2 de abril de 2014

Capitulo 15: Sol naciente

Tokio,  un día después de la llegada a la estación destino. Hiromu y Ninette van camino de la torre de Tokio, allí esperan encontrarse con Rodi y Alfred.

Kurogawa: Hay bastante gente por aquí, será difícil que nos encuentren cuando lleguemos a la torre.

Ninette: Esta atardeciendo, si esperamos un rato se irá disipando la gente.

De pronto un extraño tipo cubierto por una vieja gabardina marrón les llama desde una esquina de un callejón.

???: Eh muchachos, acercaos un momento.

Kurogawa y Ninette se aproxima desconfiados al roñoso hombre.

???: ¿Podéis ayudarme a sacar una cosa de este callejón? Soy viejo y mi espalda no da para más.

Kurogawa: *La verdad es que este tipo huele mal y parece con pocos recursos, ¿Qué querrá sacar de ese callejón?*

Kurogawa y Ninette se aproximan al hombre y lo siguen por los callejones. De pronto este para y se da la vuelta con una navaja en la mano.

???: Vamos chicos bien, dadme vuestro dinero si no queréis que os pinche.

Kurogawa cubre a Ninette con su brazo derecho.

Kurogawa: ¡y una mierda te vamos a dar!

???: ¿A si? Jejeje

El tipo se acerca lentamente hacia ellos y cuando querían huir por donde vinieron, otros dos tipos les acorralan.

Ninette: Hiromu, son tres. ¿Les damos caña?

Kurogawa: No te precipites Ninette, no nos conviene llamar la atención.

Ninette: Pero nos van a hacer daño.

Kurogawa: *¡Joder! Mi fuerte no es para nada la lucha cuerpo a cuerpo. Y no quiero que Ninette se arriesgue. Tal vez lo mejor será dialogar y darles el dinero…*

¡ZAAAS! Rápidamente los tres tipos caen al suelo con la ropa cortada para sorpresa de Hiromu y Ninette.

Rodi: Justo a tiempo…

Alfred: -aparece jugueteando con unos nunchakos- No me jodas tío, no se te puede dejar solo ni un momento eh. –Dice con tono burlón-

Rodi y Alfred aparecen en el momento justo.

Ninette: ¡Rodi! ¡Alfred!

Kurogawa: Gracias por la oportunidad chicos.

Rodi: -sonríe a Hiromu y apunta seguidamente al primer tipo con la katana- Hiromu, ¿qué hacemos con estos despojos humanos?

???: Por favor, tened piedad. Solo somos unas pobres víctimas de la sociedad.

Rodi: No me vengas con milongas, un poco más tarde y le haces un “tatuaje” a mi compañero con esto -¡CLANG! Da un tajo y parte la navaja.-

Los otros dos tipos permanecían apresados por Alfred.

???: Tenemos hambre, y no tenemos que comer. Nuestras familias nos esperan con lo que podamos conseguir.

Rodi: ¿ Y a mí que me cuentas amigo? La vida es dura, pero eso no justifica que tengas que hacer daño a los demás.

Kurogawa rebusca en su cartera y saca unos cuantos billetes.

Kurogawa: ¿Es suficiente? –Le muestra los billetes a los tipos-

Rodi: Hiromu, no tienes por qué darles nada a estas ratas.

Kurogawa: Rodi, estamos luchando por eliminar la tiranía de este mundo. Y estas personas son víctimas, estamos luchando por defenderlos a ellos.

Rodi: Tsch, haz lo que quieras. –deja apuntar al tipo con la katana y la envaina.-

Kurogawa deja caer los billetes al lado del tipo. Este lo coge y los otros dos tipos que Alfred ya había soltado se aproximan a tomar su parte.

???: Muchas gracias, lamento las formas pero estamos desesperados y…

Kurogawa: La próxima vez intentad conseguir el dinero de forma más limpia y si tenéis que recurrir a la violencia que sea contra los verdaderos culpables de vuestro estado no contra vuestros compañeros.

