27 de julio de 2014

Capitulo 22: Valor

Amanece en casa de la familia Kurogawa, todos desayunan en la mesa mientras miran las noticias en un televisor grande de plasma.

Noticias: “Parece que Tokio empieza a volver a la normalidad después del caos ocurrido recientemente. El supremo gobierno ha dado una segunda oportunidad a Japón y está planificada la reconstrucción del edificio principal destruido hace unos días por un movimiento terrorista. A pesar de todo el nodo robado de la sede sigue desaparecido. Este artefacto es necesario  para volver a la total normalidad en el país. Todo apunta a que el orbe está en posesión de la banda terrorista causante del incidente en el edificio. La banda parece estar liderada por un chico médium llamado Hiromu Kurogawa  y además entre sus filas se encuentra la peligrosa terrorista internacional Ninette Kuznetsova. La banda parecen poseer un alto nivel de tolerancia a la violencia que no dudan en emplear utilizando katanas y otras armas prohibidas por el gobierno. Si avistan a los sospechosos o detectan movimientos poco habituales avisen a las autoridades. Les seguiremos informando.”

Todos permanecen en silencio, la preocupación de Luzdivina se hacía presente en su rostro.

Kurogawa: No me cogerán mamá, -dice sin dejar de comer la tostada rompiendo el silencio- te lo aseguro.

Rodi: Hiromu, lo tenemos muy difícil a partir de ahora. Nos han fichado, irán a por nosotros.

Kurogawa: No Rodi, ya nos tenían fichados de antes. Estaban esperando a que tuviesen la coartada perfecta para ordenar nuestra caza.

Alfred: Podrían simplemente haberlo hecho también ¿no? Somos médium a fin de cuentas, personas que no merecen estar en libertad.

Kurogawa: El simple hecho de ser médium no es suficiente para convocar una orden de captura mundial.

Alfred: ¿Estas insinuando que nuestra cabeza no solo tiene precio aquí en Japón?

Kurogawa: Lamentablemente así es, creo que hemos llegado al punto de no retorno. Ya no podemos escapar de esto, tenemos que llegar hasta el final.

Luzdivina se levanta de la mesa y se dirige a la cocina sin decir nada.

Ninette mira a Hiromu diciéndole todo con una mirada. Hiromu asiente y se dirige a la cocina. Allí se acerca a su madre que se encuentra llorando apoyada sobre el fregadero.

Kurogawa: Mamá, -le dice mientras le acaricia la espalda- recuerda mi promesa, volveré sano y salvo al final de todo esto. Ahora solo quiero que estés segura mientras dura el caos.

Luzdivina: No logro asimilar que todo este peso recaiga sobre tus hombros.

La madre acaricia las mejillas de su hijo.

Luzdivina: Mi pequeño Hiromu…

Kurogawa sonría a su madre para tranquilizarla.

Kurogawa: Ah, por cierto mamá. –Rebusca en sus bolsillos y saca la piedra del valor- Quiero que me cuentes todo acerca de esto.

Luzdivina: Parece que me has hecho caso y la llevas contigo.

Kurogawa: Como olvidarlo, pero todavía no se cual es su verdadero poder. Sé que se trata de un artefacto arcano, pero el que me dio la información no supo decirme su utilidad exacta.

Luzdivina: La piedra del valor es una reliquia que protege a su portador y lo que ama si realmente su corazón lo desea. Eso al menos es lo que me dijeron a mí al legármela.

Kurogawa: ¿Quién te la dio?

Luzdivina: Me la legó mi madre que anteriormente la recibió de su padre. No sé desde cuando se está entregando, parece una costumbre antigua.

Kurogawa vuelve a meter la piedra en su bolsillo interno.

Kurogawa: La mantendré conmigo mamá. Al menos como símbolo de mi familia.

Luzdivina sonríe a su hijo.

Luzdivina: Estoy seguro que te protegerá.

Kurogawa: ¡Ah! mamá, tengo otra pregunta.

Luzdivina mira a su hijo esperando la pregunta.

Kurogawa: No quiero que te alarmes, pero un tipo me disparó una bala.

Luzdivina: ¡¿Cómo?!

Kurogawa: Después supe que se trataba de una bala de aerotitanio. Estoy al tanto de las propiedades que ocasiona en los médium. Pero, según se sabe gracias a tus investigaciones, el tiempo de eficacia del aerotitanio en sangre es limitado.

Luzdivina: Es correcto. La disolución del metal varía en función del tipo de sangre y en menor medida del estado mental del sujeto. Pero no suele permanecer mucho tiempo activo en sangre.

Kurogawa: Si, pero por alguna extraña razón eso no se aplica a mi cuerpo. El otro día conseguí despertar el poder del metal en mi sangre aun habiendo pasado días desde que recibí la bala.

