Era otro orfanato, pero de grandes dimensiones… mi sufrimiento no parecía tener fin… por eso ahora vosotros…

Rodi les mira fijamente unos segundos, todos permanecen tensos ante la incertidumbre de la reacción de este.

Rodi: Vosotros…

Tras dejar caer su espada al suelo Rodi les abraza a ambos la vez mientras deja brotar unas cuantas lágrimas de más.

Rodi: ¡Gracias por reaparecer en mi vida! ¡Gracias!

Los tres hermanos se abrazan fraternalmente.

Redmond: Supongo que… hoy tu duro corazón finalmente puede permitirse ser algo más blando, pequeño zorrito.

Aquella noche Rodi durmió en compañía de sus hermanos y sus amigos. Al fin había recuperado lo que perdió hace 19 años. Y estaba dispuesto a poner su espada para defenderles de lo que hiciese falta.

Continuará… Capítulo 26: Olor hermano

1 comentario:

Yaiza dijo...

Un capitulo muy tierno y que aclara la relación de los Fox, genial!

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)