Los tipos sonríen y se alejan por los callejones.

Rodi: Tu forma de hacer las cosas te puede suponer un problema algún día Hiromu, perdona que te lo diga.

Kurogawa: -pone la mano sobre el hombro de Rodi- Agradezco que llegarais tan puntuales, y me alegro de veros chicos.

Rodi: -sonríe a Hiromu- ¿Que ibas a hacer sin nosotros cerebrito?

Alfred: ¿Bueno y que tal os ha ido el viaje?

Kurogawa: El viaje tranquilo, pero antes tuvimos un pequeño contratiempo.

Alfred: Vaya, nosotros tampoco lo tuvimos fácil del todo.

Ninette: Chicos, esta anocheciendo, será mejor buscar un lugar para hacer noche.

Rodi: Si, el problema es que no sería conveniente que levantemos sospechas en ningún establecimiento.

Alfred: Mmm, ya que habíamos quedado en vernos en la torre de Tokio ¿por qué no hacemos noche allí?

Ninette: Eh, no es mala idea. Además por la noche está muy bonita.

Kurogawa: Esta bien, vayamos allí y pasemos la noche en la torre.

El equipo al fin reunido pone rumbo a la torre de Tokio. Las calles están tranquilas y en esa tranquilidad solo los pasos de los cuatros amigos se escuchan.

Rodi: Así que ese tal Snider os dio bastantes problemas.

Kurogawa: Si lo que me preocupa es que parece que es el que dirige las fuerzas policiales, al menos las de Japón.

Rodi: La Titanium Mind tiene una forma peculiar de hacer las cosas, no podemos saber si su influencia no alcanza el mundo entero.

Kurogawa: Si, pero esos tipos enchaquetados que os siguieron a vosotros, tal vez sean de algún escuadrón secreto.

Rodi: No lo sé. Lo que está claro es que se están enterando de nuestros movimientos.

Ninette: ¡Aaaah!, ¡la Torre de Tokio!

Alfred: Vaya la torre de Tokio es impresionante, y más por la noche.

El grupo entra dentro de la torre sigilosamente.

Rodi: Parece que la Titanium Mind la ha cerrado al público. Está algo abandonada.

Kurogawa: Sera mejor que mantengamos cierto grado de vigilancia, nunca se sabe. Recurriremos al mismo método de separarnos en parejas. –mira a Rodi y Alfred- ¿Preferís subir o quedaros aquí?

Alfred: -mira disgustado a Kurogawa- ¿Entonces serán las mismas parejas? Más vale que no pregunte por qué quieres irte solo arriba con Ni… -¡PAF!-¡Ugh! –Rodi da un puñetazo en la barriga de Alfred interrumpiéndole-

Rodi: Hiromu, nosotros nos quedaremos por aquí. Tu ve arriba con Ninette y no te preocupes por nada.

Kurogawa: Si, al amanecer iremos hacia la sede de la Titanium Mind. Descansad bien que nos espera mucha acción.

Rodi sonríe y extiende un pulgar hacia arriba dándole a entender su conformidad. Tras esto Kurogawa y Ninette suben por las escaleras hacia unas plantas más altas de la torre.

Alfred: No vuelvas a darme golpes tan repentinos, que soy de estomago delicado.

Rodi: No seas quejica, solo ha sido un golpecito.

Alfred: Ya claro, ¿y a que viene esa preocupación por la relación de ellos dos?

Rodi: -mira serio al infinito- Tengo debilidad por las relaciones humanas, me parecen tan frágiles....

Hiromu y Ninette se encuentran en uno de los puntos más altos de la torre de Tokio. La noche había llegado y corría una fresca brisa. Hiromu se aproxima al borde de la torre para observar el paisaje. Ninette permanece más atrás observándole.