Luzdivina: -Se muestra sorprendida.- ¿Es posible?...

Kurogawa: Que… ¿qué ocurre mamá?

Luzdivina toma a su hijo de la mano y pasa corriendo hacia el laboratorio casero que se encuentra en una de las habitaciones de la casa. Al pasar por el salón Rodi, Alfred y Ninette los ven pasar y deciden seguirlos.

Luzdivina: Hijo –con una jeringa en mano- ¿te importa que tome una muestra de tu sangre?

Kurogawa: -sudoroso- Bu…bueno *Genial no me gustan las agujas pero bueno.*

Luzdivina toma una muestra de sangre de Hiromu y la coloca en un microscopio.

Luzdivina: Hijo, abre el cajón de la mesta y dame la ampolla que hay dentro.

Kurogawa rebusca en el cajón hasta dar con una ampolla en la que podía leerse “TMX Labs”.

Kurogawa: Mamá, ¿esto es lo que parece?

Luzdivina: En efecto, es aerotitanio líquido.

Luzdivina mezcla el aerotitanio con la muestra de sangre de Hiromu y la analiza en el microscopio.

Rodi: Quién iba a imaginar que una bruja fuese científica. Qué paradoja.

Ninette: Bueno a fin de cuentas las cosas paranormales pueden ser ciencia no descubierta.

Luzdivina sigue mirando en el microscopio.

Luzdivina: ¡No puede ser!

Todos dan un respingo por el grito de Luzdivina.

Kurogawa: ¿Qué ocurre mama?

Luzdivina se gira en su silla para hablar con su hijo y los demás.

Luzdivina: Hiromu, cuando estábamos investigando en los laboratorios TMX la disolución del aerotitanio en sangre descubrimos que no todos los tipos de sangre lo diluyen igual de rápido. Incluso llegamos a especular sobre un tipo de sangre que hiciese que el aerotitanio no se eliminase, si no que se fusionase con el plasma y lo hiciese suyo, incluso llegando a recrear el aerotitanio por sí mismo.

Kurogawa mira sus manos pensativo.

Luzdivina: Solo un tipo de sangre logró retardar el aerotitanio hasta 5 días, una diferencia de 3 días más con los demás que no llegaban al segundo día. Quién iba a decirme que mi propio hijo seria el que tuviese la sangre adecuada para mantener un flujo perenne de aerotitanio.

Todos miran a Hiromu sorprendidos.

Ninette: Vaya a fin de cuentas Hiromu-kun sí que es alguien especial. –dice sonriendo.-

Kurogawa: *Mi sangre es capaz de asimilar el aerotitanio permanentemente. No cabe duda que es una ventaja, pero me pregunto qué riesgos conlleva eso. Necesitaría que alguien me respondiese algunas preguntas, pero si soy el único con esta habilidad creo que tendré que descubrirlo por mí mismo. A menos que…* ¡Mamá! Dices que hay un tipo de sangre que consiguió mantener el aerotitanio 5 días. ¿De quién es la sangre? ¿Podría hablar con el propietario?

Luzdivina: Mezclé el aerotitanio con varios tipos de sangre en probetas, los donantes fueron muchos y la disolución de cada cual fue variable. Como ya sabéis solo tuve un sujeto voluntario y casualmente la sangre pertenecía al mismo. De hecho le inyectamos el aerotitanio directamente en lugar de hacerlo en una probeta.

Rodi: Luzdivina-sama, ¿No hay posibilidad de que en sangre corriente tarde más? Si lo probó “in-vitro” y solo en un sujeto vivo es extraño que curiosamente el record lo ostente el sujeto vivo.

Luzdivina: Por macabro que resulte he adquirido los resultados de los experimentos que se llevaron a cabo utilizando sujetos vivos después de mi marcha. Todavía había muchas bases de datos que re direccionaban a mis equipos informáticos.  Así que me aproveché de esa información. –Mira a Rodi como disculpándose y este asiente aceptándola.- Lo que quiero decir es que la disolución es igual de rápida en muestras y en sangre corriente mientras sea del mismo sujeto.  Y ninguno de los sujetos experimentó una disolución tan lenta como el sujeto cero, el  que trabajó conmigo.

Kurogawa: ¡Necesito hablar con él!

Luzdivina: Desconozco su paradero hijo. Ocurrieron muchas cosas a raíz de la muerte de tu padre.

Kurogawa: Lo buscaré, ¿Cuál es su nombre?

Luzdivina: Su nombre, su nombre era… Redmond, se llamaba Redmond Fox.

Kurogawa: ¡¿Redmond Fox?!

Todo el equipo queda sorprendido.

Luzdivina: Si, Redmond.

