4 de marzo de 2014

Capitulo 12: No estas solo

Kurogawa y Ninette se encuentran débiles en el suelo pero el misterioso Redmond Fox, conocido como el pacificador, aparece en el último momento y apunta con dos pistolas calibre 50 a Snider mientras este no parece temerle.

Snider: Jajajaja pobre inepto. Tus días de gloria terminaron en el momento que decidiste pensar por ti mismo.

Redmond: *Apunta a Snider* Nunca tuve días de gloria *¡BANG! Dispara a Snider que esquiva la bala por los pelos.* Pero me asegurare de que tu tampoco los tengas.

Snider: Je *muestra una sonrisa confiada mientras se agazapa contra el suelo*

Mientras Ninette se arrastra hasta ponerse al lado de Kurogawa.

Kurogawa: No vuelvas a ponerte en peligro de esa manera Ninette, has hecho un movimiento muy arriesgado.

Ninette: *Avergonzada* No podía hacer otra cosa, era una situación crítica.

Kurogawa: Recuerda siempre esto, si alguna vez tienes que elegir, elígete a ti misma. *Dice serio y sin dirigirle la mirada centrando su atención el combate que se desarrolla cerca de ellos*

Snider continúa lanzando balas de aire comprimido mientras Redmond le ataca disparándoles con sus pistolas.
En una escaramuza Snider consigue golpear a Redmond que cae al suelo. Este rápidamente reacciona disparando varias balas de las cuales tres de ellas rozan el pelo, el hombro derecho y el brazo izquierdo de Snider.

Snider: Tsch, me tienes un poco harto ya pistolero de pacotilla *cierra ambos puños acumulando energía que distorsiona el aire que rodea a estos* ¡Esquiva esto!

Snider se abalanza y da varios puñetazos contra Redmond que esquiva con dificultad y cuya aura de energía roza violentamente su cuerpo. Finalmente consigue asestarle un puñetazo en el brazo derecho lo que hace que una de sus pistolas caiga al suelo. Sin darle tiempo a reaccionar Snider lanza un segundo puñetazo que impacta en su estomago y lo hace caer al suelo.

Snider: Muy bien Redmond *acumula energía entre sus manos* es hora de tomar el aire jajajaja

Kurogawa aprovecha el despiste de Snider para atacarle con un puñetazo haciéndole perder el control. Redmond sin pensárselo carga una bala plateada en la única pistola que conservaba.

Redmond: ¡Esta vez daré en el blanco!

¡BANG! Con un movimiento rápido apunta hacia Kurogawa y dispara para sorpresa de este.

Ninette: ¡HIROMUUUUUU!

Kurogawa había recibido el impacto de la bala de lleno y se desplomaba contra el suelo.

Kurogawa: *Se acabó, me ha dado de lleno. Así que esto es lo que se siente al estar muriendo. Extrañamente no siento miedo, la verdad es que me siento bien. No me duele es como un masaje que recorre mi cuerpo… Es como si no estuviese muriendo, más bien es como si viviese más intensamente que antes…*

Una tenue capa de energía telequinética rodeaba la silueta de Kurogawa. Este miraba a Redmond que se hallaba tenido a su lado.

Redmond: Levanta Hiromu Kurogawa, no estás muerto. Estas más vivo que ninguno. *Le sonríe*

Snider: ¡Graaaaaaaaaaaaa! ¡Redmond! ¡Bastardooooo!

Snider enfurecido por lo ocurrido se lanza hacia Kurogawa y Redmond. En un movimiento rápido Kurogawa se levanta y da un potente golpe con la palma de su mano sobre el enfurecido Snider que sale despedido  y se estrella contra una pared cercana.
Kurogawa se miraba sus manos aun confuso por su inesperada fuerza.

Redmond: La bala que acabo de inocularte está hecha de un material llamado aerotitanio.

Kurogawa: ¿Aero…titanio?

Redmond: El aerotitanio es un metal ferroso de origen extraterrestre y de extrema dureza pero con una fuerte debilidad a la sangre humana. Al entrar en contacto con esta se diluye a una velocidad media, no obstante mientras dura el tiempo de disolución libera todo su poder.

Kurogawa se miraba sus manos y sentía un inmenso poder.

Redmond: El sujeto en cuya sangre se esté diluyendo el aerotitanio entrara en un modo altamente cognitivo que le permite potenciar sus poderes sensorios. En los médiums esto les permite alcanzar un estado superpoderoso mientras dure la disolución del metal. Cuanta mayor sea la concentración de aerotitanio en sangre mayor poder adquirirá y más tiempo durará.

Kurogawa se gira mirando a Redmond y a Ninette, esta última respiraba tranquila ya.

Kurogawa: ¿Por qué haces esto? Creí que eras nuestro enemigo.

Redmond: A veces tengo una forma algo especial de hacer las cosas. Pero todo este tiempo, solo trataba de ayudarte.

Snider: ¡Asquerosos médium!

Snider se aproxima bastante demacrado mientras sostiene una jeringuilla en su mano derecha.

Snider: Se acabo Hiromu Kurogawa, ¡me vas a obligar a hacerte mucho daño!

Kurogawa mira hacia Snider con preocupación.

Redmond: ¡Cuidado! Esa jeringa va cargada de….

Snider: JAJAJAJA Exacto, ¡AEROTITANIO!

Snider se clava la jeringa inyectándose una dosis de aerotitanio. De pronto comienza a hipermuscularse desgarrando su ropa hasta convertirse en un monstruoso  forzudo en cuyo pecho podía observarse un número 6 rodeado de varias rayas en zigzag que recorrían todo tu torso.

Kurogawa: Es un X-Pirit, ¡el sexto X-Pirit! -Decía algo asustado aunque manteniéndose firme-

El clima había cambiado, comenzaba a llover y tronar.

Redmond: Ahora es tu momento Hiromu Kurogawa, tú puedes cambiar el mundo. Pero no dejes que eso te asuste. Mira a tu alrededor y recuérdalo…

Ninette: ¡Hiromu! -grita- No pienso hacerte caso a lo de antes, ¡te elijo a ti! -Brotan lágrimas de sus ojos.-

Redmond: ¡¡No estás solo!!

Snider: ¡Groaaaaaaar!

El rugido de Snider vaticina una dura pelea, pero Kurogawa está decidido a defender a sus amigos y  a su mundo, porque ha comprendido que su odisea debe seguir por un bien mayor a su propio deseo, y porque sabe que no está solo.

Continuará… Capítulo 13: Vence a tus demonios

1 comentario:

Yaiza dijo...

woooo se ha puesto tocho el malo a ver como acaba la pelea :) mola mucho

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)