Ninette: *Esto que siento en mi interior es tan extraño. Yo no era capaz de sentir casi ningún afecto por nada externo. Desde que perdí a mi madre fue menguando el amor por todo lo demás,  solo amaba mi recuerdos. Y finalmente después de la muerte de mi padre me convertí en una persona casi tan fría como el hielo que yo misma soy capaz de crear.*

Ninette observa la figura de Kurogawa, con su chaquete mecida por el viento que sopla en lo alto de la torre.

Ninette: *Hiromu Kurogawa. Al principio me sentía atraída por sus ideales y después de conocerle su rebeldía también me llamó la atención. Pero poco a poco me ha ido mostrando facetas de su personalidad que no encajan con la idea que tenia de él. Pero lo extraño es que esas facetas me gustan más todavía. No ha pasado mucho tiempo desde que viajo con él, pero esta fuerza, este sentimiento que escapa a toda lógica y aun así golpea con fuerza mi gélido interior.*

Hiromu gira ligeramente y mira a Ninette a su espalda. Esta da un respingo y le mira sonrojada.

Kurogawa: Ninette, acércate y mira esto.

Ninette se aproxima a Kurogawa lentamente y mira por donde le indica este.
Podía observarse toda la ciudad de Tokio por la noche iluminada por millones de luces.

Ninette: ¡Aaaaah! ¡Es precioso!

Kurogawa: Esta ciudad conserva su belleza y millones de vidas que actualmente están puestas en entredicho.  –Levanta el brazo y señala hacia el edificio de la Titanium Mind, que también podía observarse desde allí.- Aquel es nuestro objetivo, si conseguimos tomar aquel edificio toda esta ciudad y Japón entero serán liberados de la influencia directa de esa tiránica organización. Y también será el primer paso hacia la liberación mundial.

Kurogawa baja el brazo sin dejar de mirar hacia aquel lugar.

Kurogawa: Seguramente será difícil y además peligroso. Puede que suene extraño, pero quiero que sepas que, pese a lo egoísta que pueda sonar, deseo que salgas de esta misión con vida y sin daños. Aún si eso supone poner en peligro la misma.

Ninette con ojos vidriosos y cara sorpresiva mira a Kurogawa, que no apartaba la mirada de la Titanium Mind y permanecía serio.

Kurogawa: No me considero perfecto y por ello tengo derecho a equivocarme caprichosamente, por ello al menos me gustaría pedir eso.  Además tú ya te has arriesgado muchas veces por mí, tómalo como una especie de compensación.

Ninette: Hi…Hiromu…

Kurogawa mira a Ninette que parecía querer decirle algo.

Kurogawa: ¿Si?

Ninette: Y…yo… -dirige sus manos al pecho- te… quie… -mira Hiromu sonriendo con los ojos vidriosos- ¡te quiero ser de ayuda!

Hiromu miraba sorprendido a Ninette.

Ninette: Valoro que te preocupes por mí. Pero estamos juntos en esto, y yo también deseo un mundo donde las personas sufran menos y sean más libres. Así que no me pidas que abandone si las cosas se ponen complicadas.

Kurogawa sonríe y dirige tímidamente su mano hacia la cabeza de Ninette acariciándola.

Kurogawa: Supongo que tendremos que esforzarnos el doble para salir todos juntos de allí.

Ninette mantenía un gesto dulce en su rostro sonrojado.

Kurogawa: Haremos noche aquí arriba y cuando amanezca iremos hacia la Titanium Mind.

Kurogawa se recuesta en una esquina de esa misma planta. Ninette le observa apoyada en la barandilla de la torre.

Ninette: *Ciertamente  esta persona tiene cualidades que mantiene ocultas en su interior bajo esa dura apariencia. Tengo curiosidad, o más que eso, tengo deseo de saber más de él. Todavía no entiendo bien si esta sensación es simple curiosidad o si realmente  esto que siento por él… puede ser algo más… algo que casi había olvidado cómo se sentía.*

El hielo se derrite en el corazón de Ninette. Sensaciones intensas previas al desarrollo del plan que les llevaría hasta la sede nipona de la Titanium Mind al amanecer.

Continuará… Capítulo 16: Monstruos enchaquetados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)