11 de febrero de 2014

Capitulo 10: Tren hacia el nexo

[Estación sur]

Rodi y Alfred caminan por los andenes.

Rodi: Menudo montón de mierda se acumula en este sitio.

Alfred: Deberías cuidar tus palabras al referirte a todos esos empresarios.

Rodi: No puedo evitarlo, saber que muchos de ellos trabajan para la Titanium Mind, sin escrúpulo alguno. Y otros simplemente prefieren no involucrarse y obedecen como perritos.

Alfred: Algunos no tienen otro remedio. Si pudiese tomaba los mandos del tren y los llevaba a una tierra libre. Pero ahora mismo todo el planeta está igual, así que sería una tontería.

Rodi: Me gusta tu forma de solucionar las cosas. Pero no creo que ni tú ni yo sepamos llevar un tren.

Alfred: ¿Por quién me tomas? Tengo experiencia manejando aparatos de muchas clases.

Rodi: Bueno no te alteres señor maquinista.

Alfred se acerca a una de las maquinas expendedoras y se sienta a su lado en una asiento. Rodi le sigue y saca un refresco.

Alfred: Me pregunto si Kurogawa y Ninette podrán viajar sin ningún problema.

Rodi mira de reojo mientras coge su refresco y lo abre.

Rodi: Jeje ¿desde cuándo te preocupas tanto por alguien que conoces desde hace tan poco? -Toma un largo trago del refresco-

Alfred: En cierta manera valoro el lazo que he logrado casi por suerte. Aunque sea tan reciente incluso si hay una misión de por medio que nos obligue a cooperar.

Rodi se sienta al lado de Alfred.

Rodi: Yo no pienso lo mismo. De alguna forma me quería inmiscuir en esta misión y no había otra motivación detrás de mi deseo más que la de cambiar el mundo y tener acción a raudales. -Bebe otro largo trago del refresco y luego tiende la lata a Alfred con una sonrisa.- Pero ciertamente creo que no sería tan divertido si fuese solo.

Alfred toma la lata sonriente y da un trago. Tras ello se percata de que alguien les observa desde una de las esquinas cercanas.

Alfred: Parece que vas a tener acción antes de lo que crees.

Rodi mira hacia la esquina que le insinúa Alfred. Dos tipos vestidos con traje negro y con gafas de sol les observan cuidadosamente.

Rodi: De pronto me han dado ganas de ir al baño. -Dice abiertamente mientras se levanta del asiento- Sera mejor que me esperes en la cafetería.

Alfred: Si, allí te espero.

Sin hablar sobre ello ambos habían trazado un plan para quitarse de encima a los espías. No pasa mucho tiempo hasta que ambos espías se dispersan.

Rodi abre la puerta del baño y después la cierra con el pestillo. El baño es amplio con un lavabo y varios sanitarios de pared. En la parte alta de la pared hay una rejilla de ventilación.

Rodi: *Muy bien, es hora de jugar al escondite jeje*

Rodi quita la rejilla y se introduce por el conducto de ventilación colocando después la rejilla en su lugar.

Rodi: Aquí huele a mierda en conserva, será mejor que me de prisa.

La puerta del servicio comienza a ser golpeada cada vez mas fuerte hasta que es abierta a la fuerza y uno de los espías entra al servicio violentamente. Pero allí no está Rodi y la puerta se cierra de nuevo de golpe dejando al espía encerrado.
Rodi ha colocado un palo en la parte exterior bloqueando la puerta desde fuera.

Rodi: Cazado el memo y sin armar jaleo. Será mejor que vaya rápido a la cafetería a por Alfred y….

Rodi se encuentra la cafetería patas arriba, toda la gente observa desde fuera con gran barullo.

Alfred: ¡Rodiiiii!

Alfred corre hacia Rodi mientras el otro espía le persigue.

Rodi: ¡Pero pedazo de animal!, ¿no sabes ser un poco más discreto?

Alfred: ¡No preguntes, solo corre!

El tren está llegando por la vía, todo está cronometrado. La gente observaba el jaleo de los que Alfred y Rodi son protagonistas.

Rodi: Tsch, no llegaremos a tiempo. Si el tren para nos pillaran antes de irnos.

Alfred: ¿Y qué propones?

Rodi:  -Mira de reojo maliciosamente a Alfred- ¿Te gustan las pelis del oeste?

Alfred: Ah bueno, las pelis del… ¡Ah no!, no iremos a…

Rodi: Exacto amigo mío –desenvaina una katana sin dejar de correr- vamos a asaltar ese tren.

Alfred: Para que pregunto…

El tren se aproxima al andén y poco a poco va frenando. El espía saca una pistola y comienza a disparar contra sus perseguidores, la gente grita y huye de la estación despavorida.

Alfred: Genial, ya tenemos hasta los tiroteos del oeste.

Rodi: No te preocupes, sin la gente será más fácil asaltar ese tren.

La puerta del baño que servía de cárcel al otro espía es destrozada por este y sale disparando también contra ellos.

Alfred: Rodi ¡date prisa!