Kurogawa(recuerdo): * “Redmond: Hiromu, la bala que te disparé el otro día ya debe haberse diluido. Pero mi empeño por dispararte se debía a que tu cuerpo no es igual que el resto de cuerpos, ni por supuesto tu mente.”*

Kurogawa: Redmond Fox, fue quien me disparó la bala de aerotitanio mamá. Y además… nos ayudó a escapar en Tokio…  Antes de irnos me dejó bien claro que mi cuerpo y mente no eran como los demás.

Luzdivina: Redmond, ¿sabía acerca de tu condición sanguínea y mental?

Kurogawa: Ahora me explico todo, su empeño por dispararme, su forma de defenderme. Él me consideraba alguien especial…

Luzdivina: ¿Te consideraba?

Rodi: Según parece, señora Kurogawa, Redmond ha muerto a manos de su hermano. Snider se presentó ante nosotros vistiendo la gabardina que solía usar Redmond y lo dio por muerto.

Luzdivina: -se entristece- Ciertamente Redmond me comentó del odio de su hermano hacia él y la historia de su padre.

Rodi: ¿La historia de su padre?

Luzdivina: Si, al parecer el padre era un idealista muy radical. Yo le conocía, el doctor Fox, un bioquímico de renombre. Quería crear un mundo de personas perfectas, llegaron a expulsarle de varios lugares donde trabajaba. Al parecer un día intentó hacer una especie de bomba química que afectase solo a ciertos patrones biológicos, por lo que solo sobrevivirían los seres humanos que el mismo había excluido de la acción de la bomba. Pero justo antes de que pusiese en marcha el mecanismo su hijo Redmond le detuvo, ganándose el odio de su hermano que idolatraba a su padre. Todo esto me lo contó justo antes de presentarse como voluntario para mis experimentos, quería expiar sus pecados. A pesar de haber hecho lo más beneficioso para la humanidad llevaba una enorme carga sobre sus hombros después de haber matado a su padre. No le importaba morir en mi laboratorio. Era una persona de grandes ideales no cabe duda.

Kurogawa: En cualquier caso ya no podré preguntarle nada sobre el control de aerotitanio ni sus efectos.

Luzdivina: Tal vez pueda comunicarme con él usando mis poderes.

Kurogawa: ¿De verdad puedes hacer eso?

Luzdivina: Claro, me llevaba muy bien con Redmond. Pasamos mucho tiempo juntos, creo que podre establecer contacto con su espíritu. Además, me gustaría saber por qué él sabía sobre ti cosas que ni tu propia madre sabia.

Todos guardan silencio y observan a Luzdivina.

Luzdivina: Necesito un poco de concentración.

Una especie de niebla comienza a envolver a Luzdivina.

Luzdivina: Mmmmmm…. Mmmmmm… mmmm…. Mmmm…

La niebla cada vez se hace más densa denotando el esfuerzo de la médium.

Luzdivina: Qué extraño….

Kurogawa: ¿Ocurre algo mamá?

Luzdivina: No logró encontrarle…

Kurogawa: Tal vez no le conocías tan bien como creías.

Luzdivina: No, estoy segura de que alcancé el grado suficiente como para que entre en el rango de detección. Esto significa que tal vez… Redmond Fox….

Luzdivina se queda unos segundos en silencio.

Luzdivina: No está muerto.

Para sorpresa de todos Redmond Fox el pacificador sigue vivo. La fallida búsqueda de su espíritu devuelve un poco la esperanza al equipo.

Mientras tanto la muerte personificada camina por la calle.

[Estación de Yokohama]

Vlad: Así que esta es la ciudad de Hiromu Kurogawa. Parece viva, creo que me voy a divertir.

Una sombra de larga melena y gabardina aparece sosteniendo un orbe en sus manos.

Snider: No tan deprisa apestoso pájaro, creo que antes te las tendrás que ver con la justicia.

Snider se presenta ante Vlad con el orbe levitando en su mano derecha.

Vlad: Uh, eso que tienes ahí no te pertenece.

Snider: ¿A no? Intenta recuperarlo.

Vlad: Te has vuelto muy gallito Snider. No olvides que el soberano puede destruirte en un momento si lo desea. No tientes a la suerte.

Snider: Yo no estoy tan seguro de que ese cerdo pueda hacerme nada.

Vlad: Bueno está claro que no atiendes a razones. –Saca varias jeringas entre sus dedos.- Parece que antes tendré que jugar contigo.

Vlad y Snider parecen dispuestos a pelear  ¿Qué pasará ahora?

Continuará… Capítulo 23: Zorro perdido

1 comentario:

Yaiza dijo...

Muy interesante :3 ¿donde estara redmond? seguro que sale en el siguiente cap ^^

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)