12 de marzo de 2014

Capitulo 13: Vence a tus demonios

Un inesperado giro de los acontecimientos pone a Hiromu en un aprieto, Snider se ha inyectado una dosis de aerotitanio diluido. El poder del metal en sus venas lo convierte en un poderoso humano hipermusculado. Kurogawa, solo acompañado por Redmond y Ninette que reposan sobre el suelo, debe hacer frente al ahora monstruoso Snider.

Snider: ¡Graaaaaaarg! Estúpido médium, -su voz era ronca y grave- todos los de tu estirpe pronto dejaran de existir. El mundo no necesita de seres capaces de marcar la diferencia. Solo requiere de orden, un orden milimétrico e inalterable.

Kurogawa: Olvidas que tú también eres diferente ahora, aunque seas un X-Pirit, un médium artificial, no dejas de ser diferente al resto de las personas.

Snider deja escapar una sonrisa mostrando unos dientes serrados y afilados.

Snider: Supongo que algunos deben sacrificarse por otros, no hay orden sin desorden previo.

Kurogawa: No seré yo quien contradiga esa frase –extiende sus manos colocando la derecha más avanzada y en forma de garra. Su mirada era decidida- pero no habrá más desorden que el que yo debo imponer.

¡Craaaash! Kurogawa hace levitar varios objetos urbanos cercanos y hace reventar un par de ventanas solo con su gesto manual. Snider se mantenía firme y había resistido el ataque de Kurogawa.

Snider: Jajaja, parece que el fondo sí que somos parecidos ¿verdad? ¡Kurogawaaaaa! -¡BLAM! Golpea el suelo destrozando el pavimento de la calle- ¡Graaaaaa!

Snider embiste a Kurogawa varias veces mientras este esquiva un par de golpes para luego tirarse en plancha por el suelo ante la imposibilidad de aguantar ese ritmo.

Snider: ¡Te tengo! –extiende sus brazos en cruz y un violento vendaval arrecia haciendo rodar a Redmond y Ninette, mientras Hiromu se agarra a una boca de incendio cercana.

Kurogawa: ¡Ninette! *Debo alejarme de ellos, los estoy poniendo en peligro. Pero este tipo, ha debido de potenciar sus habilidades hasta un nivel insospechado. Si quiero evitarles el peligro tal vez deba…* -mira calle arriba, la avenida era larga.-

Snider corre hacia Hiromu y da un fuerte golpe arrancando de cuajo la boca de incendio. Kurogawa esquiva por los pelos el impacto y sin dudar hecha a correr calle arriba.

Snider: Jajajaja, ¿ya estas así de asustado? –Comienza a perseguirle corriendo con estruendosas pisadas- Que poco me ha costado meterte miedo.

Kurogawa: *Bien, me está siguiendo. Cuando esté lo bastante lejos pensare en qué hacer para eliminarle.*

Ninette miraba como Hiromu se alejaba perseguido por la monstruosa criatura.

Ninette: Hiromu…  -dirige su mano lentamente hacia su pecho y saca del vestido un collar de plata con varios zafiros engarzados.- No voy a dejarte solo…

Ninette oprime el collar con ambas manos como en posición orante y una luz azul comienza a salir por las rendijas de sus manos. Redmond observa a Ninette.

Redmond: *Ese poder, realmente esta chica es…*

Mientras tanto Kurogawa ha llegado a una plaza en cuyo centro hay una fuente cuadrada.

Kurogawa: Supongo que aquí está bien.

Snider: ¡Graaaa! Jajajaja. ¿Ya te cansaste de correr?

???: ¡Alto ahí!¡No se muevan!

Varios coches de policía habían llegado a la plaza alertados por el escándalo.

Snider: Vaya, vaya, las fuerzas del orden. Supongo que no me reconocéis en esta forma ¿verdad?

Kurogawa: *Debo hacer algo rápido, si me detienen ahora todo habrá terminado.*

Policías: Tiraos al suelo muy despacio.

Snider: ¡Graaaajajajaja! Está bien no me dejáis alternativa.

Snider comienza a crear una espiral de viento a su alrededor.

Policías: ¡Abrid fuego!

Kurogawa: ¡Mierda!

Una lluvia de balas comienza a caer sobre ambos, pero la espiral de viento de Snider devuelve las balas acertando a varios policías. El contraataque hace que cese la ofensiva policial.

Policías: ¡Alto el fuego!

Los policías asustados y malheridos esperan a que el polvo levantado les dejase mejor visión de la escena.
Snider estaba completamente intacto y con una sonrisa de superioridad en su rostro.
Pero esa sonrisa le duró poco,  Kurogawa por su parte había detenido todas las balas que iban hacia él y las mantenía flotando a su alrededor.

Kurogawa: Escuchadme bien todos, este mundo es actualmente muy injusto. Y me he comprometido a cambiarlo, así que… ¡No puedo permitirme perder ahora!

Tras lanzar esa frase revolucionaria libera todas las balas en dirección hacia Snider impactando de lleno y haciéndolo caer al suelo varios metros hacia atrás.

Policías: ¡Es un médium! ¡Acabad con él!