El tren esta casi detenido, Rodi salta a la locomotora con la katana desenvainada y sudando.

Rodi: Esto…, -se dirige al maquinista- ¿haría usted el favor de bajar de ahí?

El maquinista sale despavorido y Rodi toma el mando. Alfred ya se ha colado en uno de los vagones y cierra las puertas rápidamente. Las balas impactan con las paredes del tren, los pasajeros que se hallan dentro están asustados por los suelos.

Alfred: ¡Joder! ¿Es que les da lo mismo esta gente?

Alfred llega hasta el vagón cabeza.

Alfred: Rodi, ¿qué hacemos con la gente de los vagones?

Rodi: Tsch –aprieta el botón del interfono del tren- Escúchenme todos, por motivos de seguridad se suspende esta parada. Disculpen las molestias.

Alfred mira sorprendido a Rodi.

Rodi: Destino, ¡Tokio!

Rodi da velocidad al tren y abandonan la estación despedidos por una lluvia de balas.

Alfred: Rodi estas más loco de lo que pensaba...

Rodi: No te preocupes, dejaremos a los pasajeros en las paradas que soliciten. Me aseguraré de tranquilizarles, tu toma los mandos de esto.

Alfred: Em. Yo no sé manejar esto.

Rodi: ¿Como que no sabes?…. ¿Pero no me dijiste que tenias experiencia con aparatos de estos?

Alfred: Era una forma de hablar, los únicos trenes que he llevado son de juguete.

Ambos se miran con caras de terror.

Rodi y Alfred: ¡Nos vamos a matar!

Alfred se sienta a los mandos y mira los cientos de botones del panel.

Alfred: Veamos, no puede ser tan difícil –toca varios botones y salta el limpiaparabrisas, salen el extintor de su caja, se abren los cajones y se conecta la radio mientras suena una música marchosa.-

Rodi: Creo que en tus manos estamos a salvo…-Dice con sarcasmo.-

Alfred: ¡Si tan listo eres conduce tú!, antes has sabido aumentar la velocidad y hablar por el interfono ¿no?

Rodi: ¿Te refieres a esos botones que pone “Velocidad + -” e “Interfono”?

Alfred: …. Vale será mejor pensar rápido en otra cosa.

Rodi: ¿Y si ponemos el piloto automático?

Alfred: ¿Pero esto tendrá piloto automático?

Rodi: Claro que si, tiene que estar por alguna parte –rebusca por todos los botones- aja, este –lo pulsa-

De pronto se escucha una voz proveniente del cuadro de mandos “Procediendo a soltar los vagones”.

Alfred: y Rodi: ¡AAAAAH!

Rodi: ¡Cancelar, cancelar donde está el puto botón de cancelar!

Alfred: ¿Sera este? –Pulsa un botón rojo-

La voz vuelve a hablar “Desanclaje cancelado”.

Alfred y Rodi: Uffff…

Pero la voz continua “Deteniendo marcha”

Alfred: ¡Ah no, no!

Alfred se sitúa en el cuadro de mandos y acelera de nuevo.

Alfred: Confiemos en que no tengamos muchos problemas. Si seguimos las vías y al llegar a la estación pulsamos el botón rojo, supongo que podremos detenernos.

Rodi: Bueno, parece que al final sí que conducirás el tren. Menudo viajecito, voy a tranquilizar a los pasajeros.

Rodi se dirige al primer vagón. La gente está sentada en los asientos asustada.

Rodi: Esto… Escuchadme todos, no os preocupéis, iremos dejándoos en las paradas pertinentes y…

“¡Tiene katanas!” Grita unos de los pasajeros, desatando el pánico.

Rodi: Eh, no, esperad no es lo que parece….-la gente sigue alterada- escuchad yo… -la gente continua- pero…. ¡Escuchadme joder! –da un tajo con una katana y corta los primeros asientos y unas macetas cercanas-

La gente se queda en silencio y acongojada.

Rodi: Bien, ahora que tengo vuestra atención os informo que iremos parando en todas las paradas para que podáis iros a vuestras casas. Lamento todo el jaleo, pero estamos en una misión secreta. Aseguraremos vuestra integridad durante el trayecto. Tened buen viaje.

Tras lo dicho Rodi vuelve a la sala de maquinas junto a Alfred.

Alfred: ¿Te ha costado mucho convencerles?

Rodi: Ha sido más fácil de lo que creía la verdad…

Rodi y Alfred se dirigen hacia Tokio, tras su accidentado inicio de viaje ambos tienen el destino por delante.

Mientras tanto Kurogawa y Ninette continúan camino a la estación norte, pero alguien se presenta de pronto ante ellos, un tipo de mirada fría.



???: Saludos Hiromu Kurogawa, me llamo Snider, y tengo una invitación para ti a una cena familiar.

Continuará... Capitulo 11: Torbellino

1 comentario:

Yaiza dijo...

Me ha parecido bastante gracioso el capitulo xD y se ha quedao ahí intrigao... SIGUEEE <3

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)