Kurogawa desplaza con telequinesis varios coches solo moviendo un brazo y comienza su huida hacia un callejón cercano.

Kurogawa: *Vale ahora tengo un nuevo problema. Voy a volver hacia donde está Ninette y tenemos que salir pitando hacia el tren.*

Mientras varios policías estaban rodeando a Snider pero de pronto salen despedidos.

Snider: ¡Graaaaaaaaaaaaaaaa! ¡Hiromuuuuuuuuuuu!

Kurogawa: *Ese grito… debo darme más prisa.* -Hiromu mira hacia unas escaleras de hierro traseras- *Subiré a las azoteas, será más fácil por ahí.*

Snider corre furiosamente por la avenida destrozando todo a su paso y creando un enorme caos.

Snider: ¡Cuando te encuentre te voy a destrozar!

Kurogawa llega al lugar donde dejo a Redmond y Ninette, pero ya no están allí. La lluvia aún caía con algún trueno ocasional.

Kurogawa: *Ninette, donde…*

¡BOOOOM!

Snider: ¡Graaaaaaaa!

Ante Kurogawa aparece Snider atravesando una pared que había destrozado.
Hiromu corre y sube hacia la azotea de nuevo, pero Snider le sigue destrozando partes de la fachada en su escalada.

Kurogawa: *No puedo dejar que me atrape. Iré hacia la estación por los tejados, tal vez Ninette haya ido hacia allí.*

Kurogawa corre de azotea en azotea mientras es perseguido por el monstruoso Snider. En cierto punto debe escalar a una azotea más alta. Pero ahí se encuentra atrapado.

Kurogawa: ¡Mierda! *No hay más azoteas en esta dirección. Estoy atrapado aquí arriba y ese monstruo esta escalando hacia aquí.*

Snider: ¡Graaaaaa!

Kurogawa: *Debo pensar algo deprisa. –Mira hacia abajo, la calle estaba llena de coches patrulla.- *No tengo escapatoria*

Snider llega a lo alto de la azotea y se encuentra acorralando a Hiromu al borde del mismo.

Snider: Jajajaja, eso es lo que pasa cuando se juega con el orden establecido, acabas encontrándote al borde.

Kurogawa: *Esta bien es hora de aprovechar el aerotitanio.*

Kurogawa extiende sus brazos e intenta detener el avance de Snider. Este continua avanzando hacia el aun con más dificultad, contrarrestando la resistencia de Hiromu.

Snider: Solo conseguirás retrasar tu fin Hiromu Kurogawa. Es solo cuestión de tiempo que llegue hasta ti.

Kurogawa: *No aguantare mucho tiempo así, tal vez debería…*

Snider continua haciendo fuerza y avanzando.

Kurogawa: *Esta bien, tal vez esto sea arriesgado pero no tengo alternativa.*

Snider estaba a punto de alcanzar a Hiromu.

Snider: ¡Grrrrrraaa! Te tengo bastardo.

Kurogawa: -mira cara a cara con un sonrisa picara a Snider- Yo creo que no.

Kurogawa bajas sus brazos eliminando el muro telequinético y se lanza al vacio. Snider al perder la fuerza opositora pierde el control y se abalanza al vacio detrás de él.

Snider: ¡Noooooo! ¡AAAAAAAAARG!

Kurogawa mientras cae extiende sus brazos en dirección al suelo y crea de nuevo la resistencia telequinética que potenciada por el aerotitanio le permite sostenerse en el aire a gran altura. Snider continúa cayendo y se precipita contra los policías.

Policías: ¡Cuidado!

¡Baaaam! Snider se estrella contra el suelo y queda inconsciente. Los policías le rodean y poco a poco recupera su forma normal.

Policías: Un momento… ¡es el comisario! ¡Llamad una ambulancia! –carga una pistola y apunta a Kurogawa- Asqueroso médium todo es culpa tuya.

Kurogawa: ¡No jodas!

¡BANG! Hiromu retira los brazos que le mantenían en el aire para esquivar la bala y se agarra al alfeizar de una ventana a cinco pisos del suelo.

Policía: El segundo tiro no lo fallaré. –Apunta hacia Hiromu-

¡Bang!¡Crac! La bala es detenida por un escudo de hielo que aparece protegiendo a Kurogawa.

Policías: ¿Que ha sido eso?

¡BAAAAAM! Los coches de policía comienzan a rodar empujados por unos tentáculos de energía azul. Uno de esos tentáculos agarra a Hiromu y lo hace descender al suelo a salvo.

Kurogawa: Quien….

La misteriosa autora de los hechos no es otra que Ninette en cuyos brazos ahora lucia unas cadenas plateados con zafiros que le rodeaban en forma de espiral los mismos. Su rostro mostraba una confianza y seriedad inusual.

Policías: ¡Aviso a todas las unidades! ¡Envíen refuerzos! Si, se trata de la terrorista rusa, la dama de las lágrimas heladas, Ninette Kuznetsova.

Continuará… Capítulo 14: El calor de mi corazón

1 comentario:

Yaiza dijo...

Que ganas de ver a Ninette en acción! Y el malo algo hará... por lo menos Hiromu ha salido airoso por ahora.

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)